Un petróleo más costoso está inquietando a los bancos centrales mundiales

Los banqueros se preguntan si el repunte del crudo es sólo temporal o más duradero, sobre todo porque puede estimular los precios al consumo y frenar el crecimiento económico

Memorial Day Travel Boost To Stoke Demand For Gasoline
Por Alice Gledhill y Craig Stirling
19 de septiembre, 2023 | 09:45 PM

Bloomberg — Justo cuando la política monetaria mundial cambia a control de crucero de gran altitud, otro episodio de turbulencias se cierne sobre la economía mundial con el aumento de los precios del petróleo.

La aproximación del crudo a los 100 dólares por barril está recordando a los banqueros centrales que la era de volatilidad anunciada por la pandemia y la guerra de Ucrania no va a desaparecer.

Muestra cómo la postura de “más altos por más tiempo” que el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, señaló para los tipos de interés en Jackson Hole el mes pasado se enmarca más que nunca en la “era de los cambios y las rupturas” que su colega de la eurozona, Christine Lagarde, describió en el mismo evento.

Drivers of Oil Prices | nulldfd

Los banqueros centrales, reunidos esta semana en Londres y Washington, se preguntan si el repunte del crudo es sólo temporal o más duradero, sobre todo teniendo en cuenta que el petróleo puede estimular los precios al consumo y frenar el crecimiento económico. Esta disyuntiva pondrá a prueba el incipiente consenso entre los funcionarios de que los riesgos inflacionistas están lo suficientemente contenidos como para que, de momento, suspendan el endurecimiento de la política monetaria.

PUBLICIDAD

Darío Perkins, economista de GlobalData TS Lombard, afirma en un informe que “el último repunte de los precios del petróleo no ayuda en absoluto”. “Dicho esto, es importante mantener estos recientes acontecimientos inflacionistas en su contexto. Aún no corremos el riesgo de deshacer 12 meses de sólidos avances desinflacionistas, ni de cerca”.

VER +
El alza del petróleo hasta los US$95 está cambiando las operaciones en Wall Street

El crudo Brent ha alcanzado un máximo de 10 meses en torno a los 95 dólares por barril, ya que las restricciones a la exportación impuestas por Arabia Saudí y Rusia, unidas a la mejora de las perspectivas de EE.UU. y China, han impulsado los precios al alza.

Para los banqueros centrales, estos repuntes de las materias primas pueden ser una señal de alarma inmediata. El personal del Fondo Monetario Internacional, en un nuevo estudio sobre más de 100 crisis inflacionistas desde la década de 1970, concluye que sólo en el 60% de los casos el crecimiento de los precios al consumo se desaceleró de forma duradera en un plazo de cinco años.

PUBLICIDAD
$100 Oil Would Fuel Inflation |dfd

Si ese aumento se traduce finalmente en una media de 100 dólares por barril hasta el cuarto trimestre, podría tener un impacto máximo de hasta 0,9 puntos porcentuales en la inflación estadounidense, según cálculos de Bloomberg Economics. En la zona euro y el Reino Unido, se aproximaría a 0,4 puntos porcentuales.

“La carrera del petróleo va a ser un factor para todos los bancos centrales”, ya que los efectos inflacionistas empiezan a moverse en la dirección “equivocada”, dijo Brad Bechtel, responsable mundial de divisas de Jefferies LLC en Nueva York.

Una inflación más rápida sería un duro golpe para el mercado de bonos, que ya apuesta por que la Reserva Federal tendrá que mantener los tipos elevados durante más tiempo para que el crecimiento de los precios vuelva a su objetivo.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro a dos años han subido más de 30 puntos básicos desde principios de mes y se acercan a los máximos de 16 años alcanzados en julio. Los rendimientos de toda la curva alemana han subido unos 25 puntos básicos solo este mes, lo que deja el plazo a 10 años cerca del nivel más alto desde 2011.

Central Bank Rate Decisions This Week |dfd

Estas preocupaciones se ciernen sobre una semana crucial para la política monetaria mundial, en la que la Reserva Federal se dispone a hacer una pausa en el endurecimiento de su política monetaria el miércoles, aunque con una posible insinuación de nuevas medidas.

El jueves, el Banco de Inglaterra, el Norges Bank, el Riksbank sueco y el Banco Nacional Suizo podrían hacer lo propio con lo que podría ser un último o penúltimo aumento de los costes de endeudamiento y la promesa de mantenerlos elevados.

No se espera que el Banco de Japón adopte el viernes ninguna medida importante, pero parece que se están sentando las bases para la eventual eliminación del último tipo de interés negativo de las principales economías.

PUBLICIDAD

La semana pasada, el Banco Central Europeo hizo una pausa tras una decisión a punto de volver a subir los tipos, una decisión que su antiguo economista jefe, Peter Praet, relacionó inmediatamente con la subida del crudo.

VER +
La Fed se enfrenta a un enemigo conocido: mayores precios del petróleo y su impacto

“Los consumidores, los hogares, son extremadamente sensibles a los precios del petróleo y de los alimentos, por lo que creo que era correcto que el BCE enviara una señal”, declaró a Bloomberg Television tras el anuncio.

Las expectativas de inflación en Europa están subiendo. El mercado apuesta por una subida media de los precios al consumo del 2,4% en los próximos tres años, muy por encima del objetivo del BCE, frente al 2% de hace dos meses.

El Banco Central de Australia ve “riesgos al alza” para la inflación global en los próximos meses debido a los precios de los alimentos y el petróleo, según mostraron el martes las actas de su reunión del 5 de septiembre. Se espera que la subida de los precios del combustible impulse la inflación general nacional en el trimestre en curso.

PUBLICIDAD

El Banco de la Reserva de Australia sigue esperando una moderación general de los precios, aunque es improbable que la inflación vuelva a situarse dentro de su banda objetivo del 2-3% antes de finales de 2025. Los economistas temen que el RBA tenga que actualizar sus previsiones económicas, que actualmente se basan en un precio del crudo Brent de 80 dólares por barril, mucho más bajo que los 95 dólares actuales.

Riesgos para el crecimiento

Los riesgos van en ambos sentidos. El martes, el Banco de España advirtió de que la inflación será más rápida de lo previsto este año y el próximo debido al encarecimiento del crudo, mientras que la expansión económica también será más débil.

PUBLICIDAD

Estos temores arrastraron al euro a mínimos de seis meses la semana pasada, con los mercados apostando a que la economía europea no puede soportar tipos más altos. Los operadores ya están valorando más de dos recortes de un cuarto de punto para el año que viene y no tienen en cuenta las orientaciones del BCE de que los costes de endeudamiento se mantendrán elevados durante más tiempo.

El año pasado, el continente se vio sumido en una crisis tras la interrupción del suministro de gas ruso y la caída del euro hasta la paridad con el dólar. Aún no se sabe si podrá hacer frente este año a una subida de los precios.

Las perspectivas de crecimiento también preocupan a Clare Lombardelli, Economista Jefe de la OCDE. En declaraciones a la prensa el martes, Lombardelli afirmó que el impacto será “un recorte de los presupuestos familiares y de la demanda”, y que Europa sufrirá más que Estados Unidos por su dependencia de las importaciones energéticas.

PUBLICIDAD
US Economic Output Upgraded, Euro Area Downgraded |dfd

En Europa, los impuestos son menos sensibles a las variaciones de los costes que en Estados Unidos. El año pasado, el coste de la gasolina en Alemania y el Reino Unido fue aproximadamente el doble que en Estados Unidos.

Los responsables de la Reserva Federal podrían estar más preocupados por el impacto en el crecimiento que por la inflación. Según Anna Wong, economista jefe para EE.UU. de Bloomberg Economics, el propio modelo del banco central sugiere que es ligeramente más probable que los responsables políticos reaccionen a la subida de los precios de las materias primas con un recorte de tipos que con una subida.

“Realmente afecta, si se quiere, al lado del crecimiento de la ecuación de Ricitos de Oro más que al lado de la inflación a largo plazo”, dijo Maya A Bhandari, responsable de activos múltiples de BNP Paribas Asset Management UK, a Bloomberg Television.

VER +
Paradójica política de la Fed: crecimiento lento amenaza lucha contra la inflación

En Estados Unidos, la subida del petróleo se produce en un momento en el que los balances de los consumidores ya muestran signos de tensión. Los pagos de intereses se están comiendo una parte cada vez mayor de los ingresos disponibles y el exceso de ahorro acumulado durante la pandemia está a punto de agotarse.

PUBLICIDAD

El encarecimiento de la energía probablemente contribuirá a contener el gasto de los consumidores, lo que dará al banco central menos motivos para seguir endureciendo su política monetaria. Los funcionarios de la Reserva Federal estarán muy atentos a cualquier indicio de que las expectativas de inflación aumentan, pero hasta ahora no ha sido así.

Por ahora, Bloomberg Economics no cree que los responsables políticos se vean obligados a reaccionar en uno u otro sentido.

“Los modelos estándar implican que los responsables políticos probablemente pasarían por alto este tipo de choque”, escribieron Ana Andrade y Jamie Rush en un informe. “Nuestro caso base es que el shock aún no es lo suficientemente grande como para cambiar las perspectivas de los tipos de interés”.

Para orientar su respuesta, los bancos centrales tienen el amargo recuerdo de los años setenta, una época en la que las prolongadas crisis del petróleo provocadas por las restricciones de la oferta dejaron a las economías avanzadas con una inflación duradera y repercusiones en el crecimiento.

Con este telón de fondo, al igual que algunos responsables políticos han argumentado que la cuestión clave para los tipos ahora no es cuánto suben, sino cuánto tiempo se mantienen ahí, la misma prueba se aplica a cómo se desarrolla cualquier posible repunte del crudo.

“Los bancos centrales no pueden hacer nada contra estas perturbaciones de la oferta a corto plazo, pero sí pueden hacer algo para mantener las expectativas en línea”, dijo en una entrevista Charles Seville, economista de Fitch Ratings en Londres. “Esta es la gran diferencia con la década de 1970: ahora tenemos bancos centrales que tienen más trayectoria en llevar la inflación al objetivo.”

--Con la colaboración de James Hirai, Jana Randow, Reed Landberg, Alix Steel, Guy Johnson, William Horobin, Kriti Gupta, Zoe Schneeweiss, Rich Miller, Matthew Boesler y Swati Pandey.