Destrucción de represa cambia campo de batalla ucraniano con drenaje de reservorio

Así es cómo se espera que el hecho altere la guerra en el futuro inmediato, en medio de la contraofensiva de Kiev

La planta nuclear de Zaporiyia
Por Marc Champion - Kateryna Choursina
15 de junio, 2023 | 10:33 AM

Bloomberg — La destrucción de la presa ucraniana de Kakhovka el 6 de junio ha provocado inundaciones que han impedido a las tropas de Kiev cruzar el río Dnipro y apoyar su contraofensiva. Sin embargo, esta ventaja para el Kremlin puede no ser duradera.

La crecida de las aguas por debajo de la presa está empezando a retroceder, y el río acabará volviendo a su estado anterior, aunque con nuevos obstáculos como minas terrestres arrastradas y escombros. Río arriba, a medida que la cuenca del embalse de Kakhovka se vacía, está surgiendo un nuevo escenario que podría crear oportunidades para las fuerzas ucranianas.

VER +
Presidente de Bielorrusia insinúa que ya ha recibido bombas nucleares de Rusia

El Instituto para el Estudio de la Guerra de Washington ya está actualizando sus mapas del campo de batalla para reflejar el cambiante curso del agua que actualmente separa a las fuerzas ucranianas de las tierras ocupadas en las orillas orientales del embalse.

La destrucción de la presa coincidió con el inicio de una contraofensiva de las fuerzas ucranianas, planeada desde hace meses con el objetivo de recuperar el territorio perdido a manos de Rusia en el sur y el este del país tras la invasión del año pasado.

PUBLICIDAD

Mientras Kiev despliega miles de millones de dólares en armamento occidental a lo largo de un frente que se extiende a lo largo de unos 1.600 kilómetros, el Dnipro es un elemento crucial del campo de batalla, ya que ofrece protección a las tropas enfrentadas en gran parte de su parte sur.

El jueves, los ministros de Defensa de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, a la que Ucrania aspira a unirse, iniciaron una reunión de dos días en Bruselas para debatir el conflicto y el apoyo a Ucrania a largo plazo.

El alcance final de esa barrera dependerá de la gravedad de los daños sufridos por la presa, así como del limo que se haya acumulado en el fondo del embalse desde su construcción en 1956.

PUBLICIDAD

“La cuestión clave es la altura de la presa que ha quedado bajo el agua tras la destrucción”, explicó Illya Perevozchykov, jefe del departamento de hidrología del servicio meteorológico nacional de Ucrania, en una entrevista telefónica. “Esta altura define la cantidad de agua que se va a quedar”.

El Dnipro ha sido fundamental para la identidad y la economía de Ucrania durante siglos. Los ingenieros soviéticos convirtieron el río en una cascada de seis enormes embalses, cada uno con una presa hidroeléctrica para producir energía para el corazón industrial de sus orillas. Kakhovka era el último antes de que el río desembocara en el Mar Negro, formando una enorme barrera natural entre los ejércitos enfrentados.

VER +
Rusia advierte a Medio Oriente que más restricciones financieras afectarán comercio

Pero el domingo, el nivel de agua del embalse había descendido aproximadamente a la mitad, liberando el 73% de su volumen, según declaró el director de Ukrhydroenergo, Ihor Syrota, en una entrevista en Youtube con Radio Liberty. Los nuevos bancos de limo expuestos hacen imposible que el personal de la agencia mueva las estaciones de control ahora varadas lo suficientemente cerca como para medir directamente los niveles reducidos, dijo.

El miércoles, Syrota dijo que se espera que los niveles de los embalses sigan bajando y que las aguas de las crecidas retrocedan durante otra semana.

Según Perevozchykov, la superficie bajo el agua se compone de limo y es difícil saber con qué rapidez se secará. Predecir lo que eso significará, si es que significa algo, para los ejércitos enfrentados es aún más difícil, dado que el terreno y su estado serán completamente nuevos.

Rusia lleva meses ocupando la zona dañada de la presa, pero niega ser responsable de haber provocado su colapso. Ucrania y sus aliados lo rechazan.

Pero por el momento, las dos partes parecen estar de acuerdo en el impacto militar.

PUBLICIDAD

Con la inundación eliminando por ahora cualquier amenaza desde el otro lado del Dnipro, los comandantes rusos han redesplegado tropas de las posiciones a lo largo del río para reforzar las defensas más al este, dijo el 11 de junio el viceministro de Defensa de Ucrania, Hanna Malyar.

El Presidente Vladimir Putin afirmó que la destrucción de la presa había detenido una contraofensiva ucraniana a través del Dnipro, aunque también sostuvo que habría sido “mejor para nosotros” que lo hubieran intentado en esa posición, en comentarios televisados sobre la guerra el martes. También lamentó las escasas reservas rusas de armamento moderno y la pérdida de 54 tanques en la contraofensiva ucraniana de hace una semana. Afirmó que Ucrania ha perdido 160 carros de combate hasta ahora, una cifra muy superior a la que se ha verificado de forma independiente.

El presidente rusodfd

Si el embalse se vaciara por completo, un Dnipro reducido a su estado anterior a la presa entre Nova Kakhovka y Zaporizhzhia sería un obstáculo mucho menor para las fuerzas que trataran de cruzarlo, con una profundidad media de unos 3 metros, en lugar de 16,5 metros. El tramo que cualquier fuerza ucraniana necesitaría cruzar al norte de la presa también se reduciría drásticamente, de un máximo de 23 kilómetros a aproximadamente uno.

En su estado sin presas, el Dnipro también se dividía a menudo en canales más pequeños a medida que serpenteaba, según los mapas realizados en 1954, poco antes de la construcción de la presa de Kakhovka.

PUBLICIDAD

El cauce original bajo el embalse tenía amplias marismas, pero también puentes sobre puntos más estrechos, como en Nikopol, ciudad situada justo al otro lado del Dnipro de la mayor central nuclear de Europa. La instalación sigue bajo control ruso.

El Dnipro atraviesa la espina dorsal norte-sur de Ucrania y nace en el pantanoso extremo sur de las colinas rusas de Valdai, donde Putin tiene uno de sus retiros presidenciales.

PUBLICIDAD

Las presas del río fueron voladas dos veces durante la Segunda Guerra Mundial como parte de operaciones defensivas, aunque ambas tácticas acabaron fracasando.

VER +
El Foro Económico de Putin pone de manifiesto el aislamiento de Rusia

En 1941, el dictador soviético Josef Stalin voló la primera presa del río, que había construido nueve años antes cerca de Zaporiyia, para frenar el avance de los ejércitos alemanes. Se calcula que la inundación mató entre 20.000 y 100.000 personas, incluidas las tropas soviéticas ahogadas que no fueron avisadas a tiempo.

Los alemanes reconstruyeron la presa durante la ocupación, antes de volver a volarla en 1943, cuando utilizaron el Dnipro para reforzar una línea defensiva contra una masiva contraofensiva soviética.

PUBLICIDAD

Aunque no está claro el papel militar que desempeñará esta vez la destrucción de la presa de Kakhovka, su impacto económico es más fácil de predecir. El embalse alimentaba múltiples fábricas, la central nuclear de Enerhodar y el mayor sistema de riego agrícola de Europa, así como el canal que suministra agua a Crimea, la península que Putin anexionó a Ucrania en 2014.

Según el Ministerio de Agricultura ucraniano, sólo la pérdida de la red de riego privaría de agua a 584.000 hectáreas de tierra cultivable, una superficie que en 2021 produjo 4 millones de toneladas de cereales y oleaginosas por valor de US$1.500 millones.

A pesar del impacto en la agricultura y la producción de acero, Dragon Capital, el mayor gestor de inversiones de Ucrania, no cree que el impacto económico inmediato de las inundaciones sea lo suficientemente grande como para cambiar sus previsiones de crecimiento, según Olena Bilan, economista jefe de la empresa.

Esto se debe a que la economía va actualmente mejor de lo esperado, dijo Bilan, aunque a largo plazo la destrucción de la presa supondrá “costes adicionales de reconstrucción y recuperación de los daños”.

PUBLICIDAD

“No ha habido ninguna inundación como ésta en Ucrania, con toda seguridad”, dijo Perevozchykov, el hidrólogo. “Y probablemente tampoco en toda Europa”.

Lea más en Bloomberg.com