Presidente Chaves quiere poner fin a décadas de déficits en Costa Rica

“Mientras yo sea presidente, Costa Rica será fiscalmente disciplinada”, dijo el mandatario tico

Chaves, execonomista del Banco Mundial, ganó las elecciones presidenciales de Costa Rica en 2022 con promesas de disciplina fiscal después de que su rival José María Figueres renunciara.
Por Michael McDonald
10 de mayo, 2023 | 10:41 AM

Bloomberg — Los días en que Costa Rica vivía por encima de sus posibilidades y se endeudaba de forma temeraria han terminado, según el presidente del país, cuyo cambio de rumbo fiscal está ganándose a los operadores de divisas y bonos.

VER +
Costa Rica: Rodrigo Chaves rinde cuentas por el primer año de gobierno

“Hay un nuevo sheriff en la ciudad”, dijo el presidente Rodrigo Chaves el lunes en una entrevista en el palacio presidencial. “Nuestro país no va a asumir cantidades excesivas de deuda con déficits irresponsables, como lo hizo durante los últimos 40 años”.

Costa Rica tiene generosos programas sociales en comparación con la mayor parte de América Latina, pero los legisladores bloquearon repetidamente los intentos de aumentar los impuestos para pagarlos. Después de casi una década de múltiples rebajas en su calificación crediticia y una crisis casi financiera en 2018, la nación revirtió drásticamente el curso en los últimos dos años, y recortó el déficit bajo un programa del Fondo Monetario Internacional.

“Mientras yo sea presidente, Costa Rica será fiscalmente disciplinada”, dijo Chaves, execonomista del Banco Mundial.

PUBLICIDAD

Tanto Fitch Ratings como S&P Global Ratings han mejorado la calificación de Costa Rica este año, ya que el país ha superado sus objetivos en el marco del programa del FMI.

“Estamos superando los objetivos porque queremos superarlos”, dijo Chaves. “Se trata de tres cosas: disciplina, disciplina y disciplina”.

La moneda costarricense se ha fortalecido un 15% desde que el Congreso aprobó el acuerdo con el FMI en 2021, lo que la convierte en la de mejor desempeño de la región. Los bonos en dólares de la nación también se encuentran entre los de mejor rendimiento del mundo durante ese período.

PUBLICIDAD

En marzo, el Gobierno aprovechó ese sentimiento positivo con una venta de bonos en el extranjero por valor de US$ 1.500 millones.

Rigor fiscal

El FMI dijo en una revisión del país en abril que el Gobierno tiene margen para modificar su regla fiscal, o ley de equilibrio presupuestario, después de haber batido sus objetivos para 2022 por un cómodo margen.

Chaves quiere excluir de la regla a las empresas controladas por el Estado, para que no tengan las manos atadas cuando quieran reinvertir beneficios.

El Gobierno registró un superávit primario del 2,3% del producto interno bruto el año pasado, por encima del objetivo del programa del 1%. El FMI ha dicho que el Gobierno está en camino de superar los objetivos de este año también.

“Costa Rica ha dado un giro impresionante gracias en gran parte a la regla fiscal aprobada en 2018″, dijo Risa Grais-Targow, analista de Eurasia Group. “Sin embargo, también estamos viendo esfuerzos persistentes para hacer excepciones a la regla, y en un contexto en el que existe un amplio consenso político contra los aumentos de impuestos.”

Inversionistas extranjeros

El Gobierno también tiene previsto modificar las normas que rigen los mercados de valores para facilitar a los inversionistas extranjeros la compra de deuda en moneda local. Los cambios eliminarán algunos impuestos para los inversionistas extranjeros y simplificarán los procedimientos de custodia y liquidación transfronteriza.

El Banco Central de Costa Rica elevó este mes su previsión de crecimiento para el año al 3,3% y prevé un crecimiento más rápido para 2024. El repunte del turismo, a medida que los extranjeros vuelven a visitar las playas, volcanes y selvas tropicales del país tras la pandemia, está ayudando a impulsar la recuperación.

PUBLICIDAD

Chaves fue investido para un mandato de cuatro años en mayo de 2022. Como ministro de Finanzas, de 2019 a 2020, ayudó a negociar el acuerdo con el FMI.

Lea más en Bloomberg.com