La inseguridad se ha reducido en Miami, pero mucho más para los ricos

Aunque los índices de delincuencia en Miami son los más bajos de las últimas cuatro décadas, el descenso ha favorecido claramente a los ricos en detrimento de los pobres

Imagen de Miami
Por Michael Smith - Eric Fan
05 de junio, 2023 | 09:44 AM

Bloomberg — A la hora de lidiar con la inseguridad de Miami, ser rico es un beneficio.

Un ejemplo es Coconut Grove, la zona en la costa de Biscayne Bay en la que han vivido personalidades como LeBron James, Madonna y Sylverster Stallone. La policía solo respondió a poco más de 25 reportes de crímenes en la zona alrededor de la propiedad de US$107 millones del multimillonario Ken Griffin en la segunda mitad del año pasado, la mayoría robos de autos y dentro de casas.

Otros lugares como Coral Gables, Fisher Island y Star Island han atraído a los ricos de Chicago, Nueva York y San Francisco, que se trasladan allí buscando seguridad.

“Me encanta el compromiso que tienen con que las calles sean seguras”, dijo recientemente Griffin, que creció en Florida, en una entrevista con Bloomberg. “Es difícil imaginar eso en Chicago”.

PUBLICIDAD

Según Griffin, Chicago se había vuelto tan inhabitable que trasladó la sede de su imperio financiero Citadel a Miami a finales del año pasado. Sigue habiendo delitos graves en esta ciudad en expansión, hasta el punto de que Griffin ha donado millones para ayudar a mejorar la vigilancia policial. Pero, en su narrativa, Miami, el lugar cuya violenta historia inspiró Scarface, de Al Pacino, y la serie de televisión Miami Vice, es una rareza: Una gran ciudad estadounidense con poca delincuencia.

VER +
Desarrollador de Miami planea torres de US$1.000 M en último lote de Brickell Key

Ese optimismo oculta una realidad a veces brutal. Aunque los índices de delincuencia en Miami son los más bajos de las últimas cuatro décadas, el descenso ha favorecido claramente a los ricos en detrimento de los pobres, según muestra un análisis de las llamadas a la policía. El número de delitos denunciados en la porción de kilómetro cuadrado de Coconut Grove que incluye la mansión de Griffin se redujo en un 35% -a 29- en la última mitad de 2022 en comparación con el mismo período de 2020. En una parte más pequeña y menos poblada de Model City, uno de los barrios más pobres de la ciudad, se denunciaron casi 200 delitos, solo un 11% menos que en 2020, según los datos.

Ken Griffin, CEO de Citadel Advisors

“Es fácil para los multimillonarios hablar sobre el bajo nivel de crimen, pero cualquiera que viva en Miami sabe que eso no es necesariamente cierto”, dijo Billy Corben, quien dirigió la serie documental de Netflix Cocaine Cowboys: The Kings of Miami, que explora el ascenso de los capos del narcotráfico en la ciudad en la década de 1980.

PUBLICIDAD

Los ultra ricos que se han mudado de otras partes del país también pueden contar con recursos que los ciudadanos medios no tienen. El inversor inmobiliario Barry Sternlicht habló hace poco en la CNBC de cómo consiguió que la policía de Miami, que tardaba en responder, ayudara a un amigo que había sufrido un accidente de coche. Sternlicht pidió a otro amigo que enviara un mensaje de texto al alcalde. “El alcalde se puso en marcha en cinco minutos y llamó a la policía”, dijo. Para Corben, incidentes como ése ponen de relieve la disparidad económica de Miami, que rivaliza con Colombia y Angola, según el Banco Mundial.

“Tenemos una de las áreas metropolitanas más pobres del país, y tenemos alcaldes conserjes para multimillonarios. Eso es lo que tenemos”, afirmó Corben.

El gobernador republicano de Florida y aspirante a la presidencia, Ron DeSantis, ha hecho de la delincuencia un tema de conversación clave.

“Si miras las ciudades de todo el país, están inundadas de delincuencia”, dijo DeSantis cuando anunció su candidatura para 2024 con Elon Musk en Twitter el mes pasado. “En Florida, nuestra tasa de criminalidad está en su punto más bajo en 50 años”.

DeSantis se jacta de que las bajas tasas de criminalidad han ayudado a atraer a la gente por miles a Florida - incluyendo el titán de fondos de cobertura Dan Sundheim y Griffin, que donó US$18 millones a los candidatos conservadores de Florida, más de la mitad a DeSantis. A medida que ciudades como Chicago y San Francisco luchan con tasas de criminalidad mucho más altas, el contraste con las partes más prósperas de Miami se hace aún más marcado.

VER +
Restaurantes Michelin en Miami: así se movió la guía durante el último año

Pero no es el caso si vives en Model City. Una tarde reciente, el agente Lucas Pereira patrullaba por una extensa urbanización de viviendas sociales del barrio, también llamado Liberty City. En el último semestre de 2022 se registraron siete veces más delitos en la zona que en las calles bordeadas de mansiones de Coconut Grove, según muestra el análisis de Bloomberg de los datos policiales. La renta media por hogar era de US$24.500 en 2021, una séptima parte que en Coconut Grove.

“Acabamos de tener un tiroteo, justo ahí”, dijo Pereira, señalando un callejón detrás de un edificio de apartamentos de poca altura. Mientras pasaba por delante de una hilera tras otra de casas tapiadas, habló del largo legado de ruina, pobreza y delincuencia en Model City y el cercano Overtown. La zona aún está salpicada de solares baldíos cubiertos de maleza, donde los edificios fueron arrasados durante tres días de mortíferos disturbios raciales en 1980.

PUBLICIDAD
Foto: Eva Marie Uzcategui/Bloomberg

Paró en un aparcamiento, donde la policía encuentra habitualmente coches robados listos para ser desguazados. En un radio aproximado de un tercio de milla alrededor del todoterreno policial de Pereira, los delitos denunciados incluían un homicidio y docenas de tiroteos y agresiones, según los últimos datos de llamadas a la policía.

Lyle Muhammad, director ejecutivo del grupo de defensa sin ánimo de lucro Circle of Brotherhood, lleva una década estudiando los patrones de delincuencia en barrios empobrecidos como Model City.

“¿Cómo nos atrevemos a que algunas personas celebren un supuesto descenso de la delincuencia y la violencia cuando hay zonas donde la gente vive con miedo a la delincuencia?”, afirmó. Su organización sin ánimo de lucro trata de reducir la delincuencia y la violencia ayudando a la gente a acceder a mejores servicios municipales y policiales y asistiendo a los jóvenes en riesgo de convertirse en delincuentes.

Foto: Eva Marie Uzcategui/Bloomberg

Griffin, de 54 años y con un patrimonio neto de US$36.600 millones, está invirtiendo grandes sumas en reforzar la lucha contra la delincuencia en Miami. Seis especialistas de la Partnership for Policing Innovation and Reform (Asociación para la Innovación y la Reforma Policiales) están formando a la policía de Miami sobre cómo convertir mejor los datos en pistas. Forman parte de una serie de iniciativas destinadas a mejorar la actuación policial y reducir la delincuencia que Griffin ha financiado en Chicago y, ahora, en Miami, con US$55 millones. También ha hecho donaciones para dar a los niños trabajos de verano y ayudar a la gente a encontrar trabajo cuando salen de la cárcel.

PUBLICIDAD

No hay comparación entre Chicago y Miami, afirma. Y, en una reciente mesa redonda en Palm Beach, bastó una pregunta sobre por qué trasladó Citadel desde Chicago, donde construyó sus negocios de trading y fondos de cobertura, para que las historias fluyeran: Cuatro de sus empleados robados a punta de pistola, otro apuñalado, y su propio edificio de apartamentos acribillado con 25 agujeros de bala de tiradores aleatorios.

Según los informes policiales, la delincuencia es mucho menor en los alrededores de la futura sede de Citadel en Miami, en el distrito financiero de Brickell, que en Chicago, pero no es del todo segura.

PUBLICIDAD

En la última mitad de 2022, la gente denunció 224 delitos graves en las cuatro manzanas que rodean el emplazamiento de Brickell. Esta cifra contrasta con la zona más densamente poblada de cuatro manzanas alrededor de las oficinas de Citadel en Chicago, donde se denunciaron más de 500 delitos durante ese mismo periodo, incluidas tres agresiones sexuales. En los alrededores de la futura sede de Citadel, en Park Avenue, Nueva York, se denunciaron unos 300 delitos.

Miami, al igual que otras ciudades de EE.UU., vio cómo la delincuencia se disparaba durante la pandemia, después de haber disminuido durante décadas. Después, cuando el Covid-19 se desvaneció en 2021, los homicidios empezaron a descender de nuevo y ahora han bajado aproximadamente un 85% desde el récord de 300 a principios de los ochenta, cuando una oleada de asesinatos relacionados con el tráfico de cocaína hizo que a Miami se la llamara Ciudad Asesina. Baltimore, una ciudad de tamaño similar, tuvo 333 homicidios en 2022.

“Eso es bastante notable”, dijo el jefe de policía de Miami, Manny Morales.

PUBLICIDAD
Foto: Eva Marie Uzcategui/Bloomberg

En una sala al final del pasillo de la oficina de Morales, los oficiales de policía en las computadoras están rodeados de pantallas de vídeo de 3 metros de ancho alimentadas por una vertiginosa variedad de datos. El departamento cuenta con 660 cámaras de vigilancia y acceso a 6.000 lectores de matrículas de vehículos, así como a los datos de las casas de los residentes que permiten al departamento acceder a las cámaras de sus timbres Ring para que la policía pueda ver toda la ciudad.

Morales dice que aún es pronto para saberlo, pero confía en que los recursos aportados por Griffin y otros recién llegados ayuden a reducir la delincuencia en general.

--Con la colaboración de Felipe Marques, Fola Akinnibi, Anna Jean Kaiser y Bill Allison.

Lea más en Bloomberg.com