El clima extremo está impulsando el negacionismo climático en línea

A medida que los desastres naturales se hacen más frecuentes, las redes sociales se han convertido en un centro para explicaciones falsas sobre sus causas

Foto: David Gray/Bloomberg
Por Olivia Rudgard - Daniel Zuidijk
27 de agosto, 2023 | 03:12 AM

Bloomberg — Cuando comenzaron a circular imágenes de los trágicos incendios en Maui, en Hawaii, también lo hicieron los rumores.

Usuarios de redes sociales compartieron especulaciones de que los incendios, que hasta ahora se han cobrado la vida de más de 100 personas, habían sido intencionales, parte de un plan para limpiar terrenos para multimillonarios o, en una teoría más bizarra, lasers espaciales.

VER +
Incendios, huracanes, calor extremo: EE.UU. se tambalea por desastres climáticos

No es el primer desastre natural que cataliza teorías sin fundamento. A medida que este tipo de eventos se hace más frecuente, las redes sociales se han convertido en un centro para explicaciones falsas sobre sus causas.

En muchos casos, las extrañas explicaciones evitan o intentan desmentir uno de los vínculos más plausibles con estas tragedias: el cambio climático.

PUBLICIDAD

Los investigadores que rastrean los comentarios en las redes sociales observan una paradoja. Para algunas personas, las catástrofes climáticas son en realidad una prueba de que el cambio climático no es real, afirma Peter Knight, profesor y experto en teorías conspirativas de la Universidad de Manchester.

Existe una corriente de conspiracionismo sobre el cambio climático que considera los fenómenos meteorológicos extremos como “pruebas” de programas secretos de investigación meteorológica mediante geoingeniería”, afirma. Aunque países como China, Australia y EE.UU. han investigado experimentos como la siembra de nubes, “las teorías conspirativas de que los fenómenos meteorológicos extremos actuales son el resultado de estos programas están fuera de lugar, y se inscriben en el papel más amplio del negacionismo del cambio climático y el ‘retardo’”, afirma.

Existen diversos motivos para que alguien publique teorías negacionistas del clima, pero el impacto que estos mensajes pueden tener en la mente del público podría ser peligroso, sobre todo si contrarresta las medidas para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero. En Estados Unidos, una encuesta realizada a principios de este año reveló que cerca de la mitad de los estadounidenses cree que el cambio climático está causado principalmente por la actividad humana. Los científicos afirman que el mundo debe reducir drásticamente la cantidad de combustibles fósiles que quema o, de lo contrario, el planeta se calentará hasta niveles que no sólo provocarán fenómenos meteorológicos más extremos, sino que también harán la vida cotidiana insoportable para miles de millones de personas.

PUBLICIDAD

Los investigadores del proyecto científico internacional World Weather Attribution ya han afirmado que el calor extremo de este verano boreal en Estados Unidos y el sur de Europa habría sido “prácticamente imposible” sin el cambio climático.

Aunque todavía se está investigando la chispa que inició el incendio de Maui, los fuertes vientos y las condiciones de sequía están detrás de su propagación y destructividad.

Restos tras incendios en Hawaii

Algunos de los comentarios sobre los incendios de Maui se situaban definitivamente en “territorio conspirativo”, afirma Jennie King, responsable de investigación y política climática del Instituto para el Diálogo Estratégico (ISD), un grupo de reflexión centrado en la desinformación. Aunque los comentaristas admiten que los incendios están ocurriendo, también teorizan que las llamas fueron “diseñadas por el lobby pro-climático para convencerte de que el cambio climático existe, y así poder poner en práctica su agenda a gran escala para cambiar la sociedad”.

El ISD ha rastreado los comentarios en las redes sociales en torno a tres incendios forestales anteriores -en Australia en 2019, en EE.UU. en 2021 y en Canadá a principios de este año- para supervisar cómo se relacionan los debates con el cambio climático. En los incendios forestales australianos se pasó de centrarse en las denuncias de incendios provocados a una narrativa conspirativa más amplia durante los incendios canadienses, vinculándolos a otras teorías como el Gran Restablecimiento (que sugiere que Covid-19 fue un complot coordinado para reformar el mundo) y las ciudades de 15 minutos (que argumenta que las comunidades diseñadas para tener todo a poca distancia a pie son parte de un siniestro complot para limitar los movimientos de las personas).

VER +
Descarbonización: así va el impulso en las empresas de América Latina

Pero, ¿qué atrae a la gente hacia el negacionismo climático? Las razones psicológicas son múltiples, afirma Karen Douglas, profesora de psicología social de la Universidad de Kent. “Las investigaciones sugieren que la gente se siente atraída por estas narrativas cuando una o más necesidades psicológicas se ven amenazadas”, entre ellas la necesidad de tener claridad y certeza, la necesidad de sentirse seguro y en control, y la necesidad de sentirse positivo respecto a los grupos a los que se pertenece, afirma.

Con el cambio climático y sus consecuencias, “la gente se enfrenta a un escenario que amenaza estas necesidades, y las teorías de la conspiración ofrecen una alternativa conveniente que podría parecer que aborda las amenazas”, afirma. “Si los científicos del clima están fabricando datos y todo es un engaño, entonces no hay ninguna amenaza de la que preocuparse y nadie tiene que asumir responsabilidades ni hacer ningún cambio en su comportamiento”.

En otras palabras, la negación es una forma de autopreservación, afirma Stephan Lewandowsky, catedrático de psicología cognitiva de la Universidad de Bristol. “Las personas que se enfrentan a algo increíblemente aterrador suelen negarlo”, afirma. “Se trata de un mecanismo de protección, probablemente inconsciente. Porque les protege de un dolor mayor”.

Lea más en Bloomberg.com