Fans de Taylor Swift regatean, piden prestado y suplican para entrar a sus conciertos

Cada US$100 que gastó un fan de fuera de la ciudad en una entrada para un concierto, la economía local se benefició con US$334 adicionales en gastos de consumo

Taylor Swift
Por Augusta Saraiva
28 de mayo, 2023 | 04:03 PM

Bloomberg — Para los seguidores de Taylor Swift, cincuenta y dos actuaciones en gigantescos estadios de fútbol jamás iban a ser suficientes para atender la gran demanda que tenían de volver a ver a la artista en vivo por vez primera desde el año 2018. Aproximadamente catorce millones de aficionados se dirigieron a Ticketmaster con la ilusión de comprar entradas, pero la mayor parte de ellos no lo consiguieron.

Con la denominada gira Eras Tour de la cantante en marcha, millones de seguidores se han visto obligados a entender cómo operan el trueque y los submercados en su afán por conseguir entradas a través de grupos de Facebook, apps de reventa como StubHub y SeatGeek, y cuentas de Twitter.

Este fin de semana Taylor Swift ofrecerá tres conciertos en el estadio MetLife de East Rutherford (Nueva Jersey), y algunos de los precios de sus entradas más asequibles se sitúan alrededor de los US$1.000 de reventa. Con un aforo de 82.500 espectadores, podrán verla en directo hasta 250.000 personas en un solo fin de semana.

La gira de la artista constituye una demostración de la maquinaria de la oferta y la demanda, como jamás podría haberlo hecho un texto de Milton Friedman. Como los agentes de bolsa de Wall Street, cuando se produce una OPI, los compradores de entradas para Swift por Ticketmaster, a los que podemos llamar especuladores, aunque otros prefieren pensar en ellos como capitalistas, no se demoraron en encontrar compradores para sus entradas. La mayoría de los revendedores consiguieron recuperar su inversión inicial y obtener beneficios considerables: algunos aficionados tuvieron que pagar miles de dólares por localidades que originalmente se vendían por tan solo US$49 dólares más gastos.

PUBLICIDAD
Taylor Swiftdfd

En Economía 101, eso se llama inelasticidad de la demanda: incluso cuando el precio de un bien o servicio aumenta, la demanda sigue siendo alta. En este caso, la demanda se ve impulsada tanto por los ahorros pandémicos como por el estilo de vida carpe diem de la era pospandémica.

VER +
Fans de Taylor Swift cruzan todo EE.UU. para ver sus conciertos

Swift ya ha tocado la mitad de los conciertos del Eras Tour, y Bloomberg ha informado que está ganando más de US$10 millones por evento, reservando entre US$11 y US$12 millones en venta de entradas cada uno.

Los fundadores de “Eras Tour Resell”, (Reventa del Eras Tour) una cuenta de Twitter que ha obtenido más de 150.000 seguidores al vincular a fanáticos con vendedores dispuestos a intercambiar boletos verificados sin obtener ganancias, tienen un asiento de primera fila para conocer los niveles de demanda. Los fanáticos reales, dijeron, están dispuestos a renunciar al margen cuando tienen boletos libres.

PUBLICIDAD

En un mercado secundario dominado por revendedores y estafadores, el suministro de valor nominal en su página se reduce a un promedio de 20 a 30 tickets por semana. Los posibles vendedores a menudo obtienen más de 2000 respuestas cada uno, dijo Angel Richards, de 27 años, uno de los administradores de cuentas con sede en Connecticut. “La demanda es muy, muy alta”.

Taylor Swiftdfd

El trueque es otra característica de Swiftonomics. Un fan solo pudo obtener boletos después de publicar un video en TikTok ofreciendo cambiar asientos por el uso del lugar de la boda que posee en Idaho, que generalmente cuesta US$4,000 por día. Otro Swiftie que es dueño de una pizzería en Luisiana, ofreció pizza gratis durante un año a cambio de dos boletos.

Otros se presentan en las salas de conciertos sin entradas, con la esperanza de que los precios de reventa bajen más cerca de la hora del concierto. En muchos casos, no lo hacen.

En su ciudad natal de Filadelfia, donde Swift realizó tres shows consecutivos a principios de este mes, la demanda fue tan alta que miles de fanáticos, además de unos 70,000 dentro del estadio, escucharon el concierto desde el estacionamiento cada noche, según a los medios locales.

Si analiza los principios de la elasticidad precio de la demanda, el lado de la demanda de la ecuación sigue siendo “bastante inelástico”, dijo Carolyn Sloane, economista de la Universidad de California en Riverside que enseña “Rockonomics”, que utiliza la industria de la música para explicar la economía. Para mucha gente, “parece ser una necesidad real”.

Swifties también ofrece lecciones importantes sobre la resiliencia del consumidor, algo que la Reserva Federal de EE.UU. ha tenido que absorber una y otra vez mientras intenta enfriar la economía con 10 aumentos sucesivos de las tasas de interés en poco más de un año. Los datos del gobierno publicados el viernes mostraron que el gasto real del consumidor aumentó en abril al máximo desde el comienzo del año. La fuerte demanda de bienes y servicios por parte de los consumidores, combinada con una aceleración de la inflación, podría mantener a los funcionarios de la Fed inclinados a aumentar aún más las tasas de interés en su cruzada para controlar la inflación.

Las entradas para el Eras Tour originalmente salieron a la venta en noviembre, ya que la economía mostraba signos tempranos de enfriamiento y aumentaban las probabilidades de recesión. El aumento de los precios y las condiciones crediticias más estrictas están haciendo que algunos estadounidenses sean más exigentes en sus compras, pero muchos economistas se sorprenden de que los consumidores no estén más presionados en este momento.

PUBLICIDAD

“Nos han sorprendido más veces de lo que nadie quisiera admitir, saliendo de la pandemia”, dijo Shannon Seery, economista de Wells Fargo & Co. (WFC) El gasto que tuvo lugar más de una década después de la Gran Recesión ocurrió en solo dos años posteriores a la pandemia, dijo.

VER +
Taylor Swift impulsa ventas de Universal Music a US$3.100 millones
Taylor Swiftdfd

De hecho, algunos bolsillos de la economía se han enfriado desde noviembre, y algunos consumidores recurren cada vez más a las tarjetas de crédito para llegar a fin de mes. Otros se están apretando el cinturón directamente.

Pero Swifties y su disposición a derrochar han demostrado ser lo suficientemente poderosos como para impulsar las economías locales. Dos conciertos en Las Vegas ayudaron a impulsar el turismo local a los niveles anteriores a la pandemia en marzo, y las ciudades desde Atlanta hasta Boston también experimentaron un aumento en las reservas de hoteles y restaurantes cuando dieron la bienvenida al Eras Tour.

Un estudio de Oxford Economics de 2021 encargado por la empresa matriz de Ticketmaster, Live Nation Inc. (LYV), descubrió que por cada US$100 que gastó un fan de fuera de la ciudad en una entrada para un concierto, la economía local se benefició con US$334 adicionales en gastos de consumo. Y muchos Swifties están gastando mucho más de US$100.

PUBLICIDAD

“¿Está rota la oferta y la demanda? No, está funcionando perfectamente”, dijo Sloane, quien usa a Swift como ejemplo en sus clases de economía. “Hay tanta escasez, hay mucha más demanda en relación con la oferta”.

Lea más en Bloomberg.com