Rehenes se estancan en Gaza e Israel se replantea el intercambio de prisioneros

Israel solía hacer todo lo posible para recuperarlos sanos y salvos. Esta vez no promete dar la máxima prioridad a la liberación de los rehenes

Mia Shem
Por Galit Altstein y Ethan Bronner
17 de octubre, 2023 | 04:33 PM

Bloomberg — Tumbada en una cama improvisada, con la parte superior del brazo gravemente fracturada y el rostro angustiado, Mia Shem, de 21 años, habla a la cámara. Cautiva en Gaza, dice que quiere reunirse con sus padres y hermanos en Israel.

El vídeo, publicado el lunes, es la primera señal de vida de unos 200 rehenes de unas dos docenas de países secuestrados en Israel por operativos de Hamás. Fueron secuestrados cuando otros 1.300 israelíes murieron en un asalto hace 10 días que dio lugar a una guerra de castigo en la Franja de Gaza, que muchos temen que se extienda por toda la región.

El destino de los israelíes secuestrados o capturados ocupa desde hace tiempo un lugar especial en la conciencia nacional. Cientos de prisioneros han sido liberados para traer de vuelta a un solo israelí. A veces, se ha liberado a prisioneros sólo por los cuerpos de los caídos para poder enterrarlos en su patria.

Pero mientras las decenas de rehenes civiles languidecen en la Franja de Gaza, asediados y bombardeados por el ejército israelí en su intento de destruir a Hamás, su destino se contempla con una nueva mezcla de emociones.

PUBLICIDAD

Por supuesto, Israel quiere traerlos a casa. Pocas horas después del ataque del 7 de octubre, los principales expertos militares, jurídicos y de los medios de comunicación formaron el Foro de Rehenes y Familiares Desaparecidos con ese objetivo específico. Muchos otros países están implicados, se han iniciado negociaciones para su liberación y todo el mundo está de acuerdo en que los rehenes son una prioridad absoluta.

Sin embargo, en Israel existe una sensación creciente y desgarradora de que debe reconsiderar su política de siempre, endurecer su corazón y enviar un mensaje brutal a sus enemigos.

Mia Shemdfd

La situación ahora es diferente por dos razones principales”, afirma Ariel Merari, profesor jubilado que se dedicó a la lucha antiterrorista y formó parte de un equipo negociador del ejército. “La primera es que Israel está en estado de guerra. La mayoría del público (a pesar de simpatizar con los rehenes y sus familias) siente que ahora hay que ganar la guerra. La segunda razón es que el público comprende ahora mejor que nunca el enorme error que se cometió en la gestión de los secuestros anteriores.”

PUBLICIDAD

En pocas palabras, dice Merari, Israel ha cedido demasiado, y ha pagado un precio terrible.

VER +
Hamás amenaza con matar a rehenes israelíes mientras se recrudece el conflicto

En 1985, por ejemplo, Israel liberó a 1.151 presos y detenidos a un grupo palestino a cambio de tres soldados israelíes capturados en la guerra del Líbano de 1982. Uno de los prisioneros liberados fue Ahmed Yassin, que pasó a formar un nuevo movimiento (Hamas) nada más salir de la cárcel.

Liberación de palestinos

El último gran canje de prisioneros fue con Hamás en 2011, cuando se liberó a 1.027 palestinos por un único soldado secuestrado: Gilad Shalit, que llevaba cinco años retenido en Gaza. Lo hizo el primer ministro Benjamin Netanyahu, que también era primer ministro entonces.

Uno de los presos palestinos liberados entonces fue Yahya Sinwar, ahora máximo dirigente de Hamás en Gaza. Israel dice que es responsable de iniciar, planificar y dirigir los atentados del 7 de octubre. Es el principal objetivo mientras el ejército israelí bombardea el enclave costero y se prepara para una esperada invasión terrestre. Otros seis presos liberados en 2011 pasaron a convertirse en altos dirigentes de Hamás en Gaza y Cisjordania.

“Un historial así cambia la inclinación pública a dar prioridad a la liberación de rehenes”, afirma Merari, el negociador retirado.

El atentado de Hamás a principios de este mes fue impactante no sólo por el sadismo exhibido (cabezas cortadas, bebés quemados), sino también por su sofisticación. Se dispararon miles de misiles contra Israel mientras más de 2.500 comandos tomaban bases militares y comunidades civiles, matando libremente.

Parte de la justificación no declarada de los anteriores acuerdos asimétricos era la sensación de que Israel era tanto más fuerte que sus enemigos, que podía soportar un acuerdo perdedor para demostrar que se preocupaba por sus ciudadanos, que dedican de dos a tres años de su vida al servicio militar. Se les debe toda la fuerza del Estado para traerlos a casa si se los llevan.

PUBLICIDAD

Ahora ese sentimiento ha cedido ante una sensación de vulnerabilidad y la creencia de que los enemigos necesitan ver a Israel lo suficientemente endurecido como para alejarse.

“Durante décadas, hemos convertido a nuestros cautivos y MIA en una herramienta para chantajearnos”, escribió Nadav Haetzni, abogado y escritor, en el periódico Yisrael Hayom el lunes. “Hemos capitulado ante el enemigo y hemos acabado con mucha más gente asesinada y secuestrada. Lo peor de todo, como se nos acaba de demostrar una vez más, es que arriesgamos nuestra propia existencia.”

Israel dijo que había confirmado el secuestro de 199 israelíes hasta el lunes por la noche. Hamás, designada organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, afirma que tiene 200 rehenes y que otros 50 están retenidos por terceros.

Protesta israeldfd

Las normas para la negociación de rehenes están en constante cambio. En 2008, un comité público dirigido por un antiguo juez del Tribunal Supremo estableció unas directrices. Una de sus conclusiones fue la necesidad de desconectar a los líderes políticos de las familias para evitar que la presión o los sentimientos se interpusieran en la toma de decisiones racionales.

PUBLICIDAD
VER +
Rehenes y asesinatos: brutalidad del ataque sorpresa une a Israel en contra de Hamás

Sin embargo, Netanyahu se reunió con las familias a principios de esta semana. Haetzni afirmó que se trata de un error cometido repetidamente por los dirigentes israelíes.

“Llevamos 12 años pagando la capitulación de Benjamín Netanyahu ante la campaña para liberar a Gilad Shalit”, escribió. “Decenas de israelíes fueron asesinados como consecuencia de acciones llevadas a cabo por personas que fueron liberadas en ese acuerdo”. Haetzni añadió: “Esa capitulación se debió a la falta de firmeza de los dirigentes, pero también a la insensatez y debilidad de las élites, que se alistaron para que los dirigentes capitularan.”

PUBLICIDAD

En definitiva, dijo, Israel necesita redefinir la línea que separa mostrar empatía y fomentar la debilidad nacional.

Lea más en Bloomberg.com