¿Puede el hidrógeno verde cambiar el mapa de energías limpias de América Latina?

Un informe reciente de la Cepal señala que la región se perfila como un referente mundial en la producción de esta energía limpia

Imagen ilustrativa
29 de julio, 2023 | 07:15 AM

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) publicó la semana pasada un estudio sobre “Oportunidades para la inversión y la colaboración entre América Latina y el Caribe y la Unión Europea” en el que destaca que hay “cinco avances tecnológicos y recursos clave” que se destacan en la región por su potencial transformador y sinérgico: “Las energías eólica y solar, el almacenamiento, el litio y el cobre, la electromovilidad y el hidrógeno verde, y las celdas de combustible”.

Respecto de ellos, Cepal desarrolla un capítulo acerca de la capacidad específica del hidrógeno verde (H₂V) para atraer inversiones a la región.

“El hidrógeno verde es un habilitador o acelerador para la transición energética sostenible y, en función de la geopolítica de cada país, puede también contribuir a la seguridad y resiliencia energéticas”, indicó Cepal. Además, el organismo indicó que el impulso al H₂V debe ser complementario a la adopción de medidas energéticas “prioritarias”, como la mejora de la eficiencia energética y el uso de la electrificación renovable directa.

VER +
Una empresa noruega produce el primer aluminio del mundo con hidrógeno verde

Las proyecciones para la industria del hidrógeno renovable a corto y mediano plazo se caracterizan no solo por un crecimiento acelerado, sino también y, sobre todo, por un cambio radical en la configuración de la oferta y la demanda de una nueva industria energética limpia y renovable”. puntualiza el informe.

PUBLICIDAD

La producción actual de hidrógeno en la región

América Latina y el Caribe son responsables de aproximadamente el 5% de la producción mundial de hidrógeno (90 a 100 Mt por año a 2020), principalmente de hidrógeno gris, que se utiliza sobre todo como materia prima en las industrias de amoniaco, metanol, acero, refinerías y, en menor proporción, en la industria alimentaria.

El 90% de la demanda de la región se concentra en la Argentina, el Brasil, Chile, Colombia, México y Trinidad y Tabago. Estos países ya tienen una industria en la que utilizan hidrógeno gris, lo que opera a favor de la nueva industria del hidrógeno verde, pues ya se cuenta con una industria madura, infraestructura, capital humano vinculado y una determinada demanda definida que la justifica.

América Latina se perfila como “referente mundial” de energías limpias

Cepal sostiene que la región se perfila como un referente mundial en la producción de hidrógeno verde gracias a su abundancia de energías renovables, particularmente energía solar y eólica, así como a su dotación de minerales críticos y su capacidad tecnológica y de ingeniería e innovación. “Varios países de la región cuentan con una sólida tradición y producción minera, ámbito en que el H₂V puede utilizarse, por ejemplo, como fuente de energía para camiones mineros de alto tonelaje, equipos móviles de minería subterránea y equipos fijos para la generación eléctrica”.

PUBLICIDAD

Otro sector de aplicación del hidrógeno verde es el del transporte (autobuses, cambiones de larga distancia, transporte marítimo y aeronáutica), que, junto con la industria, representa más de dos tercios del consumo energético final de América Latina y el Caribe (un 36% y un 29%, respectivamente, en 2021).

Sin producción a escala comercial

La industria del hidrógeno verde se encuentra en pleno desarrollo en la región, aunque aún no hay producción a escala comercial. “Varios países cuentan con sus estrategias oficiales, rutas de desarrollo planificadas o publicadas, así como varios proyectos piloto para preparar la producción que les permita abastecer no solo al mercado local, sino en algunos casos también al de exportación”, detalló Cepal.

Fuente: Cepaldfd

En los proyectos piloto, el hidrógreno verde se está utilizando en sectores como los de transporte (autobuses, camiones de larga distancia, transporte marítimo) y minería (especialmente en reemplazo del diésel de los camiones). Por su versatilidad, el H₂V se puede utilizar directamente en celdas de combustible (similar a las baterías en los medios de transporte) y para la producción de electrocombustibles, o almacenar y transportar para un uso posterior. Una de las condiciones habilitantes es la inducción simultánea de oferta y demanda de H₂V. Para eso, Cepal propone mecanismos de compras aseguradas a gran escala con apoyo de instrumentos de fomento estatales en alianza con el sector privado.

Por último, Cepal sostiene que las inversiones y las capacidades tecnológicas de la Unión Europea pueden impulsar la industria del hidrógeno verde en la región, al tiempo que desde América Latina y el Caribe se puede realizar un gran aporte a la descarbonización de la Unión Europea y al acceso a fuentes energéticas sostenibles.

Potencial e inversiones

El 30 de mayo se publicó en el diario español El País un artículo que subraya que “el verdadero gigante de la producción (de hidrógeno verde)” puede estar del otro lado del Atlántico. “Los países de América Latina podrían producir hasta 913 millones de toneladas de hidrógeno a bajo coste hacia 2050, lo que la posiciona como la región de mayor potencial de todo el mundo. A la vez, su posición geográfica la conecta tanto a Asia como Europa”, resalta el la nota periodística.

Aquel artículo destacaba que “Chile y Brasil lideran la carrera continental, con casi una treintena de proyectos en estudio cada uno”.

En materia de inversiones, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció el 13 de junio que la Unión Europea (UE) invertirá 2.000 millones de euros para la producción de hidrógeno verde en Brasil tras reunirse en Brasilia con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

PUBLICIDAD

Por su parte, el Gobierno chileno presentó recientemente el Fondo para el Desarrollo del Hidrógeno Verde, que destinará US$1.000 millones al desarrollo de esta industria.

Chile viene de recibir un préstamo de US$400 millones del Banco Interamaericano de Desarrollo (BID) para impulsar el H₂V, y un crédito de US$150 millones para este mismo fin, por parte del Banco Mundial.

En tanto, la empresa Hif Global se convirtió en la empresa que hará la mayor inversión en la historia de Uruguay. Esta inversión histórica es para la construcción de una planta de hidrógeno verde y energías renovables en Paysandú.

¿Cómo se genera el hidrógeno verde?

El hidrógeno verde nace gracias un proceso llamado electrólisis, que consiste en utilizar una corriente eléctrica para separar el hidrógeno y el oxígeno del agua, utilizando energía eléctrica, y si esta electricidad proviene de energías renovables, se denomina hidrógeno verde.

El hidrógeno verde puede ser usado como combustible sustentable para distintos tipos de transporte (autos, camiones, trenes, barcos e incluso aviones), almacenamiento de energía para la red eléctrica, calefacción, en la producción de acero y como materia prima para generar otros compuestos útiles para distintas industrias.