NYC y Chicago chocan con Biden por costo que representan migrantes a las ciudades

Tanto líderes republicanos como demócratas piden más ayuda federal para hacer frente a la afluencia de migrantes, que se espera aumente con el fin del título 42

Migrantes esperan en una fila para abordar micros hacia Nueva York y Chicago
Por Jordan Fabian - Laura Nahmias - Shruti Date Singh y Nadia Lopez
11 de mayo, 2023 | 12:03 PM

Bloomberg — Al tiempo que expira la medida migratoria de la época de la pandemia conocida como Título 42, crece la preocupación en EE.UU. por aumentos aún mayores de los cruces en la frontera con México.

VER +
Fin del Título 42: en qué consisten las nuevas medidas migratorias que aplicará EE.UU.

La crisis se ha extendido a algunas de las mayores ciudades de Estados Unidos, donde se ven personas durmiendo en las aceras y en edificios públicos. El Paso, en Texas, ha declarado el estado de emergencia debido a los cientos de migrantes en la zona. En Nueva York, el alcalde Eric Adams ha expresado su preocupación por el impacto en el presupuesto de la ciudad, y Chicago se ha visto obligada a alojar a migrantes en comisarías de policía.

Se espera que la situación empeore, ya que a partir del jueves el gobierno estadounidense pierde la capacidad de expulsar rápidamente a los migrantes que le daba el título 42. El escenario está avivando la tensión entre el Presidente Joe Biden y sus compañeros demócratas justo cuando su campaña de reelección está arrancando. Mientras tanto, tanto líderes republicanos como demócratas a nivel estatal y local piden más ayuda federal para hacer frente a la afluencia.

Migrants Swell New York City Shelters | The city's daily homeless shelter population surged 56% since the first asylum seekers arrived last Augustdfd

Pedro Tonito, de 43 años, y su familia llevan dos semanas en Estados Unidos tras un viaje de meses desde Venezuela que incluyó una peligroso cruce del Río Grande, según declaró a Bloomberg News. Ahora se encuentran entre las docenas de familias de jóvenes inmigrantes que se alojan en La Quinta Inn, en Queens, mientras esperan los documentos que les permitan vivir en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

“No fue fácil tomar esta decisión, dejar nuestro hogar y a toda nuestra familia en Venezuela”, dijo Tonito en español. “Pero no teníamos otra opción. Perdimos nuestros trabajos. Pasábamos días sin comer. Mis hijos se morían de hambre”.

Necesitan ayuda

El alcalde de Nueva York ha instado a la administración a coordinar mejor los esfuerzos de respuesta y acelerar la ayuda financiera federal y los permisos de trabajo para los migrantes. Ha dicho que la ciudad está recibiendo alrededor de 500 migrantes al día procedentes de los estados fronterizos, y su oficina espera que esas cifras podrían duplicarse con el fin del Título 42.

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, dijo que había tomado medidas de emergencia para responder a la “oleada de nuevas llegadas desde el mes pasado”, incluidas 48 personas que, según dijo, fueron trasladadas en autobús esta semana por el gobernador de Texas, Greg Abbott. Lightfoot pidió más ayuda a los gobiernos federal y estatal.

PUBLICIDAD

Las tensiones con los demócratas llegan en un momento difícil para el presidente, cuyo equipo político ha recurrido a compañeros de partido para impulsar su campaña de reelección. Biden también está inmerso en un enfrentamiento de alto nivel con los republicanos sobre el aumento del límite de endeudamiento de EE.UU. y la próxima semana se embarcará en un viaje a Japón, Papúa Nueva Guinea y Australia.

VER +
Las 8 medidas con que EE.UU. busca evitar desmanes tras el fin del Título 42

“La administración Biden tuvo dos años para prepararse y no lo hizo. Y nuestro estado se va a llevar la peor parte”, dijo el pasado fin de semana en CBS News la senadora por Arizona Kyrsten Sinema, una demócrata convertida en independiente que representa un campo de batalla que Biden ganó en 2020.

Peticiones de asilo

Aunque la inmigración se ha convertido en un albatros político para Biden, la migración masiva a EE.UU. precede a su presidencia. La violencia, la pobreza y la represión política en América Latina han empujado a la gente hacia el norte. Los inmigrantes mexicanos y centroamericanos han intentado entrar en Estados Unidos a través del sistema de asilo, al que se ha unido recientemente un número creciente de personas procedentes de Sudamérica y el Caribe.

El alcalde de El Paso, Oscar Leeser, declaró el estado de emergencia la semana pasada antes de que se levantara el Título 42. Esto permitirá a la ciudad abrir refugios temporales ante el previsible aumento de migrantes una vez que expire la orden. Afirmó que algunos migrantes tienen la falsa impresión de que podrán permanecer en Estados Unidos sin ningún tipo de documentación una vez que terminado el Título 42.

El gobierno de Biden ha respondido con nuevas normas que rechazarían rápidamente las solicitudes de asilo de la mayoría de las personas que cruzan la frontera y que no solicitaron primero protección en los países por los que viajaron, al tiempo que permitiría la entrada de más migrantes que programen una reunión con las autoridades de inmigración antes de entrar en Estados Unidos.

También se han enviado casi 1.500 militares a la frontera suroeste para ayudar a las autoridades en tareas logísticas, y el Departamento de Seguridad Nacional ha anunciado que concederá US$290 millones a las comunidades que acojan a inmigrantes, además de los 135 millones ya asignados.

Pero algunos líderes estatales y locales afirman que estas medidas siguen siendo insuficientes. La ciudad de Nueva York recibió sólo US$30,5 millones de los más de US$350 millones que solicitó a la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias para gestionar los costes relacionados con los inmigrantes. Illinois solicitó más de US$100 millones en fondos federales adicionales, pero no recibirá ni de lejos esa cantidad, según Jordan Abudayyeh, portavoz del gobernador de Illinois, J.B. Pritzker.

PUBLICIDAD

El Secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, dijo el miércoles que la administración se ha visto limitada por leyes de inmigración “anticuadas” y “rotas” y por la decisión del Congreso de conceder sólo alrededor de la mitad de la petición de Biden de US$4.000 millones para hacer frente a la afluencia.

Aunque los presupuestos se han estirado, un aumento de los inmigrantes podría ayudar a aliviar la escasez de mano de obra que ha asolado a las empresas en Estados Unidos y ha disparado los salarios, lo que a su vez ha contribuido a alimentar la inflación.

Pero una nueva oleada de inmigrantes en la frontera sur también podría renovar la presión sobre las pequeñas ciudades de la región. La gobernadora de Arizona, Katie Hobbs, anunció esta semana su propio “plan de preparación” para ayudar a acoger y transportar a los migrantes.

“Sin una acción mucho más enérgica por parte del gobierno federal, la situación actual sólo empeorará”, dijo el lunes. “A día de hoy, no hemos recibido una respuesta adecuada”.

PUBLICIDAD

También el lunes, el gobernador de Texas, el republicano Abbott, ordenó el envío de unidades adicionales de la Guardia Nacional a la frontera. Las tropas serán enviadas a “puntos calientes” para devolver a los migrantes.

De vuelta en Nueva York, Tonito dijo que su familia está recibiendo comidas y sus hijos asisten a una escuela cercana, pero no tienen dinero y no están legalmente autorizados a trabajar.

PUBLICIDAD

“Estoy aquí para trabajar. Haré lo que sea: cocinar en una cocina, limpiar baños, construcción, no importa. Hemos venido a trabajar duro y a vivir el sueño americano”, afirma.

--Con la colaboración de Maya Averbuch, Catarina Saraiva, Gregory Korte y Shelly Hagan.

Lea más en Bloomberg.com