Analistas de Brasil vuelven a recortar previsiones de inflación en encuesta

La cifra anual cerrará el año en el 5,71%, debajo de la estimación anterior del 5,80%, según el sondeo semanal del banco central. Las estimaciones para las tasas de interés

Imagen de un mercado en Brasil
Por Maria Eloisa Capurro
29 de mayo, 2023 | 02:16 PM

Bloomberg — Por segunda semana consecutiva, analistas brasileños recortaron sus previsiones de inflación para 2023, al tiempo que reafirmaron sus apuestas por un ciclo de relajación monetaria lento, después de que el jefe del banco central, Roberto Campos Neto, señalara una “mejora” de las perspectivas.

La inflación anual cerrará el año en el 5,71%, por debajo de la estimación anterior del 5,80%, según una encuesta semanal del banco central entre economistas publicada el lunes. No obstante, los analistas no cambiaron sus apuestas de que la tasa Selic de referencia caerá al 12,50% en diciembre y después al 10% a finales de 2024.

VER +
Las dos mayores economías de América Latina sorprenden con crecimiento más fuerte
Granosdfd

Los banqueros centrales de Brasil han mantenido los costos de endeudamiento en 13,75% desde septiembre a pesar de las críticas del presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Tras la pandemia, fueron de los primeros en elevar las tasas, lo que generó un agresivo ciclo de ajuste que duró 18 meses. La inflación anual se moderó a mediados de mayo por duodécima vez consecutiva, a 4,07%, y ahora está nuevamente en su rango de tolerancia.

Los operadores han aumentado las apuestas por un ciclo de relajación a partir de agosto, luego de que Campos Neto dijera que hay “señales positivas en el futuro” sobre las perspectivas de inflación. La actividad mundial se está enfriando y los costos de los productos básicos y la energía están cayendo, dijo, y agregó que las medidas de precios básicos que excluyen los precios de la energía y los alimentos “resultaron mejor” de lo esperado.

PUBLICIDAD

Se prevé que en los próximos días el Senado vote un proyecto de ley para apuntalar las finanzas públicas que los miembros del Partido de los Trabajadores de Lula esperan que también ayude a reducir las tasas. Además de eso, el gigante petrolero brasileño, Petrobras, anunció a principios de este mes una serie de recortes en los precios del diésel, el gas para cocinar y la gasolina en medio de una nueva política que combinará los costos nacionales e internacionales.

La autoridad monetaria apunta a una inflación del 3,25% este año y del 3% hasta 2025. La mayoría de los analistas prevé aumentos de precios al consumidor del 4,13% en 2024 y del 4% en 2025.

Lea más en Bloomberg.com