La temporada de huracanes es una tormenta perfecta para la cobertura de seguros

Un cartel de alquiler vacacional entre los escombros de una casa dañada después de que el huracán Idalia tocara tierra en Horseshoe Beach, Florida, EE.UU., el miércoles 30 de agosto de 2023.
Por David Fickling
01 de septiembre, 2023 | 03:19 AM

Bloomberg Opinión — Con el huracán Idalia empapando de lluvia el sur de Estados Unidos y el supertifón Saola acechando Hong Kong, probablemente sea un buen momento para que los propietarios revisen sus pólizas de seguro. Lo que encuentren puede sorprenderles.

Esto se debe a que una mezcla de factores climáticos, macroeconómicos y políticos han asediado este rincón del sector financiero en los últimos años, transformándolo más allá de lo visto en la memoria reciente. Es probable que los gastos aumenten drásticamente y saquen a muchos del mercado.

Según la aseguradora Beazley Plc, los propietarios de inmuebles en EE.UU. ya están viendo aumentos anuales de las tarifas del 17%. Para las aseguradoras que han estado expuestas a catástrofes naturales, el salto en el coste de la cobertura de sus propias exposiciones es de hasta el 50%, llegando al 75% en Australia, dice la reaseguradora Gallagher Re.

Y podría ser peor: Los precios que las aseguradoras estadounidenses pagaron a las reaseguradoras en julio aumentaron al ritmo más rápido desde las secuelas del huracán Katrina en 2006, dijo recientemente el especialista en riesgos Guy Carpenter & Co. Incluso las que se habían librado de catástrofes tuvieron que pagar entre un 20% y un 50% más que hace un año, según el estudio.

PUBLICIDAD

Esos costes se trasladan rápidamente a los asegurados. En EE.UU., los aumentos son tan salvajes que algunos propietarios de viviendas están renunciando por completo al seguro, según informó esta semana el Wall Street Journal. Menos de uno de cada cinco floridanos tiene protección contra las inundaciones.

Las tormentas representaron dos tercios de los siniestros asegurados en el primer semestre de este añodfd

Para entender lo que está pasando, es importante primero echar un vistazo a cómo funciona el sector. Las aseguradoras no esperan poder pagar todos sus siniestros con el valor en efectivo de las primas que obtienen de los clientes. En lugar de ello, utilizan sus ingresos para comprar bonos y otros valores, y dependen del rendimiento de sus inversiones para cubrir las pérdidas. Una parte de sus ingresos también se destina a comprar sus propias pólizas de seguros con reaseguradoras, empresas globales con los enormes balances necesarios para distribuir el riesgo de grandes catástrofes, como ciclones y terremotos.

El cambio climático desbarata este modelo. Las aseguradoras construyen sus pólizas sobre modelos de urbanización y crecimiento económico, frecuencia y gravedad de los peligros que tradicionalmente crecían a un ritmo bastante fijo, pero los efectos del calentamiento global se están acelerando, lo que hace más difícil fijar el precio del riesgo. El Índice Climático de Actuaries, que sigue la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos en Norteamérica desde principios de los años 60, muestra una marcada tendencia al alza desde hace más de 30 años. Las pérdidas económicas por catástrofes naturales en el primer semestre de este año superaron en un 46% la media de 10 años, según Swiss Re AG.

PUBLICIDAD

La macroeconomía agrava el problema. La única fuerza que las aseguradoras temen incluso más que el cambio climático es la inflación, que erosiona los rendimientos de sus carteras y reduce el valor de los colchones de reserva que han acumulado para cubrir los pagos.

Durante la desinflación y el mercado alcista de bonos de la década de 2010, las aseguradoras ganaron mucho dinero con sus inversiones. Mientras tanto, los fondos de pensiones y de cobertura, ávidos de rendimientos y en busca de inversiones alternativas, aumentaron su exposición al sector, aportando aún más capital. Como resultado, las aseguradoras podían permitirse ser indulgentes en los precios y las exclusiones que ofrecían a sus clientes.

Las primas de los seguros de daños pronto serán una industria de US$1 billón dfd

Con la reciente subida de la inflación y los tipos de interés, esto ha cambiado radicalmente, provocando lo que los expertos del sector llaman “endurecimiento”, y los asegurados “robo a plena luz del día”. Cuando se te impone un aumento de la prima de dos dígitos, es poco probable que atribuyas a tu aseguradora todo el crecimiento de un solo dígito que tuviste en años anteriores. Si descubres que una póliza suscrita hace cinco años es insuficiente para cubrir las pérdidas de ahora, es probable que te pongas furioso. Pero así es el mundo macroeconómico en el que vivimos.

Sería bueno que los políticos idearan políticas inteligentes para minimizar estos problemas, tanto reduciendo las emisiones de carbono como gestionando el proceso de adaptación por el que tendrán que pasar las comunidades vulnerables. Por desgracia, eso no está ocurriendo. De hecho, uno de los principales impulsos legislativos en EE.UU. (promovido por los candidatos republicanos a las primarias Ron DeSantis y Vivek Ramaswamy) ha sido construir barricadas para impedir que el sector financiero tenga en cuenta los factores ASG en sus negocios.

Para las aseguradoras, esta medida podría ser fatal. No se puede legislar para eliminar los riesgos que el calentamiento del clima causará a los bienes vulnerables. Si la ley prohíbe a las aseguradoras tener en cuenta esos riesgos (como exigen los proyectos de ley aprobados en Texas y que se están estudiando en Carolina del Sur), puede que no les quede más remedio que retirar totalmente la cobertura, o al menos ponerla fuera del alcance de la mayoría de los hogares.

Los científicos y los economistas llevan años advirtiendo de que los costes a largo plazo del cambio climático superan con creces lo que gastaremos a corto plazo para evitarlo. En su mayor parte, el mundo ha ignorado esos pronósticos. Sin embargo, el negocio de los seguros consiste en cristalizar esos riesgos a largo plazo y reflejarlos en las primas que pagamos en el aquí y ahora. De momento, están convirtiendo las advertencias de los académicos en costes monetarios concretos que pagarán todos los hogares.

Los que se resistan a los aumentos de dos dígitos en los costes de sus coberturas deberían acostumbrarse. A medida que se extienden los efectos del cambio climático, esta tendencia inflacionista no ha hecho más que empezar.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.