EE.UU. destina US$12.000 millones para adaptar fábricas de vehículos eléctricos

Esta medida muestra la determinación del gobierno de Biden de remodelar la industria

Trabajadores construyen un Ford Focus en la cadena de montaje de la Planta de Montaje de Michigan de Ford Motor Co. el 14 de diciembre de 2011 en Wayne, Michigan.
Por Ari Natter
01 de septiembre, 2023 | 03:17 AM

Bloomberg — El gobierno de Biden va a poner hasta US$12.000 millones a disposición de los fabricantes de automóviles para que adapten sus instalaciones a la fabricación de vehículos eléctricos e híbridos.

La financiación llega en medio de tensas negociaciones entre las empresas automovilísticas de Detroit y el sindicato United Auto Workers, que ha dicho que la transición a los vehículos eléctricos amenaza los puestos de trabajo sindicales. Incluye US$10.000 millones en fondos recién anunciados de un programa de préstamos del Departamento de Energía de EE.UU. para vehículos limpios.

El Departamento de Energía también dijo que tiene previsto poner a disposición otros US$3.500 millones en financiación para ampliar la fabricación nacional de baterías para vehículos y para la red eléctrica del país.

VER +
Por qué no funcionan tantos cargadores de autos eléctricos en Estados Unidos

La secretaria de Energía estadounidense, Jennifer Granholm, prometió el jueves que EE.UU. no dejaría atrás a los trabajadores del sector automovilístico estadounidense, y dijo a los periodistas que la financiación apoyará proyectos en comunidades de fabricantes de automóviles de larga tradición para ayudar a retener a los trabajadores en medio de la transición.

PUBLICIDAD
Jennifer Granholmdfd

La financiación es una señal de que el gobierno de Biden está redoblando su apuesta por los vehículos eléctricos para reconstruir la industria automovilística, a pesar de las críticas del mayor sindicato de trabajadores del automóvil. El nuevo presidente de la UAW, Shawn Fain, advirtió a la Casa Blanca a principios de mes que no promoviera los vehículos eléctricos a expensas de los puestos de trabajo.

El sindicato, que se encuentra en medio de polémicas conversaciones con los tres fabricantes de automóviles heredados de Detroit sobre un nuevo contrato de cuatro años, criticó el anuncio en junio de un préstamo federal de US$9.200 millones a una empresa conjunta de Ford como una puerta de entrada a “puestos de trabajo de bajo nivel”.

“Esta financiación ayudará a los trabajadores actuales a conservar sus puestos de trabajo y a tener la primera oportunidad de ocupar nuevos buenos puestos de trabajo a medida que la industria automovilística se transforma para las generaciones futuras”, dijo el presidente Joe Biden en un comunicado.

PUBLICIDAD

Las acciones de General Motors Co. y Ford Motor Co. ampliaron sus ganancias tras conocerse la noticia. Las acciones de Stellantis NV cotizadas en Nueva York cayeron un 1,2% hasta US$18,51 a las 12:53 p.m.

Además de vehículos eléctricos, la financiación puede utilizarse para fábricas que fabriquen vehículos híbridos eficientes, híbridos eléctricos enchufables, eléctricos enchufables y de pila de combustible de hidrógeno, dijo el departamento.

VER +
Los coches eléctricos superan un punto de inflexión crucial en 23 países

La financiación, que también incluye US$2.000 millones en “subvenciones para la conversión de la fabricación” de la ley climática firmada por Biden, se produce en medio de un objetivo más amplio de la administración de que los VE representen al menos la mitad de todas las ventas de coches nuevos en EE.UU. para 2030.

Los representantes de General Motors, Ford y Stellantis no respondieron inmediatamente a una solicitud de comentarios. La Alianza para la Innovación Automovilística, que representa a la mayoría de los principales fabricantes en Washington, tampoco respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Con la asistencia de Chester Dawson y Keith Laing.

Lee más en Bloomberg.com