Presión sobre límite de deuda aumenta tras aprobación del plan republicano

Los legisladores demócratas han dicho que este proyecto de ley de los republicanos es tan extremo que impide que avancen las conversaciones

El presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, el republicano californiano Kevin McCarthy, habla durante una rueda de prensa en el Capitolio de EEUU en Washington, DC, EEUU, el miércoles 26 de abril de 2023. Fotógrafa: Valerie Plesch/Bloomberg
Por Erik Wasson - Billy House
28 de abril, 2023 | 03:19 AM

Bloomberg — La tensión es cada vez mayor sobre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para que ofrezca una solución a las exigencias unánimes de los republicanos de la Cámara de Representantes para impedir un incumplimiento de la deuda desastroso en las próximas semanas.

El plazo para llegar a un compromiso es cada vez más incierto, lo que clarificará las repercusiones para los mercados, aun cuando los ambos partidos continúan muy enfrentados sobre la conveniencia de exigir reducciones en el gasto en caso de llegar a un consenso para incrementar el límite de endeudamiento estadounidense.

No obstante, una vez que los republicanos han logrado aprobar su plan de endeudamiento en la Cámara, el presidente Biden no puede seguir afirmando que les falta un plan unificado, lo que intensifica la tensión para que se reúnan con Kevin McCarthy, presidente de la Cámara de Representantes.

“El presidente no podrá continuar haciendo caso omiso sin negociar”, ha declarado McCarthy, que precisaba que se aprobara la propuesta de ley para ejercer algún tipo de ventaja sobre el presidente. “Nosotros hicimos nuestro deber”

PUBLICIDAD

Biden, sin embargo, se ha negado a ceder ante las demandas del Partido Republicano de adjuntar recortes presupuestarios al aumento del techo de la deuda estadounidense de US$31,4 billones, aunque ha señalado su apertura a debates presupuestarios “separados”.

“Estoy feliz de reunirme con McCarthy, pero no sobre si el límite de la deuda se extiende o no”, dijo Biden el miércoles. “Eso no es negociable”.

VER +
Lagarde dice que no se imagina que EE.UU. vaya a incumplir el pago de su deuda

La Casa Blanca ya ha atacado el recorte del 22% a los programas domésticos que proponen los republicanos para el próximo año a cambio de su acuerdo para levantar el techo de la deuda. Es probable que cada lado acelere su campaña para obtener el apoyo del público.

PUBLICIDAD

“Probablemente, haya una semana de recriminaciones mutuas y luego encuentren una base para mantener una conversación”, dijo Rohit Kumar, que fue el principal negociador del senado republicano liderado por Mitch McConnell, en las conversaciones sobre el límite de la deuda de 2011 y ahora es director de PwC.

La presión para una reunión solo se intensificará una vez que el Tesoro revele una nueva fecha en los próximos días después de la cual EE.UU. incumpliría los pagos sin levantar el techo. La llamada fecha X podría ser tan pronto como junio.

El proyecto de ley del Partido Republicano, que fue aprobado por 217 a 215, es la oferta inicial de los republicanos y no tiene posibilidades de ser aprobado por el Senado controlado por los demócratas. Para ganar el apoyo de los conservadores, contiene una larga lista de sus prioridades, incluida la derogación del gasto del cambio climático del proyecto de ley emblemático de Biden promulgado el año pasado.

El asediado representante George Santos de Nueva York, que había estado indeciso, proporcionó un drama adicional, esperando ser el último republicano en emitir un voto e inclinando la balanza a favor. Cuatro miembros de su partido, Matt Gaetz de Florida, Andy Biggs de Arizona, Ken Buck de Colorado y Tim Burchett de Tennessee, votaron en contra del plan, junto con todos los demócratas de la cámara.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo en un comunicado que la medida “recorta la atención médica, la educación, las comidas sobre ruedas y la seguridad pública de los veteranos, les quita la atención médica a millones de estadounidenses y envía empleos de manufactura al extranjero”.

“El presidente”, dijo, “ha dejado en claro que este proyecto de ley no tiene posibilidades de convertirse en ley”.

El plan McCarthy aumentaría el techo de la deuda de EE.UU. en US$1,5 billones, lo que evitaría un incumplimiento de pagos de EE.UU. hasta el 31 de marzo de 2024 a más tardar. A cambio, los republicanos exigen US$4,8 billones en recortes presupuestarios, desafiando las demandas de Biden de un llamado aumento del techo de deuda “limpio”.

PUBLICIDAD

McCarthy aseguró los votos para aprobar la medida después de hacer concesiones en medio de la noche a facciones dentro de su partido. Los republicanos del medio oeste obligaron al orador a restablecer las exenciones fiscales de los biocombustibles, mientras que los conservadores aceleraron los requisitos de trabajo en los programas de asistencia social y cupones de alimentos hasta 2024.

VER +
Powell dice que un default de la deuda de EE.UU. causaría un daño “duradero”
Biden y McCarthy

Los demócratas dijeron que el proyecto de ley es tan extremo que no puede hacer avanzar las conversaciones.

“Esta es una nota de rescate”, dijo Jim McGovern, un demócrata de Massachusetts. “Dicen que para que paguemos nuestras facturas durante un año, tenemos que hacer 10 años de profundos recortes que dañarán a nuestros electores”.

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, dijo: “Los demócratas no pueden ni permitirán que la Ley DOA (por sus siglas en inglés, Impago de América) de los republicanos se convierta en ley. Es DOA, simple y llanamente”.

PUBLICIDAD

Para McCarthy, aprobar el proyecto de ley le permite acallar a los críticos que lo han comparado desfavorablemente con la expresidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien tenía una habilidad legendaria para someter a su caucus a su voluntad.

McCarthy solo se convirtió en orador después de 15 rondas de votación a principios de año e instituyó un nuevo proceso de diálogo entre conservadores y moderados.

PUBLICIDAD

Las conversaciones sobre el contenido del proyecto de ley de la deuda fueron dirigidas por el representante de Luisiana, Garret Graves, quien desempeñó un papel clave en la adición de disposiciones sobre energía y combustibles fósiles a la propuesta para ganarse a los conservadores, al tiempo que evitó los recortes a las disposiciones populares sobre medicamentos recetados promulgadas el año pasado.

“Hemos autorizado al presidente McCarthy para que vaya y negocie”, agregó la representante Stephanie Bice de Oklahoma. “Esto los trae a la mesa”.

Josh Huder, miembro principal del instituto de asuntos gubernamentales de la Universidad de Georgetown, dijo que McCarthy tenía que “demostrar que la Cámara tiene sus demandas para que la Cámara siquiera esté en la mesa”.

PUBLICIDAD

La falta de aprobación de la medida habría dejado a McCarthy y la Cámara esencialmente “irrelevantes” en las negociaciones, agregó Huder.

Sin embargo, la mayor prueba de McCarthy aún está por llegar.

Si llega a un compromiso con Biden o un incumplimiento inminente lo obliga a someter a votación un proyecto de ley sin ataduras, corre el riesgo de enojar a los ultraconservadores. Un acuerdo que no cumpla con sus demandas podría generar un voto de desconfianza en el pleno que ponga fin a su carrera.

Con la asistencia de Josh Wingrove.

Lea más en Bloomberg.com