Brasil presenta plan de inversión de US$350.000 millones para impulsar economía

El programa destinará una parte significativa, US$264.000 millones, a inversiones de aquí a 2026

Foto: Dado Galdieri/Bloomberg
Por Martha Beck, Simone Iglesias y Mariana Durão
11 de agosto, 2023 | 09:33 AM

Bloomberg — El Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, presentó este viernes una iniciativa de inversión en infraestructuras por valor de US$350.000 millones, destinada a vigorizar la economía del país e iniciar una transición hacia prácticas respetuosas con el medio ambiente.

El programa destinará una parte significativa, US$264.000 millones, a inversiones de aquí a 2026. Lula y sus aliados políticos comparan este esfuerzo con las políticas del Presidente Joe Biden, que destinó cerca de un billón de dólares a impulsar la economía estadounidense mediante nuevas infraestructuras y proyectos de energía limpia.

VER +
Tras el cierre de Ford en Brasil, el principal productor chino de VE acude al rescate

Retomando un concepto de su anterior mandato, el plan lleva el mismo nombre que una estrategia de inversión que Lula estableció en 2007 durante su anterior presidencia: el Plan de Aceleración del Crecimiento, conocido como PAC.

A diferencia de la vez anterior, la actual administración de Lula hace especial hincapié en su programa medioambiental, subrayando su compromiso de dar prioridad al progreso económico sostenible, tal como destacó en sus promesas electorales.

PUBLICIDAD

Se basará en una mezcla de fondos federales, concesiones y asociaciones público-privadas para ayudar a financiar una combinación de proyectos de transporte, saneamiento y transición ecológica.

Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasildfd

El programa incluirá US$220.000 millones procedentes de fondos públicos y US$125.000 millones del sector privado, según un comunicado emitido el viernes. Los proyectos de transición energética recibirán un total de US$110.000 millones.

La petrolera estatal brasileña, Petroleo Brasileiro SA, volverá a desempeñar un papel relevante en el nuevo programa de inversiones. El gigante petrolero tiene un plan estratégico quinquenal de US$78.000 millones y está estudiando un aumento para el periodo comprendido entre 2024 y 2028. Tiene previsto destinar hasta un 15% de las inversiones totales a proyectos con bajas emisiones de carbono.

PUBLICIDAD
VER +
Brasil avanza hacia producción petrolífera en el Amazonas, opacando cumbre de Lula

El anterior Plan de Aceleración del Crecimiento ayudó a aumentar la inversión pública bajo Lula y su sucesora, la ex presidenta Dilma Rousseff. Condujo a la construcción de cientos de autopistas, puentes, proyectos hidroeléctricos, refinerías y líneas de transmisión.

Pero muchos de sus proyectos, de los que se encargaron grandes empresas locales de infraestructuras, se enfrentaron más tarde a investigaciones por acusaciones de corrupción. El programa contribuyó al surgimiento de la Operación Autolavado, la investigación de corrupción que durante años puso entre rejas a cientos de líderes empresariales y políticos, incluido Lula temporalmente.

Otros provocaron reacciones negativas por su impacto medioambiental. El programa PAC financió la construcción de refinerías de petróleo, como un importante complejo petroquímico en Río de Janeiro, y la presa de Belo Monte, un proyecto hidroeléctrico en la región de la selva amazónica que suscitó una feroz oposición de tribus indígenas y ecologistas.

El legado del PAC puede plantear dificultades al nuevo programa. Las investigaciones sobre corrupción llevaron a la quiebra a muchas de las empresas implicadas. El consiguiente fin de una era de inversiones públicas masivas, por su parte, afectó a empresas que no habían sido implicadas, lo que a menudo se tradujo en grandes deudas, despidos y disputas legales.

Como resultado, el gobierno tendrá que llevar a cabo grandes proyectos sin muchos de los principales contratistas que los realizaron en el pasado.

Lea más en Bloomberg.com