-
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — La jubilación de Rupert Murdoch, el magnate mundial de los medios de comunicación quizás más responsable de nuestra disfunción mediática contemporánea, suscitó renovadas especulaciones sobre el futuro de sus holdings mediáticos. En Estados Unidos se plantearon preguntas sobre lo que este cambio podría significar para el dominio de Fox News, por no mencionar su afición a la desinformación.

Si esperabas que la cadena se convirtiera de repente en un bastión de la integridad periodística, no te hagas ilusiones. Y a Murdoch le gustaría que supieras que está orgulloso del trabajo de toda su vida.

“Nuestras empresas gozan de una salud robusta, al igual que yo”, escribió Murdoch en una carta abierta a sus empleados. “Nuestras oportunidades superan con creces nuestros retos comerciales. Tenemos todos los motivos para ser optimistas sobre los próximos años”.

Los hechos sugieren un futuro menos halagüeño para Fox.

PUBLICIDAD

Es probable que la decisión de Murdoch de nombrar sucesor a su hijo mayor, Lachlan, continúe el giro supremacista blanco más descarado de la cadena desde que el heredero de Murdoch asumió el cargo de CEO de Fox Corp. en 2019.

Los periodistas Gabriel Sherman y Brian Stelter, conocidos por cultivar fuentes profundas dentro de Fox News, teorizaron que su jubilación podría aumentar la probabilidad de una venta. Las amplias y crecientes responsabilidades legales de la empresa, vinculadas a las falsedades cada vez más descaradas de la cadena, suponen un viento en contra considerable.

El acuerdo de US$787,5 millones que pagó a Dominion Voting Systems por promover falsas afirmaciones de fraude durante las elecciones presidenciales de 2020 ha desencadenado otras demandas de accionistas -incluidos los fondos de pensiones de la ciudad de Nueva York y del estado de Oregón- que acusan a Murdoch y al consejo de Fox de violar sus responsabilidades fiduciarias al exponer a la empresa a riesgos legales por promover a sabiendas mentiras impulsadas por el ex presidente Donald Trump.

PUBLICIDAD

Y otra demanda de US$2.700 millones, esta vez de Smartmatic Corp, se vislumbra en el horizonte.

Puede que el futuro empresarial de Fox sea incierto, pero el nuestro no lo es. Las numerosas innovaciones de Murdoch como magnate de los medios de comunicación han causado un daño irreparable a los supuestos fundacionales de la democracia liberal estadounidense: que el gobierno debe reflejar la voluntad del pueblo, debidamente informado por una prensa justa e imparcial.

Su jubilación no contribuirá en nada a mitigar el daño causado.

Ser “justo y equilibrado”, el lema que Fox News eliminó en 2017, no es culpa de Murdoch.

PUBLICIDAD

Fundada en 1996, la cadena se construyó sobre la base de más de 50 años de activismo mediático conservador, que cultivó una creencia generalizada en la parcialidad de los “medios liberales” dominantes. Murdoch contrató a Roger Ailes, un asesor de medios republicano, que orientó la programación hacia este mercado lucrativo y desatendido. Desde entonces, Fox ha sesgado todo el sistema político estadounidense, marcando la agenda informativa como el canal de noticias por cable de mayor audiencia durante más de dos décadas.

Aunque sólo recientemente ha tenido que rendir cuentas por su promoción de la desinformación, Fox tiene un largo historial de falsedades al servicio de sus fines partidistas. Fue la primera cadena en proclamar las elecciones de 2000 a favor de George W. Bush antes de que se contaran todos los votos en Florida, lo que le dio impulso en las batallas legales sobre las papeletas. Pocos medios de comunicación estadounidenses merecen elogios por su cobertura en el periodo previo a la guerra de Irak, aunque se descubrió que la audiencia de la Fox era especialmente propensa a las percepciones erróneas sobre la existencia de armas de destrucción masiva y los supuestos vínculos entre Sadam Husein y Al Qaeda.

Pero el verdadero éxito (y el daño) de Fox ha venido menos de sus mentiras descaradas que de su transmisión de lo que la asesora de Trump Kellyanne Conway llamó una vez “hechos alternativos”. Sus audiencias no se alejan tanto de la realidad como se les proporciona una narrativa clara y (para ellas) convincente con la que interpretar las noticias del día.

PUBLICIDAD

Una empresa desea a sus clientes “Felices Fiestas” para ser más inclusiva, y se convierte en la Guerra contra la Navidad. Resulta que algunos afroamericanos participaron en la Guerra de la Independencia, así que los profesores universitarios liberales deben estar mintiendo sobre los profundos legados del racismo. Bud Light se asoció con la actriz trans e influyente en las redes sociales Dylan Mulvaney para ampliar su cuota de mercado más allá de su demografía tradicional, y de repente el capitalismo es “woke”.

El propósito de la Fox (una extensión de la propia sensibilidad outsider de Murdoch como hijo australiano de un periodista que se vio obligado a reconstruir el floreciente imperio mediático de su padre a partir de un único tabloide atrasado) ha sido durante mucho tiempo transmitir las noticias con un estilo que atraiga los gustos culturales de la clase trabajadora blanca para cultivar un amplio sentido común conservador.

Murdoch exhibió este compromiso en su carta de jubilación.

“Las élites desprecian abiertamente a quienes no pertenecen a su enrarecida clase”, escribió Murdoch, multimillonario y antiguo alumno de la Universidad de Oxford, sin una pizca de ironía. “La mayoría de los medios de comunicación están compinchados con esas élites, promoviendo narrativas políticas en lugar de buscar la verdad”.

PUBLICIDAD

Se trata de una proyección descarada, por supuesto. Fox News lleva mucho tiempo dando prioridad a las narrativas políticas diseñadas para coincidir con las creencias de su audiencia y amplificarlas, por encima de cualquier compromiso con la búsqueda de la verdad. Que Fox se enfrente ahora a la competencia en su flanco derecho de medios como Newsmax, One American News y Right Side Broadcasting no hace sino consolidar el legado de Murdoch de haber blanqueado narrativas de derechas como si fueran noticias.

A diferencia de Murdoch, eso no va a ninguna parte.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.