Estilo de vida

Superyate de US$120 millones está abandonado hace más de un año; cuesta US$112.000 al mes

Más de dos docenas de embarcaciones por valor de unos US$4.000 millones han sido incautadas en puertos de todo el mundo

En Antigua
Por Anna Jean Kaiser y Stephanie Baker
20 de mayo, 2023 | 09:09 AM

Bloomberg — En el puerto de Falmouth (Antigua), el superyate ruso Alfa Nero, de 267 pies y 2.500 toneladas brutas, lleva más de un año abandonado. A pesar de la falta de pasajeros, el palacio flotante sigue manteniendo su aspecto impoluto con la ayuda de la tripulación. Polos Alfa Nero rojos, blancos y grises cuidadosamente doblados adornan el piano de media cola, mientras que un exquisito cuadro de Miró adorna la pared. La deslumbrante piscina infinita, que puede transformarse en helipuerto mediante un sistema hidráulico, reluce bajo el sol caribeño.

Sin embargo, un peculiar descubrimiento en el estudio con paneles de madera de la suite principal, en la cubierta de proa superior, revela un cambio drástico en la vida a bordo del Alfa Nero. Descansando en medio del lujoso entorno hay una consola PlayStation con videojuegos como “Call of Duty”. Este sistema de entretenimiento sirve de distracción para la tripulación, que se aburre debido a la ausencia de pasajeros a bordo.

Aquí, en la costa sur de Antigua, donde la armada británica persiguió en su día a los auténticos piratas del Caribe, la invasión de Ucrania por Vladimir Putin ha chocado con la hiperriqueza que ha contribuido a acuñar en la Rusia actual.

Lo que queda de la tripulación del Alfa Nero ha ocupado en parte la suite principal. El capitán duerme en un dormitorio de invitados, pero por lo demás la tripulación permanece en su mayoría bajo cubierta, dejando los otros cinco camarotes de lujo, el spa, el gimnasio, el ascensor y todo lo demás a bordo prácticamente inutilizado.

PUBLICIDAD

Barco fantasma

El Alfa Nero lleva atracado aquí desde principios de marzo de 2022, un barco fantasma consecuencia de la guerra en Ucrania, a 8.851 kilómetros de distancia. Poco después de que las tropas rusas cruzaran la frontera con Ucrania, el Reino Unido impuso sanciones a su supuesto propietario, el multimillonario de los fertilizantes Andrey Guryev. Estados Unidos le siguió en agosto, enviando agentes del FBI a registrar el buque junto con las fuerzas de seguridad locales.

Washington señaló a Guryev como propietario, acusación que el magnate niega. Un abogado de Guryev dijo que ha utilizado el Alfa Nero “de vez en cuando” desde 2014. Construido en el astillero holandés Oceanco en 2007, hasta hace poco se podía alquilar por alrededor de un US$1 millón a la semana.

Es casi imposible determinar quién es el propietario a partir de los registros públicos, dados los laberínticos medios que emplean muchos de los ultrarricos del mundo para enmascarar su riqueza y sus activos. La notificación del embargo del barco por parte del gobierno de Antigua está dirigida a Guryev, así como a empresas de las Islas Vírgenes Británicas y las Islas del Canal. A bordo, Bloomberg vio notas para la tripulación que tenían referencias al “señor y la señora G”.

PUBLICIDAD

Desde que Rusia invadió Ucrania a principios de 2022, Estados Unidos y sus aliados han emitido sanciones contra decenas de rusos ricos para castigar a Putin y a sus allegados. En el proceso, los yates de lujo vinculados a Rusia han pasado de ser juguetes de multimillonarios a símbolos de la creciente enemistad entre Rusia y Occidente. Más de dos docenas de embarcaciones por valor de unos US$4.000 millones han sido incautadas en puertos de todo el mundo.

Ahora, Antigua quiere deshacerse de lo que considera un barco abandonado. En abril incautó formalmente el Alfa Nero, izó una bandera de Antigua y, por si fuera poco, colocó dos guardias de seguridad en el muelle.

Foto: Bloombergdfd

El Alfa Nero se ha convertido en un peligro flotante, según las autoridades, y además muy caro. La tripulación quiere que le devuelvan el dinero. El gasóleo del generador cuesta una fortuna. Las facturas se acumulan desde que Antigua se hizo cargo del buque en abril, y sólo los gastos de la tripulación ascienden a US$112.000 al mes.

Las autoridades han pedido a Estados Unidos que levante las sanciones impuestas al yate para que Antigua pueda subastarlo al mejor postor. Dicen que ya han recibido unas 20 ofertas.

Propiedad “bloqueada”

Pero mientras Washington siga designando al Alfa Nero como propiedad “bloqueada”, a los antigüeños les preocupa que los ingresos de cualquier venta puedan acabar congelados, ya que los bancos obedecen la letra de la ley.

Así que esperan.

“Nadie la ha reclamado, nadie ha pagado sus facturas. Ha ido acumulando dinero a diestro y siniestro, y se ha convertido en un riesgo para el propio puerto”, declaró Sir Ronald Sanders, embajador de Antigua en Estados Unidos, en una entrevista telefónica.

PUBLICIDAD

Antigua se ha ofrecido a compartir con EE.UU. la identidad de los posibles licitadores para garantizar que cualquier venta cumpla las normas del Tesoro, dijo Sanders. Los funcionarios del Tesoro declinaron hacer comentarios.

Y así, día tras semana tras mes, el Alfa Nero se balancea en el agua en el puerto deportivo del Antigua Yacht Club. El resto de la tripulación friega sus cubiertas de teca. Pulen su casco negro hasta dejarlo reluciente. Otros yates van y vienen por la bahía.

Foto: Bloombergdfd

Por el momento, el encallado Alfa Nero ofrece una visión del astronómico gasto que supone simplemente mantener a flote un superyate.

Su tripulación normal de 44 personas se ha reducido a seis. Veinticinco miembros han presentado una demanda para recuperar US$2,1 millones en salarios no pagados, según Craig Jacas, abogado local que los representa.

PUBLICIDAD

“El objetivo de nuestros clientes es simplemente conseguir lo que se les debe legalmente”, dijo Jacas.

Chapuzón ocasional

Los seis tripulantes que aún viven a bordo cuidan meticulosamente del Alfa Nero. De vez en cuando se dan un chapuzón en la piscina.

PUBLICIDAD

El capitán pasa las horas muertas en una silla de jardín plegable en la cubierta de babor. Desde su posición, puede ver una flota de otros superyates deslizándose por el puerto de color aguamarina. En abril, el Mogambo, de 73 metros y 241 pies de eslora, propiedad de Jan Koum, el multimillonario ucraniano-estadounidense cofundador de WhatsApp, atracó en una grada cercana.

Incluso aquí, en la relativa seguridad del puerto deportivo, el sol y el mar son una amenaza constante. El agua salada pasa factura. El Alfa Nero debe quemar gasóleo constantemente para alimentar todo a bordo. El aire acondicionado funciona las 24 horas del día para proteger la preciosa madera, el nácar y el suave cuero que adornan los interiores de alto diseño.

“Ni siquiera se pueden abrir las puertas de un Alfa Nero sin gasóleo”, explica Tom Paterson, patrón del Club Náutico de Antigua. “Estos barcos, desde el día en que botan hasta el día en que mueren, están quemando combustibles fósiles”.

PUBLICIDAD

Otra preocupación creciente: el calendario. Se acerca de nuevo la temporada de huracanes. Otros yates ya han empezado a retirarse. En septiembre, cuando pasó la tormenta tropical Fiona, el mar embravecido amenazó al Alfa Nero. El puerto deportivo pidió a la tripulación que se hiciera a la mar, siempre y cuando el capitán Paterson le acompañara para asegurarse de que el Alfa Nero no huyera.

“En ese momento, el puerto quería cobrar”, dijo Paterson.

Lea más en Bloomberg.com