Inversiones en Brasil y México: riesgos y oportunidades en bonos corporativos

La consultora estadounidense Moody’s Investors Service elaboró un análisis respecto de la calidad crediticia de las empresas en las principales economías de la región

La visión de Moody's sobre los créditos corporativos de América Latina
22 de septiembre, 2023 | 08:44 AM

Una serie de informes sobre la calidad crediticia que ofrecen los grandes corporativos latinoamericanos mostró un entorno desafiante para las empresas brasileñas para lo que resta de 2023 y dejó abierto un panorama algo más alentador en relación a las compañías mexicanas.

Moody’s Investors Service, firma a cargo de los mencionados informes, también advirtió una mayor debilidad en los créditos corporativos del la Argentina y se refirió a los riesgos que supone el fenómeno de El Niño en Colombia.

VER +
Con México de locomotora, Moody’s aumenta su proyección de crecimiento para LatAm

El panorama crediticio de las empresas de Brasil

Según Moody’s, los precios de las materias primas, de las que dependen muchos corporativos brasileños, hasta 2024 seguirán siendo inferiores a sus niveles registrados en el período 2021-22.

En este contexto, la empresa estadounidense considera que la calidad del crédito empresarial seguirá siendo baja hasta 2024.

PUBLICIDAD

Además, la baja renta disponible y la menor confianza de los consumidores limitarán la demanda de bienes de consumo y al por menor, entre otros sectores orientados al mercado interno”, advirtió Moody’s.

El análisis detalla que el EBITDA corporativo en Brasil disminuirá ligeramente para la mayoría de las empresas hasta 2024 y las mejoras en la calidad crediticia seguirán siendo moderadas en general. Los precios más bajos de las materias primas reducirían el EBITDA de muchas empresas brasileñas, aunque los tipos de interés más bajos y la relajación de la inflación ofrezcan cierto alivio a los grupos que operan a escala nacional.

Por otro lado, el documento destaca que los elevados tipos de interés, la incertidumbre política y la restricción de los mercados de capitales transfronterizos han provocado aversión al riesgo, obligando a varias empresas a anunciar reestructuraciones en 2023. A pesar de ligeras mejoras, el entorno crediticio general se mantendrá en niveles difíciles.

PUBLICIDAD

Al desagregar por sectores, Moody’s destaca que un fuerte fenómeno de El Niño en el segundo semestre de 2023 reduciría la producción agrícola y elevaría los precios para los productores de materias primas agrícolas de Brasil.

Por otro lado, el informe sobre Brasil indica que Petrobras tiene sólidas métricas crediticias y amplia liquidez, pero la intervención del Gobierno amenaza con dañar la calidad crediticia de la petrolera.

El lento crecimiento mundial pesará sobre los precios de los metales y la minería, aunque Vale preservará su sólida liquidez”, sostiene por otro lado Moody’s.

Fuente: Moody'sdfd

Respecto de otro sector clave, Moody’s subraya: “Los balances de las aerolíneas brasileñas siguen estando muy apalancadas, a pesar de su renovado poder de fijación de precios”.

En cuanto a las empresas constructoras, el documento menciona que la construcción residencial enfrenta riesgos temporales de inflación y riesgo político. “Una recuperación sostenible en la construcción de viviendas y obras pesadas dependerá de la fortaleza fiscal de Brasil y de su política de vivienda”, amplía. Pero aclara, nuevamente, que los altos costos, las tasas de interés altas y la inflación limitarán la demanda interna de productores de cemento como Votorantim Cimentos.

Moody’s también reseña que “un claro impulso inversor por parte de los gobiernos central y regionales” generará dinamismo para la agenda de infraestructura hasta 2024, pero persisten los riesgos de ejecución.

El panorama crediticio de las empresas de México

El informe de Moody’s Investors Service sobre México resaltó que las inversiones extranjeras a través del nearshoring están impulsando algunos sectores y regiones, pero los principales obstáculos son los problemas de infraestructura, la disponibilidad de agua y la incertidumbre normativa.

PUBLICIDAD

En este contexto, se espera que la calidad del crédito mejore en general para las empresas mexicanas y los grupos de infraestructura.

Los analistas de Moody’s afirman que las empresas que enfrentan una política monetaria restrictiva, condiciones de financiamiento ajustadas y márgenes reducidos se beneficiarán a medida que la manufactura se expanda.

Fuente: Moody's Investors Servicedfd

“Con la disminución de la inflación, las empresas mejorarán los márgenes operativos y las ratios de apalancamiento hasta 2024. Sin embargo, el peso fuerte no será positivo para todas las empresas mexicanas, ya que pondrá presión sobre los exportadores y las empresas de turismo al hacer que sus productos y servicios sean menos competitivos. La competencia se ha intensificado para las empresas mexicanas de hospedaje y aerolíneas, pero la capacidad limitada, la fuerte demanda y los precios más bajos del combustible están ayudando a las empresas a mantener sus márgenes”, menciona el documento.

La calificadora de riesgo estadounidense asume un apoyo implícito muy alto por parte del Gobierno mexicano para la firma CFE debido a su importancia sistémica para la economía, mientrs que MEXCAT seguirá con un bajo apoyo implícito del gobierno, ya que no representa una prioridad política.

PUBLICIDAD

Un cambio regulatorio que permita a América Móvil competir en el mercado de televisión de pago del país cambiaría el panorama para otros operadores como Televisa y Total Play”, advirtió Moody’s.

Respecto de otros sectores, Moody’s subrayó que las inversiones de nearshoring han aumentado significativamente en 2023, con oportunidades especialmente en los sectores automotriz, inmobiliario, manufacturero y aeroportuario. Sin embargo, sopesó que las limitaciones en la infraestructura del sector eléctrico, obstáculos de política pública y riesgos climáticos disminuyen el potencial.

Qué sucede con el crédito corporativo en las grandes economías de LatAm

Así resumió Moody’s Investors Service la situación de cada una de las principales economía de la región en relación a la calidad crediticia de sus corporativos:

  • Argentina: La decreciente actividad económica del país, una inflación de tres dígitos, los estrictos controles de capital y la incertidumbre política debilitarán la calidad crediticia de las empresas durante lo que resta de 2023 y 2024. Sin embargo, las métricas crediticias del sector de petróleo y gas seguirán siendo sólidas aunque la demanda local y el poder adquisitivo se debiliten.
  • Chile: La calidad crediticia de las empresas chilenas no financieras calificadas se verá debilitada durante 2024, a medida que la caída de los precios de las materias primas debilite el flujo de caja de los productores mineros y de celulosa. Por otro lado, las condiciones operativas para los productores de energía registran una mejora para lo que resta de 2023 y 2024, con un aumento de la demanda de energía de alrededor del 2% para 2023.
  • Colombia: El crecimiento económico se enfrenta a fricciones que pondrán a prueba la calidad crediticia de las empresas no financieras y de infraestructuras hasta finales de 2024. Por otro lado, un fuerte fenómeno de El Niño a finales de 2023 amenaza con retrasar el desarrollo de las infraestructuras de Colombia y perturbar la generación hidráulica y los precios de la energía para su sector eléctrico.
  • Perú: La disminución de la confianza, la costosa financiación y la inestabilidad social y política seguirán lastrando la calidad crediticia de las empresas peruanas durante 2024. La cautela del sector privado respecto a la inversión en infraestructura persistirá hasta 2024, ya que las empresas posponen sus esfuerzos de gasto de capital.