La marca de moda Christopher Kane, en peligro de quiebra

La firma fundada en el 2006 por el diseñador graduado de la facultad de arte y diseño Central St Martins, de Londres, fue considerada como símbolo de la originalidad inglesa

Bloomberg Línea
Por Conrad Quilty Harper
21 de junio, 2023 | 11:54 AM

Bloomberg — La firma de ropa inglesa Christopher Kane, cuyas prendas han sido vestidas por personalidades como Michelle Obama y la Princesa de Gales, está buscando refinanciación o un posible comprador en su esfuerzo por subsistir.

La empresa, considerada en su día un símbolo de la originalidad inglesa, ha reconocido que puede verse abocada a un procedimiento de quiebra si no resuelve el problema. La firma ha notificado su intención de nombrar como administradores a FTS Recovery.

“Se ha llegado a esta delicada determinación con el fin de dar a la compañía el suficiente tiempo para llevar a cabo un programa de rescate”, señala el escrito de Christopher Kane Ltd. este miércoles.

La semana pasada, otra firma inglesa de lujo, Hunter Boots, que vende botas impermeables al precio de US$175, se derrumbó debido a los impactos del Brexit, la inflación y un clima más caluroso.

PUBLICIDAD

Christopher Kane vende algunos de sus vestidos por £1,995 (US$2,535), y la editora de Vogue de EE.UU. Anna Wintour se sentó en la primera fila del desfile de la compañía en la Semana de la Moda de Londres en febrero junto a celebridades como la presentadora de televisión Alexa Chung y la modelo Poppy Delevingne.

VER +
Estado de la moda 2023: un estudio ve un escenario ‘poco prometedor’ para LatAm

La firma fue fundada por el diseñador de moda escocés Christopher Kane, graduado de la facultad de arte y diseño Central St Martins de Londres, con su hermana Tammy en 2006. Kane consiguió un puesto de consultor asesorando a Donatella Versace el mismo año.

En 2013, el propietario de Gucci, Kering SA, compró una participación del 51% en el negocio y la empresa abrió una tienda en Mount Street, en el distrito londinense de Mayfair. Cinco años después, Kering se lo vendió al diseñador y a su hermana. La empresa tuvo problemas cuando llegó la pandemia, ya que los minoristas cancelaron pedidos y la demanda de los consumidores se debilitó.

PUBLICIDAD

Se vio obligado a cerrar su tienda de Londres en 2020 y ha reducido el número de empleados a 31, según sus últimas cuentas.

En 2019, la compañía lanzó una marca derivada, “More Joy by Christopher Kane”, e ingresó a los sitios de comercio electrónico, vendiendo camisetas, paraguas, tapetes y juguetes sexuales de marca en su sitio web.

Lea más en Bloomberg.com