Inflación subyacente de EE.UU. se acelera y deja la puerta abierta a otra subida de la Fed

Los costes de la gasolina representaron más de la mitad del avance del IPC general en agosto, según el BLS

Un comprador en el pasillo de juguetes de una tienda Target en el Viernes Negro en Chicago, Illinois, EE.UU., el viernes 25 de noviembre de 2022.  Fotógrafo: Christopher Dilts/Bloomberg
Por Augusta Saraiva
13 de septiembre, 2023 | 08:41 AM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — La inflación subyacente de EE.UU. avanzó a un ritmo mensual más rápido de lo esperado en agosto, lo que deja la puerta abierta para que la Reserva Federal realice nuevos aumentos a las tasas de interés.

El llamado índice de precios al consumo subyacente, que excluye los costes de los alimentos y la energía, avanzó un 0,3% desde julio, la primera aceleración en seis meses, según mostraron el miércoles los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales. Desde hace un año, ha subido un 4,3%, en línea con las estimaciones y marcando el menor avance en casi dos años.

Los economistas consideran que el índice subyacente es mejor indicador de la inflación subyacente que el IPC general. Este indicador subió un 0,6% respecto al mes anterior, la mayor subida en más de un año, y un 3,7% respecto al año anterior, como reflejo del aumento de los precios de la energía. Los costes de la gasolina representaron más de la mitad del avance del IPC general en agosto, según el BLS.

Core Inflation Accelerates for First Time in Six Months | Jump in energy prices -- namely gasoline -- boosted overall measure

El informe agrava la preocupación de que el renovado impulso de la economía esté reavivando las presiones sobre los precios. Aunque los responsables de la Reserva Federal son cada vez más optimistas sobre la posibilidad de controlar la inflación sin una recesión, una reaceleración del crecimiento de los precios podría obligarles a subir aún más las tasas de interés, con el riesgo de desencadenar una recesión.

PUBLICIDAD

El IPC es uno de los últimos informes importantes que verá la Fed antes de su reunión de la semana que viene, en la que se espera en gran medida que los responsables políticos mantengan los tipos estables. El presidente Jerome Powell dijo el mes pasado que las tasas de interés se mantendrán altas y podrían subir aún más si la economía y la inflación no logran enfriarse.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro y los futuros de las acciones fluctuaron. Los operadores siguen esperando que la Fed mantenga los tipos sin cambios la próxima semana, mientras que las apuestas por una subida en noviembre se situaron en torno al 50%.

IndicadorVariación realMediana de estimaciones
IPC (mensual)+0,6%+0,6%
IPC subyacente (mensual)+0,3%+0,2%
IPC (interanual)+3,7%+3,6%
IPC subyacente (interanual)+4,3%+4,3%

El avance del IPC se vio favorecido por el aumento de los precios de los alquileres, los viajes en avión y los seguros de automóviles, que registraron la mayor subida anual desde 1976. Los precios de los coches nuevos subieron por primera vez en cinco meses. Bajaron los precios de los coches usados y las entradas a conciertos y al cine.

PUBLICIDAD

Los precios de la vivienda, que son el principal componente de los servicios y representan alrededor de un tercio del índice general del IPC, aumentaron un 0,3%, la menor subida desde principios del año pasado, arrastrados por las estancias en hoteles. La moderación de los costes de la vivienda es una característica esencial para una tendencia a la baja sostenida de la inflación subyacente.

Excluyendo la vivienda y la energía, los precios de los servicios subieron un 0,4% respecto a julio, la mayor subida en cinco meses, y un 4% respecto a hace un año, según cálculos de Bloomberg. Aunque Powell y sus colegas han subrayado la importancia de tener en cuenta esta métrica a la hora de evaluar la trayectoria de la inflación del país, la calculan basándose en un índice independiente.

Para la mayoría de los estadounidenses, los presupuestos domésticos siguen bajo presión. El coste de la energía aumentó en general, especialmente la gasolina, que subió más del 10% el mes pasado. Los costes de los servicios públicos también aumentaron. Los precios de los comestibles también subieron, pero al ritmo anual más lento en dos años.

Por otra parte, los precios de los bienes se han desacelerado, contribuyendo a reducir la inflación general. Los precios de los bienes básicos, que excluyen los alimentos y la energía, cayeron por tercer mes consecutivo.

Aunque las expectativas de inflación se han mantenido estables y el mercado laboral resiste en gran medida, los estadounidenses son cada vez más pesimistas sobre la economía. Los precios, especialmente los de los productos de primera necesidad, siguen siendo elevados, lo que ha obligado a muchos a recurrir a las tarjetas de crédito o a los ahorros para sostener el gasto. Y la inminente reanudación de los pagos de los préstamos estudiantiles supondrá una nueva carga para millones de prestatarios.

A las empresas también les disgustan las perspectivas. Según un informe publicado esta semana, el porcentaje de pequeñas empresas que subieron los precios de venta aumentó en agosto por primera vez en nueve meses. Y cada vez más propietarios citaron la inflación como su principal problema.

Aunque los estadounidenses empiezan por fin a ver cómo los aumentos salariales superan al crecimiento de los precios, la diferencia está empezando a reducirse. Los salarios ajustados a la inflación aumentaron un 0,5% con respecto al año anterior, lo que supone un segundo mes de desaceleración del crecimiento de los ingresos, según mostró el miércoles un informe independiente.

Lea más en www.bloomberg.com