Hyperdrive: ¿por qué la industria de los VE habla de “masa negra”?

El polvo metálico se elabora triturando baterías o celdas de batería, extrayendo elementos no deseados y luego refinando el resto

Batería
Por Annie Lee
29 de agosto, 2023 | 03:49 AM

Bloomberg — El término en boga en el ámbito de los materiales de las baterías recuerda a un concepto prestado de la astrofísica.

No obstante, el nombre de “masa negra” (black mass) no es, sino una expresión muy precisa del resultado intermedio de reciclar tanto baterías usadas de vehículos eléctricos (VE) como la chatarra de las fábricas de baterías. Es una mezcla oscura y en polvo de metales tales como el litio, el cobalto y el níquel que se perfila como una materia prima en sí misma.

El creciente interés por el reciclado de baterías se debe a la expansión de la industria mundial de los vehículos eléctricos y a que los fabricantes de vehículos y los gobiernos de occidente aspiran a desarrollar cadenas de suministro que eviten la dependencia china.

Aumentan las menciones a la masa negra en los beneficios de las compañías, como han hecho recientemente la comercializadora de materias primas Glencore Plc y el gigante químico BASF SE. Tres empresas de investigación de mercado, Benchmark Mineral Intelligence, Fastmarkets y S&P Global, han iniciado regularmente evaluaciones de los precios de este material desde el mes de abril.

PUBLICIDAD
VER +
Una ola de calor cocinará la batería de tu coche eléctrico, si lo permites
Baterías

“Definitivamente ahora hay un creciente interés por parte de los fabricantes de automóviles en la masa negra”, dijo Jesline Tang, analista de S&P Global Commodity Insights. Algunos ya han anunciado asociaciones o empresas conjuntas para explorar oportunidades de reciclaje de baterías para vehículos eléctricos, como BMW AG, Ford Motor Co. (F) y Mercedes-Benz Group AG. Glencore dio a conocer en mayoun plan con la empresa canadiense de reciclaje Li-Cycle para procesar masa negra en Cerdeña, Italia. BASF espera producir masa negra en Alemania el próximo año. Y la semana pasada, una filial del comerciante Mercuria Energy Trading acordó una empresa conjunta con un reciclador estadounidense para ayudar a vender su masa negra en todo el mundo.

El polvo metálico se elabora triturando y triturando baterías o celdas de batería, extrayendo elementos no deseados y luego refinando el resto. Por ahora, la chatarra generada en la producción de baterías constituye la mayor parte del material de entrada.

Los materiales reciclados representarán el 15% del suministro mundial de litio, el 11% del níquel y el 44% del cobalto para finales de esta década, según estimaciones de S&P Global Commodity Insights.

PUBLICIDAD

Aun así, todavía quedan muchos obstáculos que superar.

La creciente popularidad y el rendimiento mejorado de las celdas de fosfato de hierro y litio (o “LFP”) han ayudado a reducir costos y estimular la adopción de vehículos eléctricos. Pero la química LFP es una propuesta menos atractiva para el reciclaje

Baterías

A precios recientes, El polvo metálico se elabora triturando y triturando baterías o celdas de batería, extrayendo elementos no deseados y luego refinando el resto, según Fastmarkets. Los materiales basados en la química LFP tienen un valor mucho menor de US$3.935 por tonelada, pero pueden ser más costosos y técnicamente más difíciles de procesar para obtener masa negra. Eso significa menos espacio para que los recicladores obtengan ganancias.

También hay problemas con el comercio abierto de masa negra, que algunos países, incluso en Europa, clasifican como peligrosos. Esa es una preocupación clave en términos de embalaje, transporte y comercialización, dijo Leah Chen, analista de S&P Global Commodity Insights.

“Tenemos muchas fábricas en Europa donde podemos triturar baterías para hacer masa negra, pero luego está un poco estancado”, dijo Julia Harty, analista de Fastmarkets con sede en Londres. “Es una pena, ya que en este momento se presta tanta atención a la sostenibilidad, pero aun así la burocracia dificulta el reciclaje de baterías de iones de litio en Europa”.

Lee más en Bloomberg.com