Taylor Swift
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — La opinión generalizada es que las actividades para espectadores están en auge en Estados Unidos. Los asistentes a los conciertos han llenado los estadios con la gira Eras Tour de Taylor Swift; la pareja de películas formada por Barbie y Oppenheimer acaba de elevar los ingresos de taquilla del fin de semana a su nivel más alto en cuatro años; el béisbol profesional ha recuperado su encanto; y la llegada de Lionel Messi al sur de Florida está despertando un gran interés por la Major League Soccer.

Sin duda, estos acontecimientos han contribuido de forma significativa a la economía de consumo (Swift incluso recibió una mención favorable en el Libro Beige de junio del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia). Pero en un sentido económico amplio, la actividad en estadios y cines sigue pareciendo más una normalización tras las interrupciones de la pandemia que un cambio significativo en el consumo estadounidense de entretenimiento en persona.

En términos ajustados a la inflación, sólo los acontecimientos deportivos en directo han experimentado un aumento con respecto a la situación anterior a la pandemia, gracias a los grandes años de fútbol americano universitario y profesional en 2022 y a los indicios de que las Grandes Ligas de Béisbol han salido de su larga depresión. El fútbol americano se ha visto favorecido por la expansión de la venta de alcohol en los estadios universitarios, mientras que el béisbol ha recibido el impulso de una revisión de su estrategia, que incluye medidas para acelerar el ritmo de juego.

El gasto real en películas y eventos es menor. Sólo los deportes están realmente de vueltadfd

En conjunto, el consumo real de eventos presenciales apenas ha recuperado su nivel anterior a la pandemia, según los datos de la Oficina de Análisis Económico publicados el viernes. Se trata de una historia algo distinta de la que solemos oír, que sugiere que la experiencia del Covid desató un torrente de gasto imprudente en servicios discrecionales. Es cierto que así fue durante un tiempo, pero se debió sobre todo a que la actividad se recuperaba de niveles extraordinariamente bajos.

PUBLICIDAD
A niveles generales, la admisión a eventos es básicamente la misma que antes de la pandemiadfd

Lo que ha cambiado, por supuesto, es la combinación. Incluso en términos nominales, el gasto en salas de cine sigue disminuyendo, y los estadounidenses están reasignando sus presupuestos de cine a los deportes en directo (al menos a partir de los datos de junio publicados el viernes, que sin duda son anteriores a Barbenheimer). La inflación también ha hecho que parezca que estamos siendo más derrochadores que antes, pero en realidad estamos engullendo las mismas cantidades de entradas.

Se está gastando más en experiencias, pero la inflación explica la mayor parte de ellodfd

¿Qué significa todo esto de cara al futuro?

A grandes rasgos, el consumo -que representa alrededor de dos tercios de la economía estadounidense- se ha visto impulsado por el gasto en servicios en los dos últimos años, y una cuestión clave de cara al futuro es si esto puede continuar así. Si los dos últimos años han sido sobre todo de normalización, el crecimiento de los servicios recreativos probablemente no será tan fácil de aquí en adelante. Los estudios, los artistas y los equipos deportivos tendrán que esforzarse mucho más el año que viene para seguir creciendo.

PUBLICIDAD

Por otra parte, la Reserva Federal podría acoger con satisfacción el enfriamiento de la economía. En su conferencia de prensa del miércoles, el presidente Jerome Powell señaló una vez más al sector de servicios básicos no relacionados con la vivienda (que incluye los conciertos, juegos y películas antes mencionados) como una parte clave del rompecabezas de la desinflación que está tratando de resolver. En este sentido, una moderación -o incluso una estabilización- del consumo de este tipo de experiencias podría contribuir a lograr el esquivo aterrizaje suave de la economía estadounidense. Así pues, aunque la sabiduría convencional se equivoque sobre el auge de las actividades recreativas, eso no tiene por qué ser malo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg lp y sus propietarios.