En busca de casas baratas, estadounidenses se acercan a zonas de peligro climático

La emigración a lugares con alto riesgo de calor, inundaciones e incendios aumentó en los dos últimos años, según un nuevo análisis de Redfin

Casas y vehículos sumergidos en el agua en un barrio inundado tras el paso del huracán Ian en Orlando, Florida, EE.UU., el viernes 30 de septiembre de 2022.
Por Leslie Kaufman
24 de julio, 2023 | 04:26 PM

Bloomberg — Un cuestionario de verano: Digamos que lees sobre una zona que experimenta un calor abrasador durante semanas y semanas. Un calor tan sofocante que durante el día no puedes salir a la calle y por la noche sigue superando los 32º C. ¿Lo tacharías de tu lista de lugares para la casa de tus sueños?

Ahora supón que un barrio sufre regularmente fuertes inundaciones y que recientemente ha sido diezmado en algunos lugares por un huracán. ¿Quieres mudarte ahí, o tal vez buscar algún lugar en un terreno más alto y seco?

Pues bien, muchos estadounidenses están optando por mudarse a códigos postales con un alto riesgo de sufrir incendios forestales, calor, sequías e inundaciones, según un nuevo estudio sobre la migración nacional realizado por Redfin, una empresa de intermediación inmobiliaria online, puesto a disposición exclusiva de Bloomberg Green.

De hecho, los condados más propensos a las inundaciones del país experimentaron una afluencia neta de unas 400.000 personas en 2021 y 2022. Eso representa un aumento del 103% respecto al periodo de dos años anterior. Los condados estadounidenses con mayor riesgo de incendios forestales vieron entrar a 446.000 personas más que salir de ellos en los dos últimos años (un aumento del 51% respecto a 2019 y 2020). Y los condados con mayor riesgo de calor registraron una afluencia neta de 629.000 personas, un 17% más.

PUBLICIDAD
La afluencia neta a condados de EE.UU. con alto riesgo de calor, incendios o inundaciones aumentó en los dos últimos añosdfd

Por ejemplo, el condado de Lee, Florida, que incluye Fort Myers y Cape Coral y fue azotado por el huracán Ian el pasado septiembre. En los dos últimos años, ha registrado una afluencia neta de 60.000 personas, lo que supone un aumento de cerca del 65% respecto a los dos años anteriores.

VER +
Por qué el cambio climático es la mayor amenaza para el progreso humano

El sitio de intermediación inmobiliaria se basó en la First Street Foundation, una organización sin ánimo de lucro que difunde información sobre el riesgo climático, para señalar los códigos postales con mayor riesgo de inundaciones, incendios forestales, calor y sequía, y analizó datos recientes del Censo para hallar pautas de migración de la población.

No es que a la gente no le importen los peligros climáticos, dice el economista jefe adjunto de Redfin, Daryl Fairweather. Es que la preocupación por la asequibilidad es primordial y domina todo lo demás. Y durante la pandemia del Covid-19, la combinación de trabajo a distancia, bajas tasas hipotecarias y elevados precios de la vivienda en varias de las principales áreas metropolitanas impulsó a muchos estadounidenses a trasladarse al Cinturón del Sol.

PUBLICIDAD

“La gente busca lugares con clima cálido e impuestos bajos”, dijo Fairweather en una entrevista. “Esas preocupaciones a corto plazo tienden a triunfar sobre cualquiera de estos riesgos climáticos”.

Un análisis anterior de Redfin descubrió que los compradores tendrán en cuenta el riesgo climático a la hora de comprar una vivienda si es fácil acceder a esta información, pero “eso es al margen, después de que ya se hayan decidido por una ciudad o un barrio”, dijo Fairweather.

Destinos populares como Florida, Arizona, Utah y el Inland Empire de California pueden tener costos de suelo más baratos para los constructores y, en algunos casos, códigos de construcción más indulgentes, lo que se traduce en precios más bajos para las viviendas nuevas, pero a menudo los riesgos climáticos son mayores que para las viviendas más antiguas. Redfin descubrió en un análisis separado que el 55% de las viviendas construidas en lo que va de década se enfrentan al riesgo de incendios forestales y el 45% al riesgo de sequía. En comparación, sólo el 14% de las viviendas construidas entre 1900 y 1959 corren riesgo de incendio y el 37% de sequía.

Aunque la macrotendencia es la migración a zonas de riesgo, hay dos excepciones dignas de mención. Luisiana, propensa a los huracanes, y Paradise, California, escenario del devastador incendio de Camp Fire en 2018, registraron una salida neta de residentes, lo que demuestra que quizá haya una línea que marca el límite.

Tanto si los compradores de viviendas piensan a largo plazo como si no, el largo plazo se acerca para ellos y para el valor de sus propiedades. Como señala el informe, “los propietarios de viviendas en zonas propensas a catástrofes pueden ver cómo el valor de sus propiedades empieza a crecer a un ritmo más lento de lo esperado, a medida que se intensifican las catástrofes naturales y los seguros se vuelven más caros y difíciles de conseguir”. Las tasas de revalorización serán un 5,4% más lentas que la media en 2040 en los condados con alto riesgo de inundación, un 4,8% más lentas en los condados con alto riesgo de calor y un 3,6% más lentas en los condados vulnerables a los incendios, según las previsiones de la empresa de análisis Climate Alpha.

Lea más en Bloomberg.com