El acuerdo sobre el límite de la deuda plantea una dura batalla para su aprobación en el Congreso

Junio 5 es la fecha límite. Una revisión de última hora o un fracaso en la Cámara de Representantes podría provocar una caída de los mercados

Kevin McCarthy, republicano de California, habla a los medios de comunicación en el Capitolio.
27 de mayo, 2023 | 10:21 PM

Bloomberg — Conseguir un acuerdo sobre el límite de la deuda estadounidense es una cosa. Superar las profundas divisiones políticas y los largos obstáculos de procedimiento para aprobar la legislación antes de la fecha límite del 5 de junio es un reto totalmente distinto.

VER +
Casa Blanca y republicanos llegan a un acuerdo tentativo para evitar el impago de EE.UU.

A poco más de una semana de que Estados Unidos corra el riesgo de quedarse sin liquidez para pagar sus facturas, los dos líderes deben convencer a un número suficiente de miembros de sus respectivos partidos de que el acuerdo alcanzado por un pequeño grupo de negociadores es mejor que las consecuencias económicas mundiales de un impago.

Una revisión de última hora o un fracaso en la Cámara de Representantes podría provocar una caída de los mercados, como ocurrió cuando no se aprobó la ley de rescate bancario de 2008.

McCarthy ha dicho que se atendrá a la norma de las 72 horas para permitir a los legisladores revisar la legislación y planea una votación en la Cámara el miércoles.

PUBLICIDAD

En el Senado, cualquier legislador puede bloquear la legislación y forzar votaciones de procedimiento. El republicano de Utah Mike Lee ya ha dicho que lo hará si no le gustan los niveles de gasto del proyecto.

Eso deja poco margen para el fracaso -o tiempo para revisiones- si el Congreso quiere aprobar la legislación antes del 5 de junio, la fecha X revisada por la Secretaria del Tesoro Janet Yellen.

Un “serio reto” para la Cámara de Representantes

El republicano Patrick McHenry, uno de los principales negociadores de McCarthy, así lo reconoció el sábado, afirmando que sería un “grave desafío” aprobar el proyecto de ley antes de la fecha límite.

PUBLICIDAD
Patrick McHenry Foto: Ting Shen/Bloombergdfd

El republicano Patrick McHenry, uno de los principales negociadores de McCarthy, así lo reconoció el sábado, afirmando que sería un “severo desafío” conseguir que el proyecto de ley se aprobara antes de la fecha límite.

Mientras Biden y McCarthy manejan los tiempos, también tienen que gestionar los caucus de su partido en cada cámara.

El líder demócrata en la Cámara de Representantes, Hakeem Jeffries, el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, y el líder del Partido Republicano en el Senado, Mitch McConnell, serán los encargados de movilizar a los grupos de presión para convencer a los demás.

Pero el acuerdo pertenece en última instancia a Biden y McCarthy, que tendrán que reunir una coalición de centristas para apoyarlo.

No todos estarán contentos

El acuerdo presupuestario de dos años recorta muchos menos gastos que los 4,8 billones de dólares en recortes que la Cámara puso sobre la mesa al inicio de las conversaciones. También es motivo de disgusto para los progresistas, que ya se han quejado de que Biden no se haya pronunciado lo suficiente sobre el acuerdo.

“No creo que al final todo el mundo esté contento”, declaró McCarthy a la prensa esta semana. “¿Es todo lo que yo quería? No”.

Alrededor de tres docenas de miembros del grupo conservador Freedom Caucus de la Cámara de Representantes ya han señalado que no apoyarán un acuerdo que no satisfaga sus exigencias de reducción de costes y de otro tipo. Han exigido a McCarthy que “mantenga la línea”.

PUBLICIDAD

“¿Vamos a escondernos, tomar la primera rampa de salida y marcharnos?”. dijo Chip Roy, miembro del Freedom Caucus, el jueves en la Cámara de Representantes.

Otro conservador, Dan Bishop, de Carolina del Norte, fue más tajante sobre lo que ocurriría si el acuerdo no era de su agrado. “Es la guerra”, advirtió en un tuit el sábado.

No ayuda a McCarthy el ex presidente Donald Trump, a quien muchos de estos conservadores son leales. Trump, que ha estado en contacto regular con el portavoz, ha dicho que Estados Unidos debería entrar en suspensión de pagos antes que aceptar un mal acuerdo.

Oposición demócrata

Jeffries tendrá su propio reto a la hora de conseguir que 106 o más demócratas respalden el acuerdo, incluso con el visto bueno de Biden.

PUBLICIDAD
Hakeem Jeffries Foto Al Drago/Bloombergdfd

Demócratas como Rosa DeLauro, la miembro más veterana del Comité de Asignaciones, se han quejado públicamente de que se les deje de lado y han condenado cualquier recorte de los programas sociales como “inaceptable”. La jefa del Caucus Progresista del Congreso, Pramila Jayapal, dijo que habría protestas en las calles si un acuerdo recortaba los servicios sociales.

La ampliación de los requisitos de trabajo para el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria podría suponer un reto para Jeffries, que ha calificado tales requisitos de “imposible” para los demócratas de la Cámara de Representantes.

PUBLICIDAD

El reto se agrava para los líderes de la Cámara porque la mayoría de los legisladores están fuera de la ciudad durante el fin de semana festivo y no volverán hasta el lunes por la noche o el martes por la mañana. “Siempre es más difícil cuando están fuera”, reconoció McCarthy.

Suponiendo que la Cámara apruebe la ley en el primer intento, se dirigirá al Senado hacia mediados de semana. Allí, si Lee cumple su amenaza de retrasar el proceso, es probable que se sucedan varias jornadas de procedimiento. Eso llevaría fácilmente la votación hasta el fin de semana, y a EE.UU. al borde del abismo.