El incendio de Highland obliga a evacuar a miles de personas en el sur de California
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — La mayoría de la humanidad está de acuerdo en que el cambio climático es una amenaza existencial para la civilización. Puedes apostar a que los líderes mundiales volverán a articular lo mismo en la gran conferencia de las Naciones Unidas sobre el clima que se celebrará en Dubai este invierno. Al mismo tiempo, estos líderes gastan aproximadamente cuatro veces más en los combustibles fósiles que calientan el planeta de lo que gastan en luchar contra la amenaza existencial. ¿Quizás nuestras prioridades estén un poco sesgadas?

La inversión mundial en proyectos relacionados con el clima alcanzó una media de casi US$1,3 billones al año en 2021 y 2022, según estimó recientemente el grupo asesor sin ánimo de lucro Iniciativa de Política Climática, casi el doble que en 2019 y 2020. (Divulgación completa: CPI está parcialmente financiado por Bloomberg Philanthropies).

Doblar la apuesta | La financiación mundial para el clima se ha acelerado en los últimos años.dfd

Por impresionante que pueda parecer US$1,3 billones, aún está lejos de los US$8,6 billones que el IPC calcula que serán necesarios cada año de aquí a 2030, aumentando hasta 10 billones de dólares anuales hasta 2050, si queremos limitar el calentamiento global a 1,5C por encima de las medias preindustriales y hacer frente al caos climático que ya se está produciendo. Es un objetivo que se han fijado los líderes mundiales, y es nuestra mejor esperanza de limitar la destrucción y la miseria que causará un mayor calentamiento.

Desgraciadamente, aunque hemos pasado 2023 sufriendo un desastre alimentado por el clima tras otro en medio de los 12 meses más calurosos de la historia humana registrada, seguimos sin tratar esto como la emergencia que es. La financiación climática podría ascender a US$1,8 billones este año, según estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía. Sigue sin ser suficiente. Ajustada a la inflación, casi no ha cambiado. Es poco más del 1% del PIB mundial.

PUBLICIDAD
Cuando US$1 billón parece minúsculo en comparación | La financiación mundial para el clima se ha duplicado aproximadamente en los últimos años, pero sigue estando por detrás de otros gastos públicos y dista mucho de lo necesario para limitar el calentamiento global a 1,5C.dfd

En cambio, los gobiernos del mundo prodigaron US$7 billones en subvenciones implícitas y explícitas a la industria de los combustibles fósiles sólo en 2022, señala el IPC, citando un reciente estudio del Fondo Monetario Internacional. Dedicaron US$2,2 billones al gasto militar ese año. En otra crisis, la pandemia de Covid-19, los gobiernos no tuvieron ningún problema en enviar en helicóptero US$11,7 billones a sus ciudadanos para mantenerlos solventes.

Por supuesto, mantener ese nivel de gasto de emergencia año tras año, durante décadas, es una tarea política mucho más difícil cuando los hospitales no están desbordados y las economías no se están desmoronando. El IPC calcula que necesitaremos invertir US$266 billones de aquí a 2050 para limitar el cambio climático y adaptarnos a él. No está muy lejos de la estimación de US$200 billones de Bloomberg NEF, el equipo de investigación sobre energía limpia de Bloomberg, o de la estimación de US$275 billones de la consultora McKinsey.

Estas cifras son tan enormes que ponen a prueba la capacidad del cerebro para procesarlas. “Ochenta billones” suena casi igual de creíble. Pero son céntimos comparados con el daño que se acumulará si no hacemos estas inversiones. Eso podría ascender a US$2,3 cuatrillones a finales de siglo, señala CPI, citando una estimación del grupo sin ánimo de lucro Red de Bancos Centrales y Supervisores para la Ecologización del Sistema Financiero (otro grupo financiado parcialmente por Bloomberg Philanthropies).

PUBLICIDAD
Invertir billones para salvar un cuatrillón | El cambio climático podría costar a la economía mundial cuatrillones de dólares a finales de siglo, por lo que el gasto actual en clima es una inversión sólida.dfd

Y esos cuatrillones serían sólo los daños económicos directos de efectos climáticos tangibles como inundaciones, incendios forestales, sequías, huracanes, pérdida de productividad y enfermedades. No incluyen la destrucción causada por las guerras, las migraciones forzosas o la pérdida de biodiversidad. Los hospitales que se llenan y las economías que se desmoronan podrían convertirse en acontecimientos rutinarios. Según un nuevo estudio del University College de Londres, la gente ya tiene menos hijos debido a estas preocupaciones. Son millones de trabajadores y consumidores que nunca llegarán a nacer.

Aun así, no es el momento de desesperarse por los decepcionantes niveles de inversión climática, sino de cacarear pronto y a menudo los beneficios económicos, sociales y humanitarios que aportará una mayor inversión de este tipo. La buena noticia es que no toda la inversión necesaria para defenderse de un futuro sombrío tiene que ser pública. Los elevados tipos de interés y la inflación han castigado recientemente al sector de las energías renovables, que requiere mucho capital. Esto ha provocado ventas masivas de acciones de energía limpia y probablemente ha ahuyentado a algunos inversores privados. Pero el gobierno estadounidense seguirá atrayendo de nuevo esos dólares con incentivos legislados. China, el mayor contaminador de carbono del mundo, es también el mayor inversor en energías limpias.

Aunque la energía eólica y solar, los coches eléctricos, las bombas de calor y similares existen desde hace mucho tiempo, éste sigue siendo un sector en una incómoda adolescencia. Tales industrias tienden a recorrer una curva en forma de S, lo que significa que empiezan lentamente pero disfrutan de saltos drásticos en su crecimiento, escribieron recientemente Sam Butler-Sloss y Kingsmill Bond, del grupo de defensa sin ánimo de lucro RMI. Y es algo bueno; con flores floreciendo en la Antártida y temperaturas oceánicas seis desviaciones estándar más calientes que la norma, ese crecimiento tiene que ser exponencial.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com