Una enorme mansión en República Dominicana se vende por US$45 millones

El precio de venta incluye 10 juegos de vajilla, ropa de cama, muebles, un Range Rover, un Nissan Pathfinder e incluso los dos carritos de golf

República Dominicana
Por James Tarmy
08 de octubre, 2023 | 07:36 PM

Bloomberg — En el momento en que Stanley y Conchita Meek acudieron a ver una propiedad de aproximadamente 1,7 acres (6.879,66 m²) dentro del complejo turístico Casa de Campo, en la República Dominicana, la casa “llevaba 18 años sin habitarse”, cuenta Stanley, “y hacía 5 años que se encontraba en el mercado”.

Pese a su ubicación sobre el agua y el enorme tamaño de su terreno para aquella zona, el suelo era irregular, nos explica. Una pronunciada caída en el centro no atraía a los potenciales interesados.

VER +
Visa humanitaria para Estados Unidos desde República Dominicana: requisitos

Sin embargo, la pareja no se desanimó:” Se trataba de una oportunidad de oro”, comenta Stanley, que la adquirieron en 2017.

Una vez demolido el edificio original, emplearon más de 3 años en levantar 2 estructuras de unos 5.000 m², y colaboraron con el arquitecto Arturo Despradel para solucionar el problema del desnivel del terreno, levantando la casa principal en la depresión para superar los distintos niveles de la propiedad. El complejo tiene en total 10 dormitorios para invitados y 13,5 cuartos de baño. Además, hay 3 dormitorios y 3 cuartos de baño para su personal.

PUBLICIDAD

Los Meek, que dicen que construyeron esta para ser su “última casa”, encontraron recientemente una nueva oportunidad: el hijo de Conchita, Sergio Llach , corredor de Sotheby’s International Realty de la República Dominicana, les mostró una propiedad un poco más pequeña a la vuelta de la esquina.

“Dije: ‘¿Por qué no lo compramos y construimos una más pequeña’», dice Conchita. “En lugar de vivir en una casa de 25.000 pies cuadrados (2.322 m²) ¿por qué no vivimos en una casa de 18.000 pies cuadrados (1.672,25 m²)?” Ese es ahora el plan. Han puesto en venta su casa casi nueva con Llach por US$45 millones un precio récord para el país si consigue esa cantidad, según el corredor.

Construyendo la casa

Este no fue el primer hogar de Conchita en la isla ni el primer hogar de Stanley fuera de su Canadá natal. (Los dos empresarios jubilados se casaron en 2016). “Casa de Campo ha sido mi segundo hogar durante 40 años”, explica Conchita, diciendo que ha comprado y remodelado varias casas durante ese período.

PUBLICIDAD

Para esta propiedad, continúa, el gigantesco lote necesitaba una casa de escala similar. “No se puede construir una casa muy pequeña”, dice. A medida que avanzaba la construcción, la pareja siguió haciendo adiciones, aumentando su huella. “Dijimos que nos gustaría tener un teatro”, dice Conchita. “Poco a poco hicimos la casa cada vez más grande”.

Sin embargo, los grandes rasgos del proyecto estaban articulados desde el principio: la pareja quería un edificio en forma de L con camas en un ala y áreas sociales en la otra. Querían grandes cantidades de madera, principalmente un tipo de cedro, para puertas, techos y paredes, y querían ventanas enormes para disfrutar de las vistas.

VER +
República Dominicana cierra frontera con Haití ante disputa fluvial

Conchita dice que la construcción comenzó en 2018: “Tuvimos 130 personas trabajando aquí durante tres años, construyendo este lugar”. Para el patio de piedra, se cortaron unas 12.000 libras de piedra en Muskoka, de Canadá, y se enviaron a la República Dominicana. “Cuatro hombres tuvieron que transportar cada pieza de piedra”, dice. “Cada uno tiene dos pulgadas de espesor”.

Una vez que la casa estuvo terminada en 2022, Conchita la llenó con muebles enviados desde todo el mundo, así como decoraciones de artistas locales. Luego contrataron “consultores hoteleros para capacitar a todo el personal, desde alimentos y bebidas hasta las empleadas domésticas”, dice Stanley. “Eso duró tres meses, así que saben cuál es su trabajo, cómo tratar a los huéspedes y, por eso, cuando la gente viene, se sienten como si estuvieran en un hotel boutique”.

Actualmente, la casa cuenta con 11 empleados, entre ellos un chef ejecutivo; están preparados para servir al próximo propietario.

Para diciembre, la propiedad tendrá lo que Stanley llama “una discoteca”, con escenario, salón y bar en el primer piso de la casa de huéspedes.

Viviendo en el paraíso

La pareja tiene múltiples residencias para elegir. “Tengo un condominio en Toronto, un lugar en un lago en Muskoka y uno en Puerto Vallarta, y Conchita tiene un lugar en Coral Gables”, explica Stanley. “Y viajamos mucho”. Sin embargo, el atractivo de la nueva casa era tal que pasaban cuatro meses al año en ella.

PUBLICIDAD

La casa tiene principalmente dos plantas y se alza sobre el océano. (Además de las escaleras, hay un ascensor). La casa principal tiene tres cocinas: una “cocina de exhibición”, en caso de que los huéspedes quieran cocinar; una cocina de chef, donde se realiza el trabajo principal; y una cocina para empleados. La casa de huéspedes tiene dos cocinas adicionales y la discoteca pronto tendrá una.

Una suite principal de 4000 pies cuadrados (371,6 m²) se puede aislar del resto de la casa; En el interior hay una oficina, un dormitorio, un spa con jacuzzi, un gimnasio, baños para él y para ella y una sauna. “De hecho, podemos simplemente vivir en ese lugar”, dice Stanley.

La casa principal consta de seis dormitorios. La casa de invitados tiene cuatro adicionales. Los terrenos contienen una variedad de áreas de entretenimiento, incluida una piscina de entrenamiento climatizada de borde infinito.

La pareja ha utilizado el lugar para pequeñas fiestas. “Tomamos cócteles en el patio, vamos a cenar al mirador y terminamos en la fogata para tomar licores; esa es la corriente”, dice Stanley. Sin embargo, dado su gran tamaño y sus múltiples áreas de entretenimiento, lo han utilizado para albergar muchas reuniones grandes.

PUBLICIDAD

“El viernes tuvimos una hermosa fiesta para 200 personas”, dice Stanley. “Teníamos una banda que era un tributo de Queen: tocaba la música de Freddie Mercury”, explica. “Una semana antes, tuvimos una fiesta de compromiso para nuestros buenos amigos y asistieron 50 personas, así que Conchita es toda una animadora”.

VER +
Bad Bunny impulsa la facturación de la música latina en EE.UU. a US$1.100 millones en 2022

También lo alquilaron por lo que, según la pareja, oscila entre US$15.000 y US$20.000 la noche. Para la Navidad de 2022, dicen, el artista Bad Bunny pasó 10 días en el inmueble. (“Pasaba la mayor parte del tiempo en el teatro, jugando”, dice Conchita). También lo alquilaron a residentes de la isla que querían usarlo para la boda de su hija.

PUBLICIDAD

“Esta propiedad es una maravillosa fuente de ingresos”, continúa Conchita. “Hemos ganado casi US$1 millón en alquileres”. (En un correo electrónico, Llach añadió que el jugador de baloncesto Christian Wood también alquilaba la casa, así como “altos ejecutivos de Google”).

Pero ahora, Stanley y Conchita planean reiniciar con borrón y cuenta nueva. Según dicen, todo, excepto algunas esculturas, está incluido en el precio de venta. Esto incluye 10 juegos de vajilla, ropa de cama, muebles, un Range Rover, un Nissan Pathfinder e incluso los dos carritos de golf de la propiedad. “Todo lo que tienes que hacer es traer un cepillo de dientes”, dice Conchita.

Stanley agrega que, por una tarifa adicional, está dispuesto a entregar su Bugatti de 1929. “Si alguien lo quiere, puede tenerlo”, afirma. “Tengo 86 años. Estoy diciendo: ¿Cuántos años voy a usar ese Bugatti? Así que si alguien quiere mover un activo en mi balance, lo aceptaré”.

Lea más en Bloomberg.com