Mayores proyectos eólicos están en crisis cuando el mundo más los necesita

La falta de financiamiento para proyectos que suministren energía limpia supone un problema en momentos en que el cambio climático pone a prueba las redes eléctricas de todo el mundo

Parque eólico en España
Por William Mathis
22 de julio, 2023 | 12:02 PM

Bloomberg — Los proyectos eólicos marinos se enfrentan a una crisis económica que ha borrado esta semana miles de millones de dólares de gasto previsto, justo cuando el mundo necesita más que nunca energía limpia.

Una unidad de la española Iberdrola SA acordó cancelar un contrato para vender energía de un parque eólico proyectado frente a la costa de Massachusetts. El promotor danés Orsted A/S perdió una oferta para suministrar energía eólica marina a Rhode Island, cuya principal empresa de servicios públicos dijo que el aumento de los costes hacía que la propuesta fuera demasiado cara. La empresa estatal sueca Vattenfall AB desechó los planes de un parque eólico frente a las costas de Gran Bretaña, alegando la inflación.

En busca de energía limpia

El aumento de los costes está desbaratando los proyectos de energía eólica marina, a pesar de que la demanda de energías renovables se dispara. El calor extremo provocado por el cambio climático está poniendo a prueba las redes eléctricas de todo el mundo, lo que subraya la necesidad de más generación de energía y añade urgencia a las peticiones de una transición más rápida para abandonar los combustibles fósiles. En Europa, la tendencia a reducir la dependencia del petróleo y el gas rusos también ha dado impulso a los proyectos de energías limpias.

La energía procedente de estos proyectos se necesita desesperadamente”, declaró Helene Bistrom, directora del negocio eólico de Vattenfall, en una conferencia sobre resultados celebrada esta semana. “Con las nuevas condiciones del mercado, no tiene sentido continuar”.

PUBLICIDAD

Juntos, los tres proyectos afectados habrían proporcionado 3,5 gigavatios de potencia, más del 11% del total de la flota eólica marina desplegada actualmente en aguas de Estados Unidos y Europa. Y las cifras podrían aumentar pronto. Al menos 9,7 gigavatios de proyectos estadounidenses están en peligro porque sus promotores quieren renegociar o rescindir los contratos de venta de energía a precios que, según ellos, son ahora demasiado bajos para que las inversiones merezcan la pena, según BloombergNEF.

Los proyectos desechados son los últimos síntomas de tensión en los parques eólicos marinos, que utilizan turbinas más grandes que un rascacielos para aprovechar la energía del aire marino, donde los vientos son más potentes y constantes. El aumento de los costes de los materiales, sobre todo del acero, ha obligado a los fabricantes de turbinas a subir los precios. Los costes de otros servicios clave, como los buques especializados para instalar las turbinas, también se han disparado. Y la subida de los tipos de interés encarece el endeudamiento.

Esto no significa que la inversión se haya detenido por completo. Algunos proyectos en Estados Unidos y el Reino Unido siguen adelante a pesar del aumento de los costes. Y a principios de este mes, las grandes petroleras BP Plc y TotalEnergies SE pujaron por 12.600 millones de euros (14 millones de dólares) para desarrollar parques eólicos marinos en el Mar del Norte alemán. Pero los proyectos cancelados y retrasados demuestran que si los gobiernos apuestan por la eólica marina, tendrán que pagar más para conseguirla.

PUBLICIDAD

Los costes de capital y los precios de turbinas, cables y otros equipos “han subido mucho”, dijo Mads Nipper, director ejecutivo de Orsted, en un post en LinkedIn. “Esto significa que, lamentablemente, el precio de la energía renovable debe subir temporalmente tras años de fuerte descenso”.

Aunque algunos de los proyectos podrían seguir adelante en el futuro, tendrían que ser capaces de garantizar precios más altos de la electricidad para que las inversiones fueran viables. Cualquier retraso supondría una mayor dependencia de los generadores de combustibles fósiles que contribuyen al cambio climático, lo que alejaría aún más los objetivos de reducción de emisiones.

La energía eólica marina es fundamental para los objetivos de descarbonización. El enorme tamaño de las turbinas en el mar las convierte en una de las formas más eficientes de generar electricidad renovable. En Estados Unidos, cada megavatio de capacidad instalada de los parques eólicos marinos podría producir hasta el triple de lo que generaría un parque solar, según datos de BloombergNEF. En el nublado Reino Unido, los parques eólicos producen cinco veces más electricidad que un parque solar de tamaño similar.

Esto ha llevado a gobiernos de todo el mundo a fijar objetivos ambiciosos para aumentar su implantación. El presidente Joe Biden se ha propuesto instalar 30 gigavatios de parques eólicos marinos en Estados Unidos para finales de la década, frente a los prácticamente inexistentes en la actualidad. En Europa, países como el Reino Unido, Alemania y los Países Bajos se comprometieron a principios de este año a alcanzar un total de 120 gigavatios de energía eólica para 2030, más del cuádruple de la capacidad actual.

Pero, dado que los gobiernos siguen empeñados en que sus objetivos ecológicos supongan una reducción de costes para los consumidores, no está claro cómo podrán lograr ese tipo de expansión.

“El anuncio de Vattenfall de detener el desarrollo del parque eólico de Norfolk Boreas señala el comienzo de lo que podría convertirse en una auténtica crisis”, afirmó Megan Smith, directora asociada de energía eólica marina de Carbon Trust. “Los responsables políticos deben tomar nota y actuar con rapidez para garantizar que otros promotores y parques eólicos no sigan el mismo camino”.

Lea más en Bloomberg.com