Enfrentamiento de Jack Ma contra gobierno de China le cuesta US$850.000 millones

Los problemas para el empresario empezaron en octubre del 2020, cuando Ma calificó las medidas del gobierno chino como regulaciones anacrónicas que ahogarían la innovación en el país

Jack Ma, cofundador de Ant Group y Alibaba.
Por Lulu Yilun - Jane Zhang
09 de julio, 2023 | 12:54 PM

Bloomberg — A medida que el enfrentamiento de Jack Ma con el Gobierno chino se acerca a su fin después de casi tres años, queda claro lo costoso que ha resultado el conflicto para sus empresas, Ant Group Co. y Alibaba Group Holding Ltd. (Alibaba).

Las autoridades chinas dijeron el viernes que darían por concluida una investigación sobre Ant y que la empresa de tecnología financiera pagaría una multa de casi US$1.000 millones. La investigación comenzó después de que Ma criticara la regulación del sector financiero por parte de Pekín en 2020, lo que obligó a Ant a suspender la que habría sido la mayor oferta pública inicial de la historia.

VER +
Yellen afirma que aún es pronto para descartar el riesgo de recesión en EE.UU.

Los costes van mucho más allá de la última multa. Las medidas enérgicas se han sumado a una erosión de la confianza en el sector privado en China, en un momento en que el país se enfrenta a una creciente debilidad en todos los ámbitos, desde el gasto de los consumidores hasta el mercado inmobiliario, las exportaciones y la inversión en infraestructuras. Ant ha tenido que revisar su modelo de negocio, retirándose de sectores sensibles y suavizando la competencia con los bancos respaldados por el Estado. Su valoración, prevista en unos 315.000 millones de dólares tras la OPV, ha caído a unos 78.500 millones.

El sábado, Ant propuso recomprar hasta el 7,6% de las acciones en un esfuerzo por ofrecer una oportunidad de reducir las participaciones a los inversores atrapados por una represión regulatoria de años en la potencia de la tecnología financiera. Alibaba está sopesando la posibilidad de ofrecer algunas de sus acciones de Ant a la recompra, dijo la compañía el domingo en una presentación en bolsa.

PUBLICIDAD

A Alibaba no le ha ido mejor. La administración de Xi Jinping puso en su punto de mira a la pionera del comercio electrónico en una ofensiva contra las principales plataformas de Internet, y Alibaba dijo a principios de este año que se dividiría en seis grandes empresas. El valor de mercado de Alibaba es de 234.000 millones de dólares, incluso después de un repunte del 8% en las acciones el viernes con el fin de la investigación de Ant. Eso supone unos 620.000 millones de dólares menos que su máximo en 2020.

Las empresas han hecho su mea culpa y los castigos han terminado, al menos para esta serie de problemas”, dijo Kendra Schaefer, socia de la consultora Trivium China, con sede en Pekín.

Jack Ma, presidente de Alibaba Group Holding Ltd., habla durante una entrevista de Bloomberg Television al margen de la Conferencia de Filantropía Xin en Hangzhou, China, el miércoles 5 de septiembre de 2018. dfd

El imperio de Ma, con sede en Hangzhou, estuvo en el centro de una ofensiva del Partido Comunista que afectó a amplias franjas del sector privado, desde el sector inmobiliario y la educación en línea hasta los juegos y el transporte por carretera. Xi recalibró la economía del país para hacer hincapié en la “prosperidad común” y el apoyo a la clase media. Las reformas eliminaron más de un billón de dólares de las acciones chinas, y los inversores institucionales y de capital riesgo pagaron un precio por los valores del partido.

PUBLICIDAD

Aunque las últimas medidas de China pueden indicar una relajación de la represión, las prioridades políticas de garantizar la estabilidad social y la seguridad nacional siguen siendo las mismas.

“Hay que cuidar de los empleados y de la sociedad, y luego se puede cuidar de los inversores”, dijo Schaefer. “Ese es realmente el mensaje ahora”.

El valor perdido por las propiedades de Ma de más de 850.000 millones de dólares es una señal de lo difícil que será recuperar la confianza de los inversores internacionales. No solo los beneficios empresariales se han visto presionados por la ralentización del crecimiento económico, sino que las prioridades nacionales han cambiado de forma fundamental.

Los problemas económicos de China se multiplican ahora, presionando a Xi para que recupere el apoyo del sector privado. En un escenario a la baja -con un desplome inmobiliario más agudo, un ritmo lento de reformas y un desacoplamiento más drástico entre EE.UU. y China- Bloomberg Economics considera que el crecimiento económico de China se desacelerará hasta el 3% en 2030.

Rompiendo Alibaba | La gran reestructuración anunciada en marzo de 2023 que promete generar varias ofertas públicas iniciales.dfd

Junto con Ant, el Banco Popular de China impuso multas a otros bancos y a Tencent Holdings Ltd. (Tencent). Ant y Tencent emitieron sus propias declaraciones tras las multas, sugiriendo que han completado en gran medida las reformas necesarias en virtud de la normativa del país.

“Está claro que las autoridades han tenido dificultades para determinar exactamente cómo quieren que sea el espacio de la tecnología financiera y el papel de las grandes empresas tecnológicas en él”, dijo Martin Chorzempa, miembro del Instituto Peterson de Economía Internacional. “Por eso han tardado tanto en determinar que se acercan a la meta del plan de rectificación con la empresa de tecnología financiera más importante de China”.

La caída en desgracia de Jack Ma comenzó en octubre de 2020, cuando el extrovertido empresario subió a un escenario en Shanghái en la Cumbre del Bund para dirigirse a inversores y funcionarios del Gobierno. Con Ant a punto de salir a bolsa en una oferta pública de venta (OPV) taquillera, Ma criticó durante 20 minutos lo que calificó de regulaciones anacrónicas que ahogarían la innovación en el país.

PUBLICIDAD

Pocos días después, los funcionarios convocaron a Ma a la Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China y le explicaron que habían detectado una serie de deficiencias en las actividades de Ant, que van desde los préstamos al consumo y la gestión de patrimonios hasta los pagos en línea. La OPV, que podría haber recaudado 35.000 millones de dólares, tendría que cancelarse.

Desde entonces, el gigante de la tecnología financiera se ha enfrentado a nuevos obstáculos regulatorios y se ha visto obligado a comportarse más como un banco tradicional.

La rentabilidad de Ant se desplomó cuando la empresa reestructuró su negocio para satisfacer las exigencias de los organismos de control de China y cambió su enfoque de expansión a cumplimiento normativo. Sus ingresos netos pasaron de un crecimiento de dos dígitos a principios de 2021 a cuatro trimestres consecutivos de descenso interanual en 2022. A principios de 2023, Ma dijo que abandonaría el control de Ant, aunque conservará alrededor del 6,2% de los derechos de voto, según cálculos de Bloomberg.

Las ganancias de Ant se desploman | El escrutinio de Beijing y los vientos en contra económicos golpean el resultado final de Ant.dfd

Ant se ha topado con un sinfín de contratiempos en plena ofensiva tecnológica de dos años. En abril de 2021, las autoridades chinas exigieron a Ant que se convirtiera en un holding financiero, pero hasta la fecha la empresa no ha podido obtener una licencia.

PUBLICIDAD

Ant también se vio obligada a abrir su aplicación de pagos a la competencia y sus prácticas de préstamo se han visto significativamente limitadas. A la empresa se le prohibió realizar maniobras que orientaran a los usuarios hacia préstamos y otros servicios más lucrativos, y su capacidad para conceder préstamos se vio limitada con nuevas normas. Los préstamos al consumo concedidos conjuntamente con los bancos, que antes eran uno de sus principales motores de crecimiento, se separaron de sus marcas Jiebei y Huabei.

Ant posee una participación del 50% en el negocio de préstamos al consumo, creado en 2021 como parte de su renovación, que tiene capacidad para emitir entre 400.000 y 500.000 millones de yuanes en préstamos, según cálculos de Bloomberg. Los activos gestionados por el fondo del mercado monetario de Ant, Yu’ebao, que en su día fue el mayor del mundo, cayeron un 36%, hasta 759.000 millones de yuanes (US$111.000 millones) en septiembre, en comparación con hace dos años.

PUBLICIDAD

En cierta medida, las cifras de Ant reflejaban el estancamiento del crecimiento del sector de Internet en China, golpeado por las prolongadas y estrictas restricciones de Covid y el endurecimiento del escrutinio. En medio de las crecientes incertidumbres económicas y regulatorias, Alibaba también ha menguado y se ha convertido en una sombra de lo que fue.

La que fuera la empresa más valiosa de Asia, Alibaba, se vio afectada por una investigación antimonopolio y una multa récord de 2.800 millones de dólares en 2021. Además, se ve perjudicada por una competencia cada vez más feroz con rivales como JD.com Inc. y PDD Holdings Inc. y la pérdida de cuota de mercado en la nube a favor de rivales respaldados por el Estado.

Después de que Alibaba registrara su tercer trimestre consecutivo de crecimiento de ingresos de un solo dígito, la mayor empresa de comercio electrónico de China desplegó en junio una histórica remodelación de la dirección. Los antiguos lugartenientes de Ma, Joe Tsai y Eddie Wu, volvieron a dirigir el imperio pocos meses después de que la empresa anunciara un plan para dividirse en seis grandes unidades. La pareja tiene la esperanza de dar la vuelta a una empresa que ha luchado por recuperar su equilibrio desde la represión de Pekín.

PUBLICIDAD

Sin embargo, los inversores se mostraron ambivalentes ante la reorganización. Las acciones de Alibaba cayeron un 1,5% el día en que se dieron a conocer los nuevos nombramientos, y bajaron durante las tres jornadas bursátiles siguientes. Una división de Alibaba podría agravar los problemas de Ant.

“El plan de escisión de Alibaba puede hacer a Ant más mal que bien”, dijo Francis Chan, analista senior de Bloomberg Intelligence. “Su negocio de crédito ‘joya de la corona’ se enfrenta a limitaciones de precios y de capital para crecer. Las empresas de investigación crediticia se interpondrán entre Ant y sus socios de financiación. Los cortafuegos de sus ecosistemas limitan el potencial de venta cruzada. Las comisiones de pago también se están reduciendo, mientras que Yu’ebao ha perdido su atractivo para los inversores minoristas”.

Ma, que sigue siendo el líder espiritual de Alibaba, se presentó en Hangzhou el mes pasado antes de la reorganización de la dirección. Ma regresó a su país a principios de marzo, tras un prolongado periodo de viajes al extranjero, después de que el gobierno intentara persuadirle para que volviera, como forma de mostrar el apoyo de las autoridades a los empresarios privados.

Las autoridades chinas han tratado de tranquilizar tanto a las empresas extranjeras como a las chinas en el sentido de que el país vuelve a estar abierto a los negocios, desafiado por una recuperación económica poscovídica llena de baches y las continuas tensiones con Estados Unidos por la supremacía tecnológica.

PUBLICIDAD

La campaña no ha sido especialmente eficaz. La inversión agregada de capital riesgo en China ha caído hasta los US$3.600 millones en los cuatro primeros meses de 2023, un 50% menos que el año anterior, según el proveedor de datos Preqin.

“La fuerte multa a Ant y Tencent, por un lado, demuestra el compromiso de Pekín de reforzar la supervisión financiera, pero por otro, también señala el fin de la rectificación sistemática del país de las llamadas empresas de plataformas de Internet”, dijo Shen Meng, director del banco boutique de inversión Chanson & Co, con sede en Pekín. “El propósito es estimular la confianza de las empresas privadas, pero está por ver si puede dar ese resultado. Podría haber una brecha entre las expectativas de Pekín y la realidad”.

(Actualizaciones con la declaración de Alibaba en el cuarto párrafo).

--Con la colaboración de Tom Hancock y Coco Liu.

Lea más en Bloomberg.com