Alarma por disminución récord de hielo marino en la Antártida

Esas variaciones pueden tener un impacto significativo en quienes viven en la región, desde las comunidades indígenas a los animales terrestres y marinos, pasando por la flora y la fauna más pequeñas

Global Warming Imapcts On Australian Antarctic Territory
Por Danielle Bochove
26 de septiembre, 2023 | 07:48 PM

Bloomberg — En su mayor extensión de este año, el hielo marino cubría menos de 17 millones de kilómetros cuadrados de la Antártida, un área que es 1 millón de kilómetros cuadrados menor que el mínimo récord anterior establecido en 1986, según cifras preliminares publicadas el lunes por el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo (NSIDC, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Colorado Boulder. La cifra representa la extensión máxima más pequeña en casi 45 años de registros satelitales.

La máxima cobertura de hielo antártico durante el invierno de la región, que es el verano del hemisferio norte, probablemente se produjo el 10 de septiembre. En esa fecha, el hielo marino se extendía sobre 16,96 millones de kilómetros cuadrados, tras lo cual comenzó a reducirse, según el NSIDC. Esto ocurrió casi dos semanas antes de la fecha media del 23 de septiembre entre 1981 y 2010.

“Existe cierta preocupación de que esto pueda ser el comienzo de una tendencia a largo plazo de disminución del hielo marino antártico, ya que los océanos se están calentando a nivel mundial, y la mezcla de agua cálida en la capa polar del océano Austral podría continuar”, señaló el NSIDC en un comunicado.

VER +
El hielo marino de la Antártida no está volviendo a crecer, un hecho sin precedentes

Aunque las causas de la pérdida de hielo marino en la Antártida son complicadas y menos conocidas que en el Ártico, los científicos creen que el cambio climático influye, y que la continua disminución del hielo podría exacerbar los efectos del calentamiento, ya que menos hielo significa que se refleja menos luz solar en el espacio. Los científicos que estudian la Antártida observaron hace meses que el hielo tenía dificultades para volver a crecer desde su punto más bajo de febrero, en una marcada desviación de los patrones habituales.

PUBLICIDAD

“Los últimos tres o cuatro meses no se parecen a nada que hayamos visto antes, o que hubiéramos esperado, nunca”, dijo Cecilia Bitz, climatóloga especializada en hielo marino de la Universidad de Washington. “Esto me dice que el cambio climático que estamos viendo está fuera de nuestro rango de experiencia y no puede explicarse por la variabilidad natural”.

Si se mantiene una cobertura de hielo marino drásticamente inferior a la habitual, una mayor parte de la costa quedará expuesta a las olas del océano, cuyos efectos aún no están claros, señaló el NSIDC. Los científicos tienen todo tipo de ideas sobre cómo interactúan el hielo marino y los océanos en la Antártida, pero la mayoría son teóricas y se necesitan más estudios, dijo Bitz.

Verano ártico

En la Antártida, el hielo marino suele cubrir la mayor extensión de océano en algún momento de septiembre. Después, comienza un lento deshielo durante el verano del hemisferio sur, y las aguas más abiertas suelen verse a principios de marzo. El proceso es el mismo en el Ártico, aunque se invierten los meses de invierno y verano.

PUBLICIDAD

El centro de investigación también dio a conocer las últimas estimaciones de la cobertura de hielo marino estival en el lado opuesto del planeta. Según estas, el hielo marino cubría solo 4,23 millones de kilómetros cuadrados del océano Ártico en su punto más bajo de este verano. Es la sexta cifra más baja registrada, y las 17 más bajas se registraron todas en los últimos 17 años.

The Decline of the Arctic's Summer Sea Ice  | Annual September minimum, 1979-2023dfd

Los científicos están interesados en comprender por qué un año determinado puede haber más o menos hielo marino, aunque la tendencia de varias décadas sea claramente a la baja, dijo Flavio Lehner, profesor adjunto de Ciencias de la Tierra y de la Atmósfera en la Universidad de Cornell, que también es científico jefe del clima para Polar Bears International.

“¿Se debió a que la temperatura del aire era más cálida, a que ciertos patrones meteorológicos trajeron más aire cálido?”, preguntó. “¿Fue el océano el que transportó más aguas cálidas al Ártico? ¿Fue una gran tormenta que rompió el hielo marino y facilitó su salida del Ártico y su fusión? Cada año de mínimo hielo marino tiene historias diferentes que nos ayudan a comprender mejor la vulnerabilidad del hielo”.

VER +
Pingüinos bebé están muriendo por bajos niveles de hielo en la Antártida

Esas variaciones pueden tener un impacto significativo en quienes viven en la región, desde las comunidades indígenas a los animales terrestres y marinos, pasando por la flora y la fauna más pequeñas. En el caso de los osos polares, por ejemplo, una helada más temprana en una zona podría significar una temporada de caza más temprana, mientras que una temporada de hielo más larga podría fomentar la migración de osos de otras zonas. Entender las variaciones y la forma en que responden los animales es clave para el éxito de la conservación, afirma Lehner.

“Si designamos algo, un parque nacional o un santuario marino, pero el cambio climático hace que deje de ser habitable para una especie que intentamos proteger, entonces es un problema”, dijo. “Se trata de extraer de los datos todo lo que podamos para estar preparados”.

Lee más en Bloomberg.com