Por qué los vuelos, hoteles y autos son cada vez más caros en EE.UU.

La estrategia de priorizar precios por sobre volumen se ha impuesto entre las empresas, y podría quedar patente en el informe de inflación del miércoles

Unos compradores llevan bolsas en San Francisco, California, EE.UU.
Por Michael Sasso - Mary Schlangenstein - Patrick Clark - Keith Laing
08 de mayo, 2023 | 08:41 AM
Últimas cotizaciones

Bloomberg — Numerosas compañías de EE.UU. están sacrificando las ventas de volumen y favoreciendo precios más altos, una estrategia que pondrá a prueba los esfuerzos de la Fed para aplacar la inflación.

Los resultados corporativos más recientes muestran que no es probable que las empresas dejen esta orientación adoptada durante la pandemia, cuando enfrentaban mayores complicaciones por el lado de los suministros y la disponibilidad de trabajadores.

Ford Motor Co. (F), por ejemplo, dijo que apunta a mantener los precios altos, aún si ello implica vender menos unidades. La cadena hotelera Marriot International Inc. (MAR) ha puesto el foco en cobrar más caras las habitaciones, especialmente a las cuentas corporativas. Southwest Airlines Co. (LUV) está entre las aerolíneas que registran ingresos récord a medida que la tensión en la capacidad de vuelo mantiene altas las tarifas.

VER +
Mayoría de estadounidenses no tienen dinero para cubrir gastos sorpresa de US $400

Con la temporada alta de turismo a la vuelta de la esquina, esta dependencia del poder de fijación de precios no va a desaparecer. Y podría quedar patente en el informe del índice de precios al consumo del miércoles, que los economistas encuestados por Bloomberg estiman que mostrará que la tasa de inflación anual se mantuvo sin cambios en el 5% en abril, tras caer durante nueve meses consecutivos.

PUBLICIDAD

“Va a resultar mucho más pegajoso, prevalente y problemático para la Reserva Federal durante el verano de lo que la gente anticipa”, dijo Rines, economista y director gerente de Corbu.

Los precios de los automóviles no están lejos de sus máximos históricos y el pago mensual medio por un coche nuevo en marzo fue de US$754, en medio de la subida de las tasas de interés, según Cox Automotive. Esto supone casi una sexta parte de los ingresos medios después de impuestos de los hogares estadounidenses. Es probable que la crisis de precios se agudice a medida que los fabricantes de automóviles presionen para convertir sus flotas a modelos eléctricos más caros.

Las tácticas de precios reflejan lecciones de fases anteriores de la pandemia: Cuando Ford y sus rivales tuvieron que hacer frente a la escasez de chips, se dieron cuenta de que fabricar coches con menos existencias les reportaba beneficios.

PUBLICIDAD

A diferencia de Ford, que limita intencionadamente la producción, algunas aerolíneas no pueden volar a plena capacidad porque no tienen suficientes pilotos formados y sufren retrasos en la recepción de nuevos aviones y piezas. Southwest, por ejemplo, ha dicho que podría haber operado hasta un 8% más de capacidad de vuelo en marzo si hubiera tenido suficientes pilotos.

Un avión de Soutwhest Airlinesdfd

Las limitaciones de capacidad, unidas a la fuerte demanda, están permitiendo al sector fijar precios elevados, especialmente para los vuelos al extranjero. Los pasajes de ida y vuelta a Europa cuestan de media US$1.032, un 35% más que el año pasado y un 24% más que antes de la pandemia, según el motor de búsqueda de viajes Hopper Inc. Las tarifas internacionales deberían alcanzar este verano boreal sus niveles más altos en cinco años, según los datos de Hopper.

VER +
Fuerte reporte de empleos aumenta chances de que una Fed más dura por más tiempo

El sector del alojamiento, por su parte, ha cambiado de estrategia para adaptarse al actual entorno de consumo. Los precios de los hoteles estadounidenses aumentaron más de un 10% en el primer trimestre en comparación con el año anterior, según datos de STR, una empresa del grupo Costar. Sin embargo, en el mismo periodo, los índices de ocupación sólo aumentaron un 6%.

Una de las razones es que ha cambiado la combinación de la demanda: los viajeros de ocio regresan antes que los de negocios, lo que concentra la demanda en los fines de semana. Pero los propietarios también se han acostumbrado a gestionar los hoteles con menor ocupación, un modelo que ayuda a reducir costes porque hay menos habitaciones que limpiar.

“Con la pandemia, el sector perdió mucho personal y ganó mucho poder de fijación de precios”, afirma Jan Freitag, director nacional de análisis hotelero de CoStar.

Estas empresas de servicios están cortejando a los consumidores que se han acostumbrado a soportar subidas de precios después de que las interrupciones de la cadena de suministro relacionadas con la pandemia hicieran subir el coste de los productos de primera necesidad.

Un ejemplo: Kimberly-Clark Corp, fabricante de pañales Huggies y pañuelos Kleenex con sede en Dallas, subió los precios un 10% en todas sus categorías el trimestre pasado. El volumen de ventas cayó un 5%, pero su margen bruto subió al 33%, frente al 30% de hace un año.

PUBLICIDAD

“Si sube el precio del papel de baño, generalmente no significa que vayas a usar menos el baño, ¿verdad?”. dijo Michael Hsu, CEO de la empresa, en su llamada de resultados del mes pasado.

Rines, economista de Corbu, afirma que este telón de fondo ha llevado a los inversores a esperar que las empresas suban los precios para ser más rentables.

VER +
Buffett dice que los ejecutivos deben rendir cuentas por los bancos en quiebra

“Lo que hemos visto es que todas las empresas lo hacen”, afirma. “Y si las empresas no pueden hacerlo, están siendo machacadas”.

Con todo, las estrategias de subida de precios sólo pueden llevar a las empresas del sector servicios hasta cierto punto. Los consumidores podrían resistirse y algunos políticos y economistas, entre ellos Rines, ya han calificado las medidas de oportunismo, porque los beneficios han subido a la par que los precios.

PUBLICIDAD

Diana Gomes, analista de Bloomberg Intelligence que cubre los bienes de consumo, dijo que para todas las empresas que sigue, el margen bruto sigue estando por debajo de lo que era en 2019 - una señal de que sus aumentos de precios son en gran parte sólo compensar el aumento de los productos básicos y los costos de la cadena de suministro.

De cara al futuro, los precios de servicios como viajes y estancias en hoteles son la mayor preocupación para la Reserva Federal.

PUBLICIDAD

Esto refleja en parte que las empresas de servicios dependen en mayor medida de los trabajadores que los fabricantes, por lo que se ven más afectadas por el crecimiento salarial. Y estos aumentos han sido incesantes, con una subida interanual del 5,1% entre los trabajadores del sector privado, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

Kathy Bostjancic, economista jefe de Nationwide Life Insurance Co., afirma que la Reserva Federal se enfrenta al reto de enfriar un mercado laboral caliente y, al mismo tiempo, mermar la capacidad de fijación de precios de las empresas.

“Hay que ver si las empresas pueden mantener su poder de fijación de precios”, dijo. “Mi sensación es que se desvanece”.

Lea más en Bloomberg.com