Cambio de perspectiva de Moody’s amenaza la mayor calificación crediticia que le queda a EE.UU.

Moody’s es la única de las tres principales agencias crediticias en aún otorgar una calificación máxima para Estados Unidos

Gates Leads Pentagon Memorial Observance Of 9/11
Por Carter Johnson y Michael McKenzie
10 de noviembre, 2023 | 08:33 PM

Bloomberg — Estados Unidos se vio amenazado con la pérdida de su última calificación crediticia máxima el viernes 10 de noviembre, cuando Moody’s Investors Service señaló que se inclinaba a rebajar la calificación del país debido a déficits presupuestarios más amplios y a la polarización política.

VER +
Moody’s cambia la perspectiva de calificación crediticia de EE.UU. a negativa

La calificadora bajó la perspectiva a negativa desde estable y afirmó la calificación de la nación en Aaa, el nivel más alto de grado de inversión.

En medio de tasas de interés más altas, sin medidas para reducir el gasto o aumentar los ingresos, los déficits fiscales probablemente “seguirán siendo muy grandes, debilitando significativamente la asequibilidad de la deuda”, dijo Moody’s.

“Los riesgos a la baja para la fortaleza fiscal de Estados Unidos han aumentado y es posible que ya no sean completamente compensados por las fortalezas crediticias únicas del soberano”, dijo en un comunicado William Foster, alto funcionario de crédito de Moody’s.

PUBLICIDAD
Underlying US Budget Gap Doubled in Latest Year | Change in adjusted federal deficit from FY2022 to FY2023dfd

Moody’s es la única de las tres principales compañías crediticias con una calificación máxima en Estados Unidos después de que Fitch Ratings rebajara la calificación del Gobierno estadounidense en agosto tras la última batalla por el techo de deuda.

S&P Global Ratings despojó a Estados Unidos de su puntuación más alta en 2011 en medio de la crisis del límite de deuda de ese año.

Desde la medida de Fitch, el Congreso quedó paralizado por la destitución del presidente de la Cámara de Representantes y los republicanos pasaron semanas tratando de elegir uno nuevo. Además, se evitó un cierre del Gobierno en el último minuto y falta una semana para la posibilidad de otro cierre.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, los rendimientos de los bonos del Tesoro a largo plazo han saltado a los niveles más altos en 16 años, lo que algunos analistas atribuyeron en parte a la preocupación por el aumento de la deuda. Los datos mostraron que el déficit efectivamente se duplicó a US$2 billones en el último año fiscal.

“Se trata menos de la calificación agregada y más del recordatorio constante a los mercados de que el riesgo fiscal está aumentando”, dijo Ed Al-Hussainy, estratega de tasas globales de Columbia Threadneedle Investments.

La medida de Moody’s también coloca a EE.UU. en una situación incómoda mientras se prepara para albergar una reunión masiva de líderes, ministros y directores ejecutivos de la Cuenca del Pacífico en San Francisco, donde el presidente Joe Biden y el presidente chino Xi Jinping se reunirán al margen en su primera reunión cara a cara en un año.

“Es más vergonzoso” que significativo, dijo Marc Chandler, estratega jefe de mercado de Bannockburn Global.

“Moody’s era el extraño. Es más una cuestión de psicología, de verguenza, ponerse al día con los demás”, dijo, refiriéndose a S&P y Fitch.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo que el cambio de perspectiva era una “consecuencia del extremismo y la disfunción republicana del Congreso”.

Mientras tanto, el subsecretario del Tesoro, Wally Adeyemo se opuso al cambio de perspectiva y dijo que la economía “sigue siendo fuerte y los títulos del Tesoro son el principal activo seguro y líquido del mundo”.

PUBLICIDAD
US Long-Term Yields Rise as Debt Concerns Mount | Rates on 10-year Treasuries have climbed recentlydfd

Los futuros de los bonos del Tesoro a diez años cayeron después del anuncio, alcanzando nuevos mínimos de sesión. Mientras tanto, el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años se extendió hasta el 4,65% y terminó igualando los máximos anteriores de la sesión.

Los planes crediticios del Gobierno han estado en el foco de atención después de que el Tesoro anunciara la semana pasada que pediría prestado US$112.000 millones en su reembolso trimestral, un poco menos de lo previsto.

Estados Unidos también enfrenta un cierre del Gobierno el 18 de noviembre si el Congreso no llega a un acuerdo para aprobar proyectos de ley de gasto a corto plazo.

“La continua polarización política dentro del Congreso de Estados Unidos aumenta el riesgo de que los sucesivos gobiernos no puedan llegar a un consenso sobre un plan fiscal para frenar la disminución de la asequibilidad de la deuda”, según Moody’s.

Lea más en Bloomberg.com

VER +
Banxico suaviza tono restrictivo y ajusta pronóstico de inflación de corto plazo
VER +
Peso mexicano cae por un tono más hawkish de la Fed, dovish de Banxico y bonos de EE.UU.