El logo de Twitter
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Ha sido un fin de semana difícil para quienes aún creen que Elon Musk tiene lo que hace falta para convertir Twitter en una historia de éxito. La vergüenza de tener que limitar el número de mensajes que los usuarios pueden ver cada día -una medida que Musk dijo que era necesaria para reducir la presión sobre los servidores de Twitter- fue la señal más segura de que la reducción de costos de Musk ha tenido consecuencias reales, y una no menor de ellas es abrir la puerta a la competencia.

Musk ha tenido suerte de que no haya surgido ninguna alternativa realmente viable desde que adquirió Twitter el pasado otoño boreal. Eso podría cambiar bruscamente cuando Meta Platforms Inc. lance su aplicación imitadora, Threads, que podría lanzarse el jueves.

Musk dijo que las medidas drásticas del fin de semana eran necesarias debido a los “niveles extremos” de scraping de datos por parte de “varios cientos de organizaciones.” Puede que así sea; Reddit se ha quejado de problemas similares. La explosión de la inteligencia artificial está convirtiendo el acaparamiento de datos en un problema cada vez mayor para las plataformas.

Es de suponer que al usuario medio no le importa lo que ocurría entre bastidores. Todo lo que importaba era que durante largos periodos de tiempo durante el fin de semana, los usuarios no podían desplazarse a través de los tweets de la forma en que estaban acostumbrados. Musk respondió publicando bromas, sin tranquilizar a sus usuarios ni sugerir lo “temporales” que podían ser los límites al desplazamiento. La nueva CEO de Twitter, Linda Yaccarino, no dijo nada en absoluto.

PUBLICIDAD

Como en otras ocasiones en las que Twitter ha flaqueado, algunos usuarios empezaron a explorar una de las varias nuevas alternativas a Twitter.

Una de ellas, Mastodon, ha experimentado un gran aumento de usuarios este fin de semana, pero no puede librarse de su reputación de ser excesivamente compleja para los usuarios no expertos en tecnología. BlueSky, respaldada por el cofundador de Twitter Jack Dorsey, tuvo que suspender temporalmente las nuevas inscripciones para evitar verse desbordada. T2, creada por un equipo de antiguos ingenieros de Twitter, aún está en fase beta limitada y no tiene aplicación móvil. Spill, otra iniciativa liderada por antiguos empleados de Twitter, pretende dar la bienvenida a una nueva aplicación a la comunidad “Black Twitter”, muy comprometida, pero sigue siendo sólo por invitación y ha sufrido sus propios problemas de servidor este fin de semana.

La llegada de Threads, de Meta, podría dar un vuelco inmediato a este panorama competitivo. Sus ingenieros saben cómo dar soporte a miles de millones de usuarios en todo el mundo, y avisarles del lanzamiento de una plataforma requeriría poco más que una alerta de una o varias de las plataformas sociales de la familia Meta: Facebook, Instagram y WhatsApp.

PUBLICIDAD

Meta ve la oportunidad de crear lo que un ejecutivo ha descrito como un clon de Twitter más “sensato”, en el que, por ejemplo, el propietario no amplifica opiniones de extrema derecha ni desacredita fuentes de información fiables. Me parece bien, pero puede que a algunos usuarios de Twitter no les guste la idea de dar a Meta más influencia de la que ya tiene. También es posible que no quieran retomar su actividad en otra plataforma gigantesca cuando están surgiendo tantas microplataformas que ofrecen un lugar de encuentro a grupos más pequeños de personas con ideas afines.

Para competir con Twitter y otros rivales más pequeños, Meta también tendrá que superar algunos de sus hábitos más arraigados, como la introducción de contenidos de influencers de mala calidad en nuestros feeds para aumentar la participación. Cortejar a los grandes influencers puede resultar atractivo para los anunciantes, pero muchos usuarios de Twitter se resistirán a la idea de pasarse a una plataforma diseñada para la economía de los creadores.

Pero lo que está claro es que, a medida que los competidores se hacen más fuertes, la dejadez de Musk a la hora de dirigir Twitter se vuelve aún más arriesgada.

Los usuarios de Twitter pueden parecer leales hoy en día, pero muchos permanecen en la plataforma por una sola razón: La gente que hay que conocer también sigue ahí. Puede que las aplicaciones más pequeñas no estén preparadas para el prime time, pero no tardarán mucho en empezar a mermar la popularidad de Twitter a medida que las distintas comunidades graviten hacia nuevos hogares. Threads, por su parte, tiene la capacidad de acoger en masa a los refugiados hartos de Twitter. Una vez que comience ese impulso, será difícil para Musk detenerlo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg lp y sus propietarios.