Guindos, del BCE, dice que inflación subyacente podría estar llegando a su pico

Aunque un descenso del aumento de los precios subyacentes podría dar lugar a una pausa en las subidas de tasas, Guindos no especificó si tal medida es inminente

La sede del BCE
Por Alexander Weber - Sonja Wind
07 de julio, 2023 | 10:47 AM

Bloomberg — El Vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, subrayó la importancia de la dependencia de los datos a la hora de determinar la senda de las tasas de interés, expresando cierto optimismo ante la posibilidad de que la inflación subyacente esté tocando techo. En un discurso pronunciado el viernes en Londres, Guindos reconoció que, aunque las presiones subyacentes sobre los precios siguen siendo fuertes, hay indicios de suavización en varios indicadores.

Los miembros del Consejo de Gobierno, incluido Guindos, se han centrado en las medidas de inflación que excluyen elementos volátiles como la energía y los alimentos para configurar su perspectiva sobre el nivel adecuado de rigor de la política monetaria. Aunque un descenso del aumento de los precios subyacentes podría dar lugar a una pausa en las subidas de tasas, Guindos no especificó si tal medida es inminente. “Dependeremos de los datos”, dijo.

La inflación subyacente sube en la UEdfd

“Hemos indicado que volveremos a subir las tasas en julio, 25 puntos básicos”, dijo. “Lo que ocurra en septiembre es una cuestión abierta”.

Yannis Stournaras, gobernador del Banco de Grecia y uno de los responsables de formular políticas más moderados del BCE, se hizo eco de esta opinión el viernes. La subida de julio está “más o menos garantizada”, pero se muestra “agnóstico” sobre la siguiente reunión.

PUBLICIDAD

“Me sorprendería que hubiera más subidas después de septiembre”, añadió, señalando que los datos de inflación “no dan una imagen pesimista”.

Aun así, el crecimiento subyacente de los precios, impulsado por los servicios, parece seguir fuerte en la zona euro, al igual que en muchas economías avanzadas. En junio se aceleró hasta el 5,4%, impulsado por Alemania. La inflación general se mantiene ligeramente por encima, en el 5,5%.

Según Guindos, los indicadores de precios subyacentes empiezan a converger, lo que permite albergar esperanzas sobre su posible dirección.

PUBLICIDAD

“La gama de medidas de la inflación subyacente ha empezado a reducirse recientemente”, dijo. “Esto sugiere que el nivel inusualmente alto de incertidumbre en torno a la trayectoria descendente de la inflación a medio plazo ha empezado a remitir un poco”.

Las recientes encuestas de consumo habrán animado a los responsables de formular políticas a pensar que no se ha afianzado la idea de un crecimiento más rápido de los precios de consumo.

VER +
BCE no podrá declarar pronto un techo para las tasas de interés, sostiene Lagarde

El indicador del BCE sobre las expectativas de inflación de los hogares siguió disminuyendo en mayo, tras la fuerte caída del mes anterior. Una encuesta separada de la Comisión Europea mostró la lectura más baja desde 2016.

Mientras tanto, el impacto del endurecimiento previo está empezando a sentirse, dijo Guindos, observando que “ahora estamos empezando a ver el impacto en partes de la economía real.”

Sin embargo, los responsables de formular política sse están cuidando de señalar una mayor vigilancia. El propio Guindos insistió en que “hay que vigilar de cerca la inflación de los servicios y, en particular, los costes laborales”.

A primera hora del viernes, unas declaraciones a un medio francés de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, reiteraban que ella y sus colegas aún tienen “trabajo por hacer” y están vigilando de cerca el comportamiento de las empresas.

Los funcionarios quieren saber si las empresas aceptarán un recorte de beneficios para compensar a los trabajadores, “o si vamos a ver un doble aumento: de los márgenes y de los salarios”, dijo. “Un aumento simultáneo de ambos alimentaría los riesgos de inflación, y no nos quedaríamos de brazos cruzados ante tales riesgos”.

PUBLICIDAD

Guindos aún quiso subrayar que los funcionarios no tienen una opinión preestablecida sobre qué hacer con la política monetaria.

“No sé qué va a pasar con la evolución futura de las tasas de interés”, dijo. “Le puedo asegurar que nadie lo sabe”.

--Con la colaboración de Sotiris Nikas, Paul Tugwell y James Regan.

Lea más en Bloomberg.com