Lo que Warren Buffett le puede enseñar a banqueros multimillonarios y depositantes

Bloomberg Opinión
Por Paul J. Davies
15 de mayo, 2023 | 08:15 AM

Un poco de riesgo ayuda mucho a que la gente sea responsable. Mientras la Federal Deposit Insurance Corp. hace limpieza tras los colapsos de Silicon Valley Bank y Signature Bank, cabe preguntarse por qué los depósitos bancarios deberían correr cualquier tipo de riesgo.

Si todos los depósitos estuvieran asegurados, nadie temería perder su dinero y quizá nunca se producirían colapsos bancarios. Ciertamente, la FDIC no estaría enviando ahora a los bancos de Estados Unidos una factura de US$15.800 millones para cubrir sus costos de rescate de depositantes no asegurados en los dos prestamistas. Probablemente no habría habido ninguna amenaza sistémica para la economía que obligara a la FDIC a actuar.

El miedo es peligroso: es contagioso y puede llegar a ser una profecía autocumplida. Pero hasta cierto punto, es útil. Cualquiera que tenga que gestionar grandes cantidades de efectivo - tesoreros de empresas, gestores de fondos, personas muy adineradas - debería pensar dónde colocarlo en función del riesgo y la rentabilidad. Así es como deben crearse las señales de precios y aportar disciplina a los mercados.

Pero tal vez esta visión sea un idealismo fuera de lugar en un mundo práctico. Existe la idea de que el miedo no impone suficiente disciplina de mercado a los bancos porque, en última instancia, el Estado siempre tiene que intervenir para frenar los pánicos. En el pasado, los depósitos han estado cubiertos en la mayoría de los casos. Los depositantes no piensan lo suficiente en el riesgo, dice el argumento, porque saben que probablemente serán rescatados.

PUBLICIDAD

Sin embargo, Warren Buffett argumentó en la reunión anual de Berkshire Hathaway celebrada este mes que los colapsos siguen produciéndose porque la gente no lo entiende.

“Aunque la FDIC tiene un límite de US$250.000, a la FDIC, al Gobierno y al público estadounidense no les interesa que un banco colapse y que la gente pierda sus depósitos”, afirmó.

Entonces, ¿qué está pasando, los depositantes perciben el peligro o no? El problema es que probablemente sean ambas cosas: Los depositantes no asegurados no piensan lo suficiente en el riesgo en tiempos normales, y entonces todos los depositantes son más propensos a entrar en pánico exactamente en los momentos en que el pánico causará el mayor caos.

PUBLICIDAD

Si la mayoría de los depositantes son rescatados, ¿por qué no evitar el pánico haciendo explícito ese resultado? ¿Por qué no, como pedía el inversor multimillonario Bill Ackman en un tuit este mes, crear ya una garantía de depósitos para todo el sistema?

En mi opinión, eso sería malo. Si los depósitos estuvieran siempre garantizados, los ejecutivos y accionistas de los bancos no tendrían que preocuparse por los riesgos que asumen con nuestro dinero. De hecho, probablemente estarían más incentivados a asumir mayores riesgos porque se quedarían con las recompensas si ganaran, pero sólo perderían una fracción del dinero apostado si perdieran, como Matt Levine describió excelentemente en marzo.

Los reguladores y los banqueros centrales piensan en este tipo de cosas, por supuesto. Tras la crisis de 2008, aumentaron la cantidad de activos líquidos que los bancos deben mantener para reembolsar a los depositantes y endurecieron las normas sobre la cantidad y el tipo de riesgos que los bancos pueden asumir. Y sin embargo, ¡las corridas siguen produciéndose! Podríamos aumentar aún más la garantía de depósitos, exigir que se mantengan más activos líquidos y reforzar aún más el control sobre la asunción de riesgos, convirtiendo esencialmente a los bancos en meros servicios de pago que no ofrecen préstamos (también conocidos como bancos estrechos). Pero éste sería un sistema muy inflexible, lento para responder a la demanda y con menos crédito disponible en general.

La FDIC parece estar intentando algo diferente. Al repartir la factura de SVB y Signature, cobrará a los bancos en función de la cantidad de depósitos no asegurados en su balance. Esto podría incentivarles a no depender demasiado de este tipo de financiación en el futuro. Los bancos más grandes tienen la mayor proporción de depósitos no asegurados, lo que probablemente sea en parte inevitable porque tendrán grandes clientes corporativos con más efectivo que gestionar. Sin embargo, esto significa que los bancos más capaces de permitírselo pagarán la mayor parte de la factura.

Proporción de depósitos que no están asegurados según tamaño de bancodfd

Las acusaciones de la FDIC demuestran que el riesgo que entrañan los depósitos no asegurados es recíproco. Debería ayudar a mantener honrados tanto a los depositantes como a sus banqueros. Sin embargo, debe haber un quid pro quo para la realidad práctica de que el Estado tiene que respaldar el sistema y proteger la economía cuando cosas muy malas la amenazan. Debe haber justicia financiera. Buffett cree que el mundo ha perdido eso.

Los banqueros y sus dirigentes están demasiado centrados en enriquecerse y sufren muy pocas consecuencias cuando las cosas van mal. “Si diriges un banco y metes la pata, sigues siendo un tipo rico y los clubes no te abandonan y los grupos benéficos no dejan de pedirte beneficios y el mundo sigue”, dijo. “Esa no es una buena lección para enseñar a la gente que tiene en sus manos el comportamiento de la economía”.

Estoy básicamente de acuerdo. Sería mucho más eficaz intentar crear mayores penalizaciones por mala gestión o negligencia que pedir al Estado que garantice de plano todo nuestro dinero en efectivo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg lp y sus propietarios.