El repunte del dólar está aplastando una de las operaciones más populares de 2023

El repunte es otro ejemplo de hasta qué punto los mercados se han visto sorprendidos por la resistencia de la economía estadounidense y la persistente inflación que la acompaña

Counting of U.S. Dollars Banknotes At A Hang Seng Bank Branch
Por Ruth Carson - Nishant Kumar - Carter Johnson
19 de septiembre, 2023 | 08:35 PM

Bloomberg — Mark Nash pensaba que la subida del dólar había terminado.

Era finales de 2022, y sus apuestas contra los bonos habían dado resultado después de que las subidas de tipos de interés de la Reserva Federal llevaran a los mercados a una caída en picado. Así que su fondo en Jupiter Asset Management, como muchos otros, estaba haciendo una apuesta popular en la siguiente fase del ciclo: A medida que el endurecimiento de la Reserva Federal se acercaba a su fin, se detendría la estampida de dinero en efectivo que se apresuró a aprovechar la subida de tipos, y la moneda estadounidense caería.

Eso es lo que ha parecido ocurrir en algunos momentos de este año, cuando el dólar se depreció. Luego, en julio, cambió rápidamente de rumbo.

VER +
Repunte del dólar hace que HSBC cambie de opinión y vea ganancias hasta 2024

Impulsado por una brecha cada vez mayor en la economía mundial, ya que Estados Unidos desafía las previsiones pesimistas y el crecimiento se tambalea en China y Europa, el dólar se ha recuperado, subiendo bruscamente frente a prácticamente todas las principales divisas en los últimos dos meses.

PUBLICIDAD

Este inesperado resurgimiento está repercutiendo en todo el mundo. Los inversores están deshaciendo operaciones. Las autoridades chinas y japonesas protegen sus divisas. Las empresas estadounidenses se preparan para ver afectados sus beneficios. Y en el mundo en desarrollo evoca dolorosos recuerdos de 2022, cuando el dólar causó conmociones económicas al hacer subir el precio de las materias primas en los mercados mundiales y aumentar la carga de la deuda externa.

“El dólar vuelve a ser una bestia”, afirma Nash, que abandonó su posición bajista a mediados de año.

Dollar Gauges Are Climbing Once Againdfd

El repunte del dólar es otro ejemplo de hasta qué punto los mercados se han visto sorprendidos por la sorprendente resistencia de la economía estadounidense y la persistente inflación que la acompaña. A finales de 2022, la gran mayoría de los economistas pronosticaban que la Reserva Federal ya habría entrado en modo de lucha contra la recesión, reduciendo los tipos de interés para impulsar la recuperación.

PUBLICIDAD

En lugar de ello, EE.UU. ha seguido avanzando a pesar de que el crecimiento muestra signos de estancamiento en el extranjero. Esto está llevando a los inversores a trasladar su efectivo a EE.UU., donde se espera que los tipos de interés sigan siendo más altos y el mercado de valores se ha visto respaldado por las expectativas de que la Reserva Federal concluya su ciclo de subidas de tipos con la economía prácticamente intacta.

VER +
Fondos de cobertura ven riesgo en vender dólares ‘en corto’ ante peligro de más tasas en EE.UU.

Esta combinación ha llevado al índice Bloomberg del dólar al contado a situarse de nuevo cerca de los máximos de este año, tras una subida récord de ocho semanas iniciada a mediados de julio.

De momento, sigue por debajo de los máximos del año pasado. Las consecuencias han sido más moderadas que en 2022, cuando la fuerte subida del dólar agravó las presiones inflacionistas en todo el mundo al elevar el coste de las materias primas -como el petróleo- que se cotizan en la divisa estadounidense.

Pero ante la escasa confianza en que la dinámica de su reciente subida se invierta pronto, los analistas han ido abandonando las posiciones bajistas sobre el dólar.

Dollar Strength Has Derailed 2023 FX Predictions |dfd

Charles Diebel, responsable de renta fija de Mediolanum International Funds, era partidario de un dólar más débil en 2023, pero cambió a una postura neutral a mediados de año, ya que la economía estadounidense seguía obteniendo mejores resultados.

“Si me pusieran una pistola en la cabeza, probablemente seguiría estando a favor de un dólar más débil en los próximos seis a doce meses”, afirmó. “Pero para los próximos tres meses, no estoy tan convencido. Probablemente podría fortalecerse un poco más”.

Lo que dicen los estrategas de Bloomberg...

“Los motores cíclicos alcistas del dólar que se mantuvieron en 2022 han vuelto este verano, con la relativa resistencia económica de EE.UU. contrastando con el bajo rendimiento del euro y las preocupaciones económicas de China.”

PUBLICIDAD

Audrey Childe-Freeman, estratega jefe de divisas del G-10 en Bloomberg Intelligence

Kit Juckes, estratega de Societe Generale, afirmó que el mercado se ve ahora más impulsado por las divergentes perspectivas de crecimiento que por los propios tipos de interés. Señaló la caída del euro incluso cuando el Banco Central Europeo subió los tipos la semana pasada, y atribuyó la medida a las perspectivas de crecimiento más pesimistas del banco.

“Lo único positivo que se me ocurre para el euro y la libra esterlina”, escribió en una nota a los clientes, “es que las expectativas sobre el crecimiento del Reino Unido y la eurozona ya son nefastas en relación con EE.UU.”.

En EE.UU., donde unas perspectivas de beneficios más optimistas han contribuido a reforzar los precios de las acciones, la subida del dólar amenaza con reducir los beneficios procedentes del extranjero. Apple Inc., por ejemplo, afirma que la fortaleza del dólar ha lastrado sus ventas en Europa y Asia, mientras que Walt Disney Co. espera que reduzca el número de visitantes de parques temáticos procedentes del extranjero. El año pasado, los analistas de Credit Suisse Group AG calcularon que cada subida del dólar de entre el 8% y el 10% provocaba, de media, un impacto de aproximadamente el 1% en los beneficios de las empresas estadounidenses.

PUBLICIDAD

Pero, en general, son los países emergentes los que probablemente se lleven la peor parte. Ello se debe en parte a que encarece las importaciones y exagera las presiones inflacionistas, lo que incita a los bancos centrales a mantener altos los tipos de interés para defender sus monedas y evitar la fuga de efectivo.

La semana pasada, el gobierno polaco intervino para apuntalar el zloty después de que un recorte de los tipos de interés mayor de lo esperado provocara una venta masiva de la moneda. Estas medidas podrían haber quedado impunes en el pasado, pero la fortaleza del dólar deja poco margen para la relajación de las políticas de apoyo al crecimiento económico.

PUBLICIDAD
VER +
La resistencia del dólar depende más de China que de la Fed, según Bank of America

En China y Japón, las autoridades han mostrado este mes su voluntad de proteger sus divisas de nuevas caídas. Después de que el yuan cerrara en mínimos históricos, los responsables políticos chinos contraatacaron fijando los tipos de referencia diarios del yuan en un nivel más alto de lo esperado y tratando de elevar el coste de la financiación para los que apuestan contra la moneda. En Japón, Masato Kanda, Viceministro de Finanzas para Asuntos Internacionales, indicó que el gobierno está preparado para intervenir de nuevo en los mercados si el yen se debilita aún más.

“En caso de que uno de estos bancos centrales, o ambos, intervengan a través de sus reservas de divisas, probablemente mediante la venta de bonos del Tesoro de EE.UU., las perspectivas para el dólar no están claras”, escribió Eva Sun-Wai, gestora monetaria en Londres para M&G Investments, en una nota a clientes.

Una desaceleración de EE.UU. también podría frenar al dólar, aunque ha habido pocas señales de una en el horizonte”.

PUBLICIDAD

Nash, gestor de fondos con sede en Londres de Jupiter Asset Management, es uno de los que se han visto sacudidos por los cambios en los mercados mundiales este año.

El año pasado, su fondo de bonos batió a más del 90% de sus homólogos al registrar una ganancia superior al 6%. Pero se vio afectado por movimientos inesperados de los precios de los bonos cuando la quiebra del Silicon Valley Bank avivó los temores de una crisis crediticia en EE.UU. y ha perdido alrededor de un 1% en 2023.

Su apuesta contra el dólar también fue irritante. Había ocasiones en las que la divisa caía tras conocerse datos más débiles de lo esperado, para invertir la tendencia horas más tarde. Él lo veía como una señal clara: Los movimientos del dólar reflejaban la disminución de las perspectivas de crecimiento en otras partes del mundo.

Así que en junio abandonó su postura bajista sobre la divisa estadounidense.

PUBLICIDAD

“La historia de crecimiento de EE.UU. es fuerte y el resto del mundo ha sido débil”, dijo. Si la Fed consigue domar la inflación y el crecimiento estadounidense continúa, “el dólar se mantendrá firme”.

--Con la colaboración de Dayana Mustak, Alice Atkins, George Lei, Anya Andrianova y Sujata Rao.