Brasil: Lula se fortalece en medio de una economía que desafía los pronósticos

Los inversores temían que los ambiciosos planes de lucha contra la pobreza sobrecargaran de deuda a Brasil

Lula
Por Andrew Rosati
01 de septiembre, 2023 | 12:49 PM

Hace sólo seis meses, las sombrías advertencias sobre la economía de Brasil se cernían sobre la promesa de Luiz Inácio Lula da Silva de restaurar la prosperidad que supervisó durante su anterior presidencia. Pero ahora, con el primer semestre del año a sus espaldas, la economía que se disparó bajo su mandato hace dos décadas vuelve a desafiar los pronósticos.

VER +
Lula pretende gastar más y cerrar la brecha presupuestaria con nuevos impuestos

Los datos oficiales publicados el viernes mostraron que el producto interior bruto creció un 0,9% en el periodo abril-junio respecto al trimestre anterior, tres veces más de lo esperado por los economistas encuestados por Bloomberg. Se trata del segundo periodo consecutivo de crecimiento sólido, y muchos analistas consideran que la economía registrará mejores resultados al menos hasta diciembre, a pesar de los vientos en contra.

Lula es “más fuerte hoy que cuando asumió el cargo” el 1 de enero, dijo Christopher Garman, director gerente de la consultora de riesgo político Eurasia Group. “Hemos tenido un shock positivo, lo que significa que Lula va a ser mucho más fuerte durante mucho más tiempo de lo que preveíamos”.

A principios de 2023, los economistas preveían un crecimiento lento, ya que los elevados costes de los préstamos y una inflación por encima del objetivo mermaban el poder adquisitivo de los consumidores. Los inversores temían que los ambiciosos planes de lucha contra la pobreza sobrecargaran de deuda a Brasil. Y el líder izquierdista se enfrentaba a un Congreso dividido y a una oposición envalentonada, cuyos partidarios más radicales irrumpieron en el Congreso pocos días después de su toma de posesión.

PUBLICIDAD
VER +
Viaje de Massa a Brasil termina sin acuerdo sobre exportaciones a Argentina

Hola, septiembre

Hemos llegado a septiembre: El índice de aprobación de Lula roza el 60%, los principales bancos han elevado sus previsiones del PIB para 2023, con Bank of America Corp apostando por una expansión del 3% -más del triple de la tasa que la mayoría de los analistas preveían en enero- y Fitch Ratings ha mejorado la calificación de Brasil por los avances en la reforma del gasto público.

Brazil's Economy Stayed Strong Through June |dfd

Para ser justos, no todos los sectores se están beneficiando por igual. Industrias clave como la manufacturera se han tambaleado debido a las estrictas condiciones financieras y a la falta de inversión, a pesar de que el crecimiento general ha aumentado. El enorme sector agrícola brasileño registró buenas cosechas en el primer trimestre, la inflación se enfrió por la estricta política del banco central y el mercado laboral se mantuvo sorprendentemente fuerte.

En el segundo trimestre, la industria ganó un 0,9% gracias al buen comportamiento de sectores extractivos como la minería, mientras que los servicios crecieron un 0,6%, lo que representa el principal motor del periodo. Por su parte, la agricultura se contrajo un 0,9% tras registrar un importante salto en los tres meses anteriores, según la agencia estadística.

PUBLICIDAD

El Ibovespa, la bolsa de referencia de Brasil, abrió en verde el viernes tras unos datos del PIB mejores de lo esperado, con una subida del 1,6% en Sao Paulo en las operaciones matinales. El índice se vio impulsado por los valores de materiales y de consumo discrecional, mientras que el real ganó un 0,4% frente al dólar.

No solo Brasil

Brasil no es el único país con un crecimiento mejor de lo esperado. Esta semana, en la segunda mayor economía de Latinoamérica, México, el banco central elevó sus previsiones del PIB para este año y 2024 gracias a la fortaleza del comercio y el consumo privado. Chile también registró un sorprendente aumento de la actividad económica en julio.

La presidenta brasileña celebró los datos económicos del viernes, pero dijo que las ganancias “necesitan ser distribuidas” entre la población.

Hasta ahora, Lula ha logrado desafiar a los detractores y complacer a los partidarios que le votaron para que volviera al poder con la esperanza de que resucitara los días de gloria. En la campaña del año pasado, sus seguidores llevaban gorras rojas con letras blancas cosidas que decían: “Make Brazil 2002 Again”. Era una reminiscencia de cuando fue elegido presidente por primera vez.

Durante su mandato de 2003 a 2010, el ahora Jefe de Estado, de 77 años, supervisó un renacimiento económico impulsado por las materias primas que llevó a millones de personas a las filas de la clase media. Cuando dejó el cargo, era con diferencia el líder más popular de Brasil desde el final de la dictadura militar.

La popularidad se dispara

Los resultados actuales de la economía aún están lejos de ese auge. Aun así, Lula está cosechando los beneficios con partidarios y detractores por igual.

Entre abril y agosto, el índice de aprobación de Lula subió 9 puntos porcentuales, hasta el 60%, según la encuestadora Quaest. También subió al 50% o más entre los sectores demográficos conservadores que se le opusieron mayoritariamente durante las elecciones del año pasado, incluidos los evangélicos y los residentes del rico sur de Brasil.

PUBLICIDAD
Lula's Popularity Soars With Economy | His approval rating climbed 9 points since Aprildfd

Es casi el doble de las puntuaciones que obtienen los aliados ideológicos de Lula en otras partes de Sudamérica. El chileno Gabriel Boric y el colombiano Gustavo Petro, que ganaron las elecciones con un mandato de cambio, están sumidos en una recesión económica, luchan por hacer avanzar su programa y sus encuestas se sitúan por debajo de los 30 puntos.

“Lula ha optado por debatir sobre la economía y sus efectos”, afirma Felipe Nunes, director de Quaest. Está “neutralizando las secuelas divisorias de las elecciones y abriendo espacio para conquistar a parte de la oposición”.

Una reñida contienda contra el expresidente Jair Bolsonaro culminó con la victoria de Lula con el margen más estrecho de la historia moderna de Brasil. La negativa del líder derechista a reconocer explícitamente su derrota, combinada con las falsas afirmaciones que difundió sobre fraude electoral, avivaron la ira de los partidarios de Bolsonaro, que se amotinaron en Brasilia el 8 de enero.

En su tercer mandato, Lula se ha ocupado más de asuntos presupuestarios y de reescribir el bizantino código tributario de Brasil que del legado de su predecesor. La mayoría de los ataques públicos de ira de Lula no se han dirigido contra Bolsonaro, sino contra el jefe de su banco central por resistirse a las peticiones de una política monetaria más laxa.

PUBLICIDAD

El altercado sacudió los mercados financieros, pero el banco central empezó a relajar su tipo de interés en agosto, lo que debería impulsar el crecimiento y podría servir también para calmar a Lula.

Los inversores también han encontrado un aliado inesperado en el Ministro de Finanzas de Lula, Fernando Haddad. A este hombre de confianza del presidente se le atribuye el mérito de encontrar un equilibrio entre las preocupaciones del mercado y las exigencias del gobernante Partido de los Trabajadores. El jueves, Lula promulgó una importante reforma fiscal.

PUBLICIDAD

Garman, analista de riesgos políticos, afirma que la popularidad de Lula está fortaleciendo su posición en el Congreso, y la aprobación de partes clave de su programa económico podría ayudar al crecimiento a medio plazo.

“Crea un bucle de retroalimentación positiva que genera las condiciones para un repunte económico en la segunda mitad del próximo año”, dijo.

Brasil sigue enfrentándose a numerosos retos. Su principal socio comercial, China, se encuentra en una fase de desaceleración económica. Se espera que los tipos de interés sigan subiendo en Estados Unidos durante más tiempo, lo que podría afectar a la política monetaria local. También es probable que el largo proceso de convertir en leyes las reformas de Lula pase factura a su popularidad.

PUBLICIDAD

Al menos por ahora, Lula parece reivindicado cuando declaró que “Brasil ha vuelto” tras ser elegido el año pasado. A la vista de los datos económicos, es difícil demostrar que se equivocaba.

Lea más en www.bloomberg.com