La influencia de Biden está reconfigurando los planes de Israel de una guerra terrestre

Israel está cambiando de enfoque ante las advertencias de EE.UU. sobre las pérdidas de civiles. Hay preocupaciones de que una invasión terrestre pueda ser una provocación para toda la región de Medio Oriente

An Israeli armored unit close to the Gaza border near Kibbutz Be'eri, southern Israel.
Por Ethan Bronner - Henry Meyer
19 de octubre, 2023 | 04:11 PM

Bloomberg — El sábado pasado, con Israel aún conmocionado por el mortífero ataque perpetrado por Hamás una semana antes, el ejército declaró que estaba preparando “ataques coordinados desde el aire, el mar y tierra” para erradicar al grupo en Gaza.

Pero a mediados de semana, portavoces militares sugerían que una ofensiva terrestre “podría ser algo diferente de lo que se piensa”. Podría empezar más tarde y durar más, desarrollándose de formas inesperadas, dijeron.

Entre medias se produjo una serie de visitas sin precedentes de altos funcionarios estadounidenses, incluidos los secretarios de Estado y de Defensa y el presidente Joe Biden. Junto con su apoyo al dolor de Israel tras el ataque más mortífero de las últimas décadas y sus promesas de enviar buques de guerra y armas, había un mensaje de cautela sobre cómo responder.

Estados Unidos comparte el objetivo de Israel de destruir la infraestructura militar de Hamás en Gaza. Eso solo es posible con una invasión terrestre, ya que el grupo, designado terrorista por EE.UU. y la UE, lleva décadas construyendo redes de túneles y otros emplazamientos.

PUBLICIDAD
VER +
Estados Unidos sanciona a la red financiera de Hamás y a sus principales miembros

Pero la influencia de EE.UU. ya está determinando la forma en que se llevará a cabo ese asalto -en particular, cómo limitar las bajas entre los 2 millones de civiles que viven en Gaza- y el gobierno está planeando lo que sucederá cuando termine, según funcionarios israelíes y personas cercanas al gobierno.

Tres altos funcionarios israelíes, que hablaron bajo condición de anonimato, afirman que el papel y la influencia de Estados Unidos en esta guerra contra Hamás son más profundos e intensos que los ejercidos por Washington en el pasado.

A Estados Unidos le preocupa cada vez más que la invasión israelí pueda atraer a Hezbolá, apoyado por Irán. Ello podría abrir un segundo frente en la guerra y desencadenar un conflicto más amplio que implicaría aún más a Estados Unidos y echaría por tierra los esfuerzos de la administración Biden por estabilizar la región mediante la paz entre Israel y los principales países árabes.

PUBLICIDAD

“El presidente Biden está centrado en reducir la posibilidad de que esta guerra se extienda a otro frente”, declaró el ministro de Asuntos Exteriores, Eli Cohen, en una entrevista. “Este es su principal objetivo”.

El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo tras la visita de Biden que se había llegado a un acuerdo de “cooperación que cambiará la ecuación en todos los teatros.” En el Air Force One de regreso a Washington, Biden dijo que había hablado con los israelíes sobre varias “alternativas” respecto a la guerra terrestre debido a la preocupación por las víctimas civiles y una expansión del conflicto.

Biden tiene previsto pronunciar un discurso en el Despacho Oval el jueves sobre la ayuda a Israel y Ucrania.

Los israelíes lloraron al ver las declaraciones de Biden y los cálidos abrazos a los supervivientes. Pero su simpatía iba acompañada de una advertencia.

VER +
Israel no da marcha atrás en su plan para destruir a Hamás

“Hay que hacer justicia”, dijo Biden. “Pero les advierto que, aunque sientan esa rabia, no se dejen consumir por ella. Tras el 11-S, en Estados Unidos estábamos enfurecidos. Aunque buscamos justicia y obtuvimos justicia, también cometimos errores”.

Por primera vez, Biden y Blinken asistieron a las reuniones del gabinete de guerra israelí, ayudando a Netanyahu, al ministro de Defensa Yoav Gallant y al líder de la oposición Benny Gantz a evaluar y planificar.

La noche anterior a la visita de Biden se produjo una explosión mortal en un hospital de Gaza. Los gobiernos árabes se adhirieron rápidamente a la afirmación de Hamás de que Israel estaba detrás del ataque y los manifestantes salieron a las calles en todo Oriente Medio. Pero Biden respaldó la versión israelí, que atribuyó la autoría al lanzamiento fallido de un cohete por parte de un grupo militante.

PUBLICIDAD

Aunque Estados Unidos ha enviado dos grupos de portaaviones al Mediterráneo oriental y ha puesto tropas en alerta, Biden y otros funcionarios han subrayado la importancia de limitar las víctimas civiles. En Tel Aviv, el presidente estadounidense presionó al gobierno de Netanyahu para que permitiera la entrada de ayuda humanitaria en Gaza, donde la población civil se encuentra atrapada con cada vez menos alimentos y agua y es objeto de ataques aéreos regulares por parte de Israel. Los primeros envíos desde Egipto podrían llegar ya el viernes, según funcionarios estadounidenses.

“Biden está decidido a que es necesario derrotar a Hamás, pero también quiere mantener las alianzas estratégicas y los tratados de paz entre Israel y los países árabes y ampliarlos, para profundizar el liderazgo estadounidense en Oriente Próximo”, declaró el general de división (reserva) Amos Gilead, ex alto cargo del Ministerio de Defensa. “Por eso es tan importante la dimensión humanitaria”.

Funcionarios estadounidenses han dicho que esperan proseguir los esfuerzos para normalizar las relaciones entre Israel y Arabia Saudí, aunque la guerra con Hamás amenaza con descarrilarlos. Ese acuerdo incluiría garantías de seguridad estadounidenses para ambos países. Lo que ha surgido esta semana con EE.UU. es una versión de facto de dicho pacto, indicó un alto funcionario israelí.

VER +
Biden se reúne con Netanyahu tras la explosión que aviva las tensiones

Michael Oren, exembajador de Netanyahu en Washington, dijo que Biden está presionando a Israel para que actúe con más cautela tanto cuando se adentra en Gaza sobre el terreno como cuando responde a los crecientes ataques de Hezbolá en Líbano, respaldada por Irán.

PUBLICIDAD

“Esto pone a Bibi en una posición difícil”, dijo Oren. “La factura de ésta le llegará al día siguiente de la guerra”, dijo. EE.UU. probablemente presionará a Netanyahu para que lleve al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, a Gaza y restaure los esfuerzos para una solución de dos Estados, dijo.

El miércoles, Cohen sugirió que es probable que Israel intente crear una zona tampón alrededor de Gaza, en lugar de ocupar el territorio por completo.

PUBLICIDAD

El plan para la guerra se mantiene en secreto y aún está en formación, pero el objetivo inicial se refleja en el hecho de que Israel ordenó a 1,1 millones de palestinos evacuar la parte norte de la franja, que incluye la ciudad de Gaza.

“Es una situación imposible. Israel quiere proporcionar seguridad a sus ciudadanos y restablecer la disuasión y, para ello, necesariamente tendrá que matar a muchos civiles”, declaró Mairav Zonszein, analista principal sobre Israel del International Crisis Group.

Aun así, el gobierno de Netanyahu es receptivo al mensaje estadounidense, según Manuel Trajtenberg, director ejecutivo del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional, un think tank con sede en Tel Aviv. Las tropas israelíes llevarán a cabo una operación terrestre en el norte, donde Hamás tiene su cuartel general y donde probablemente mantendrán el terreno, con un enfoque más quirúrgico en la parte sur, dijo.

PUBLICIDAD

“Israel necesita legitimidad durante mucho tiempo porque no va a ser una operación corta”, afirmó.

Hundreds of Thousands of People Now Crowded in Southern Gaza | Aid is being held up at Rafah border crossing with Egypt

Es probable que Israel envíe fuerzas especializadas entrenadas en guerra urbana, respaldadas por tropas regulares y con apoyo aéreo cercano, para ir de puerta en puerta e intentar eliminar o capturar a los líderes de Hamás, según Bilal Saab, ex funcionario del Pentágono responsable de la cooperación militar en la región.

“Los generales israelíes no se hacen ilusiones de que puedan ‘acabar con Hamás’”, afirmó Bilal, ahora investigador principal del Middle East Institute de Washington.

Lee más en Bloomberg.com