Israel entra en una “dimensión desconocida” legal y los inversores están ansiosos

La coalición del Primer Ministro Benjamín Netanyahu consiguió prohibir a los jueces anular las decisiones ministeriales que consideren “irrazonables”, lo que intensificó las protestas ya generalizadas

Foto: Kobi Wolf/Bloomberg
Por Ethan Bronner - Galit Altstein
25 de julio, 2023 | 07:23 AM

Bloomberg — En medio de la aprobación de un proyecto de ley en Israel que debilita la autoridad de los jueces, inversores y abogados se enfrentan a la incertidumbre que rodea a la economía del país, valorada en US$520.000 millones. La coalición de derechas del Primer Ministro Benjamín Netanyahu consiguió prohibir a los jueces anular las decisiones ministeriales que consideren “irrazonables”, lo que intensificó las protestas ya generalizadas.

VER +
Legisladores israelíes aprueban una polémica ley que limita el poder de los jueces

Tras la fácil aprobación del proyecto de ley en la Knesset y el boicot de los legisladores de la oposición a la votación, el shekel se depreció, mostrando el peor comportamiento entre las principales divisas seguidas por Bloomberg.

El mercado bursátil israelí también sufrió repercusiones, cayendo un 2,2% el lunes y bajando aún más el martes. Aunque las acciones israelíes siguen habiendo subido un 3,4% este año, su crecimiento va a la zaga de la renta variable estadounidense y del índice MSCI World. Los inversores y los profesionales del Derecho se plantean ahora sus próximos movimientos a la luz de estos acontecimientos.

“Estamos entrando en una dimensión desconocida”, afirmó Elah Alkalay, responsable de responsabilidad corporativa de IBI Investment House de Tel Aviv, una de las 150 grandes empresas que se declararon en huelga el lunes para expresar su oposición al proyecto de ley.

PUBLICIDAD

“Las reglas del juego deben ser fijas y claras. Ahora estarán a merced de los políticos”, afirmó Alkalay.

El gobierno afirma que la ley de razonabilidad es sólo el primer paso. Quiere aumentar la capacidad de los políticos para seleccionar a los jueces y dificultar que el Tribunal Supremo anule la legislación.

La nueva ley que anula la razonabilidad ya ha sido enviada al Tribunal Supremo para su apelación. Pasará algún tiempo antes de que los jueces anuncien si la aceptan. Muchos académicos, entre ellos Yuval Shany, profesor de Derecho de la Universidad Hebrea de Jerusalén, dan por hecho que lo harán.

PUBLICIDAD

Shany espera, sin embargo, que los jueces opinen sobre cómo debe funcionar la ley, quizá sugiriendo límites. Según los expertos, es probable que mientras tanto no emitan una orden judicial, lo que significa que la ley entrará en vigor inmediatamente.

Benjamin Netanyahu, el primer ministro de Israel

“Esto podría llevar meses y el gobierno tendrá libertad para actuar sin la supervisión que la sensatez ha permitido hasta ahora”, dijo Yohanan Plesner, presidente del Instituto Israelí para la Democracia, organización sin ánimo de lucro que se ha opuesto a la ley.

El gobierno y sus partidarios afirman que los tribunales han adquirido demasiado poder y están controlados por la izquierda; los opositores temen por la economía y el estatus de Israel como imán para las inversiones tecnológicas. La Casa Blanca también se mostró crítica.

Aumentan las protestas

El martes por la mañana hubo pocas protestas. Sin embargo, algunos médicos se declararon en huelga y hay pocos indicios de que las manifestaciones -que han sacudido el país desde que Netanyahu desveló sus planes para revisar el poder judicial a principios de año- vayan a remitir pronto.

Entre las clases profesionales existe la preocupación de que Netanyahu esté intentando apaciguar a los partidos de extrema derecha que incorporó a su coalición cuando tomó el poder a finales de 2022. Algunos manifestantes también dicen que los cambios en la ley le ayudarán a luchar contra las acusaciones de soborno y fraude, aunque él lo niega, al igual que las propias acusaciones.

Miles de reservistas militares han amenazado con dejar de alistarse como voluntarios, y algunos afirman que ahora cuestionan los valores del país. Esto ha alarmado a la cúpula militar, en un momento en que aumentan las tensiones con el archienemigo de Israel, Irán, y sus aliados.

Netanyahu intentó apaciguar a sus oponentes a última hora del lunes, diciendo que estaba dispuesto a “discutirlo todo” y esperar hasta noviembre antes de intentar aprobar más leyes.

PUBLICIDAD

“Cualquiera que crea en un mercado libre debería estar ansioso ahora por la economía de Israel”, dijo Ranen Cohen-Orgad, codirector ejecutivo de Leader Capital Markets, que se unió a la huelga.

Yaniv Pagot, que dirige la negociación en la Bolsa de Tel Aviv, se mostró preocupado por la calificación crediticia de Israel, que podría frenar la reciente tendencia positiva del mercado local de bonos. Moody’s Investors Service califica la deuda pública con A1, el quinto nivel más alto y muy por encima del territorio basura.

“Los próximos días serán una prueba”, dijo.

No todos los inversores son pesimistas. Michael Fertik, fundador de Heroic Ventures y empresario afincado en Silicon Valley, dijo que gran parte de la reacción es histeria.

PUBLICIDAD

“En realidad, es el mejor momento para invertir en startups israelíes”, afirma. “Hay dos cosas importantes: la primera es que Israel sigue teniendo más grandes emprendedores que nunca. La segunda es que cuando todo el mundo tiene miedo, es el mejor momento para invertir. Soy sionista, pero invierto en Israel porque soy capitalista”.

Lea más en Bloomberg.com