Lo que se compraba con US$100 en Venezuela durante 2019, se adquiere ahora con US$800

La pérdida del poder de compra con la divisa estadounidense de mayor denominación en los últimos cinco años se ubica en -82,88%, de acuerdo a una presentación de Datanálisis

Gaby Oraa/Bloomberg
27 de abril, 2023 | 10:58 AM

Caracas — Los productos que se podían adquirir con un billete de US$100 en Venezuela durante el 2019, ahora tendrían que ser comprados con US$800, lo que representa una pérdida del poder de compra con la divisa en el país que alcanza el -82,88% en los últimos cinco años.

Entre 2019 y marzo de 2023, el valor del billete estadounidense de mayor denominación ha experimentado un retroceso como consecuencia de una macrosobrevaluación cambiaria, de acuerdo a una presentación de la consultora Datanálisis este jueves.

Lo que representaba US$100 en enero de 2019 en la nación suramericana, equivale actualmente a US$17,12, reflejando una caída con mayor énfasis en 2020, cuando el billete pasó de representar US$78,59 a US$38,73 en solo un año.

La emisión de bolívares en exceso frente a un ritmo disminuido en el tipo de cambio, experimentado el año pasado con mayor intensidad en las intervenciones cambiarias desde el Banco Central de Venezuela (BCV) como parte de su estrategia cambiaria, ha sido la explicación detrás del efecto según economistas.

PUBLICIDAD

“El único bien barato en Venezuela es el dólar” ha dicho en reiteradas ocasiones Luis Vicente León, director de la firma financiera, quien destacó durante el balance un ingreso promedio del venezolano en US$240, frente al mínimo latinoamericando de US$350.

La inflación resulta además el principal problema considerado por los venezolanos en un 32,4%, mientras que el acceso al agua potable se ubica en el segundo lugar con el 27,4%, seguido del servicio eléctrico en 27,2% y la corrupción en 22,6%.

El combustible, a pesar de las constantes fallas, pasó al último lugar de la lista de problemas evaluados por el venezolano, con un 13,6%.

PUBLICIDAD

El efecto del Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (IGTF) que entró en vigencia en el primer semestre del año pasado se ha traducido en mayor inflación, de acuerdo a León. “El uso de las tarjetas de débito es un ‘tubo’ a las cuentas custodia porque se paga en bolívaress y se debita en divisa”.

La variación de precios aunque experimentó una desaceleración en marzo, situada en 4,2% según el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), otros elementos apuntan a la posibilidad de otro ciclo recesivo en el país, con una caída de la actividad económica en 8,3% en el primer trimestre del año.