La ira contra Macron salpica las calles de París este 1 de mayo

La revuelta tiene su origen en la determinación de Macron de elevar la edad mínima de jubilación de 62 a 64 años

A protestor holds a poster during a demonstration in Paris on April 14.
Por Albertina Torsoli, Ania Nussbaum y Samy Adhirni
01 de mayo, 2023 | 02:23 PM

Bloomberg — La ira por la reforma de las pensiones del presidente Emmanuel Macron se extendió a las calles de París, ya que más de medio millón de personas marcharon por toda Francia para desafiar una ley que eleva la edad de jubilación.

La protesta del 1 de mayo marca un acontecimiento raro desde la Segunda Guerra Mundial en el que los sindicatos en Francia se han unido. Es una muestra del grado de descontento ante una decisión tomada por necesidad económica, pero que ha sido profundamente impopular y que pondrá a prueba el temple de Macron en su último mandato para construir su legado.

Protesters assist a person on the ground as water cannons are fired to disperse crowds during a demonstration against pension reform in central Paris, France, on Monday, May 1, 2023. Photographer: Nathan Laine/Bloombergdfd

Hasta las 17.00 hora local, unas 180 personas habían sido detenidas en todo el país, 68 de ellas en París, según las últimas cifras disponibles de las autoridades. Más de un policía resultó herido, uno de ellos de gravedad tras sufrir quemaduras por el lanzamiento de un cóctel molotov. En París, los activistas derramaron cubos de pintura naranja frente al Ministerio de Justicia.

Unas 782.000 personas protestaron en toda Francia, 112.000 de ellas en París, según el Ministerio del Interior. La cifra fue mucho mayor según el sindicato CGT, que contabilizó un total de 2,3 millones de personas en el país. Los sindicatos se reúnen el martes para decidir los próximos pasos.

PUBLICIDAD

Se pintarrajearon símbolos del poder empresarial, como la Fundación Louis Vuitton, en las afueras de París. En Montbard, una ciudad de Borgoña, la gente golpeaba cacerolas, una tradición que se remonta al derrocamiento de la monarquía francesa en 1789.

La revuelta tiene su origen en la determinación de Macron de elevar la edad mínima de jubilación de 62 a 64 años, y no hay nada que las protestas puedan hacer para revocar algo que ya está consagrado en la ley, aunque le haya costado la mayoría en el Parlamento.

Macron ha intentado mejorar su imagen internacional con algunos viajes de alto nivel al extranjero, incluida China. En su país, sin embargo, es tan impopular últimamente que Le Point informó de que no se retransmitieron imágenes suyas en las pantallas gigantes del estadio Stade de France durante la final de la Copa de Fútbol del sábado.

PUBLICIDAD

Las protestas han captado la atención mundial.

En Washington, en un acto celebrado el fin de semana en el que estuvo presente el Presidente Joe Biden, un famoso cómico tomó nota de las protestas en su sketch y bromeó: “Mientras tanto, en Estados Unidos, tenemos a un hombre de 80 años suplicándonos cuatro años más de trabajo”.

En Francia, ha encendido las pasiones y ha dado lugar a evocaciones del pasado, incluso por parte de quienes se presentaron contra Macron.

“Hay que trabajar menos”, dijo el lunes el líder de extrema izquierda Jean-Luc Melenchon. “Hay que trabajar menos y trabajar mejor”.

El ministro del Interior, Gerard Darmanin, respondió a la creciente violencia con un tuit, diciendo que “la policía se enfrenta a matones extremadamente violentos que vinieron con un objetivo: matar policías y atacar la propiedad de otros”.

François Lecuyer, un residente jubilado que solía trabajar para el Banco de Francia y votó a Macron dos veces, dice que ya está harto de la reforma de las pensiones y del estilo de gobierno de Macron.

“Tiremos a los tecnócratas al cubo de la basura”, dijo. “Las condiciones laborales no son lo suficientemente buenas como para trabajar más tiempo, ya sea en una panadería, en una fábrica o simplemente haciendo clic en un ratón todo el día”.

PUBLICIDAD

Queda por ver si esto marca un punto de inflexión en lo que ha sido una ola de protestas durante meses. Las huelgas habían disminuido en las últimas semanas, pero podrían galvanizarse por el resentimiento que suscita la imagen imperial de Macron, que en una ocasión se comparó a sí mismo con Júpiter, el rey de los dioses romanos.

Orange paint, thrown during a demonstration by climate activists, on the exterior of the Ritz Paris luxury hotel, on Place Vendome in Paris, France, on Monday, May 1, 2023. Photographer: Nathan Laine/Bloombergdfd

El punto de fricción es que Macron se acogió a una disposición constitucional para aprobar la reforma de las pensiones sin la votación del Parlamento en pleno.

Macron afirma que el aumento de la edad de jubilación es vital para impulsar las tasas de empleo y detener la acumulación de déficits en el enorme sistema público de jubilación a medida que la población envejece. Los sindicatos afirman que cambiar los umbrales de edad para solicitar una pensión completa perjudicará a los más desfavorecidos y que hay otras opciones para equilibrar el sistema, como subir los impuestos a las empresas y a los ricos.

Alrededor del 60% de los votantes franceses apoyan la convocatoria de manifestación del 1 de mayo, con un respaldo especialmente fuerte entre quienes se declaran próximos a los partidos de izquierda y al movimiento de extrema derecha del partido de Marine Le Pen, la Agrupación Nacional, según un sondeo de Ifop para la radio Sud.

PUBLICIDAD

En los últimos días, Macron ha intentado transmitir un tono conciliador, reconociendo que la gente no ha aceptado el aumento de la edad de jubilación.

Ha viajado fuera de París para hablar de sanidad y educación, pero en la mayoría de los viajes ha sido recibido por manifestaciones que incluían gente golpeando esas cacerolas revolucionarias.

PUBLICIDAD

El periódico Le Journal du Dimanche informó el domingo de que algunos ministros han dejado de comunicar los actos previstos en sus agendas para evitar a las multitudes agresivas.

Lea más en www.bloomberg.com