EE.UU.

EE.UU. no aprobaría ayuda a Ucrania hasta dentro de un mes, o quizá más

Los legisladores que respaldan más desembolsos para Ucrania desde el Congreso de EE.UU. inician una ardua batalla para sellar esa ayuda

La ayuda de EE.UU. a Ucrania no se aprobará hasta dentro de un mes, tal vez más.
Por Erik Wasson y Billy House
17 de noviembre, 2023 | 05:47 PM

Bloomberg — La nueva ayuda estadounidense a Ucrania corre el riesgo de retrasarse hasta mediados de diciembre y quizá más, poniendo en duda la capacidad de Washington para mantener el flujo de armas que tanto la administración Biden como el gobierno ucraniano consideran vital.

Los partidarios de Ucrania en el Congreso están librando una dura batalla en torno a un amplio paquete de ayuda, cuyo destino está ahora enredado en una lucha partidista sobre políticas fronterizas y desgarrado de proyectos de ley de obligado cumplimiento que impulsarían una acción rápida.

Lo más pronto que el Congreso podría concluir las negociaciones y aprobar la nueva ayuda a Ucrania es a mediados de diciembre, casi dos meses después de que el presidente Joe Biden solicitara por primera vez US$61.000 millones para el país en su guerra contra Rusia.

Estados Unidos ha empezado a restringir el flujo de ayuda militar debido a la espera, según una portavoz del Departamento de Defensa.

PUBLICIDAD

Los senadores de ambos partidos tienen previsto llegar a un acuerdo en los próximos días sobre un paquete de ayuda, junto con políticas fronterizas, que puedan votar tras regresar a Washington de las vacaciones de Acción de Gracias, a finales de este mes.

Tenemos que presionarnos para negociar durante la próxima semana”, declaró el jueves Chris Coons, demócrata de Delaware estrechamente vinculado a Biden.

Los ucranianos se están quedando sin combustible, armas y municiones”, añadió Coons. El Congreso debe actuar “en un plazo que sea importante”

PUBLICIDAD

Con el campo de batalla en punto muerto a medida que el conflicto se acerca a su tercer año, el otrora amplio apoyo a Ucrania se resquebraja a medida que el Kremlin apuesta por sobrevivir a los partidarios de Kiev en Estados Unidos y Europa.

Las luchas internas de los republicanos y las exigencias de los partidarios de la línea dura amenazan con empujar la consideración por el Congreso del último tramo de municiones y armamento hasta el nuevo año, a pesar de las advertencias del portavoz de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, de que Estados Unidos está “cerca del final del camino” en cuanto a recursos disponibles para Ucrania.

“Es un frente de batalla activo y nuestra capacidad para seguir apoyando a Ucrania está cada vez más en peligro”, dijo Kirby.

VER +
Rusia dice que está repeliendo una incursión fronteriza desde Ucrania

Influyentes congresistas partidarios de Ucrania afirmaron que siguen confiando en una mayor ayuda estadounidense. El presidente de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Michael McCaul, dijo que “no hay ninguna posibilidad” de que no se apruebe la ayuda. “Es demasiado importante”.

Pero eso será políticamente difícil para el presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, que está gestionando una reacción violenta entre los conservadores de línea dura por su plan para evitar un cierre del gobierno estadounidense. Muchos de esos ultraconservadores también se oponen a la ayuda a Ucrania, y sólo harían falta unos pocos de ellos para derrocar a Johnson, como hicieron con su predecesor, Kevin McCarthy.

El representante Chip Roy, republicano de Texas del grupo de línea dura Freedom Caucus, advirtió de “problemas en el llamado paraíso” si los líderes republicanos permiten una votación sobre la ayuda a Ucrania sin satisfacer las demandas de los ultraconservadores sobre cambios en la política de inmigración.

Próxima acción

En el Senado, el líder de la mayoría, Chuck Schumer, ha prometido a demócratas como Coons que se someterá a votación un proyecto de ley sobre Ucrania tras el receso de Acción de Gracias. Schumer también ha reconocido que cualquier paquete sobre Ucrania incluiría un acuerdo sobre política fronteriza.

PUBLICIDAD

A última hora del miércoles, la máxima representante republicana del Senado en el panel de gastos, Susan Collins, afirmó que las conversaciones a puerta cerrada sobre política fronteriza estaban mejorando y que aspiraban a llegar a un acuerdo la próxima semana.

“Me han dicho que, mientras que durante el fin de semana parecía muy sombrío, hoy hay nuevas señales de vida”, declaró.

Algunos republicanos ven en la crisis migratoria, que afecta a muchas ciudades demócratas, una oportunidad para llegar a un acuerdo sobre inmigración, algo que ha eludido el Congreso durante una generación.

Aun así, es posible que Johnson tenga que ceder en algunas exigencias conservadoras de política fronteriza, como recortar en gran medida el derecho a solicitar asilo en EEUU, para conseguir un acuerdo de ayuda a Ucrania. Y eso podría provocar a los conservadores que hasta ahora le han concedido un periodo de luna de miel.

PUBLICIDAD

La mera promesa de legislación no aplacará al inquieto flanco derecho de Johnson, que ahora quiere vincular la distribución de los dólares de ayuda a Ucrania a la consecución de objetivos específicos en la reducción de los cruces fronterizos. Eso dejaría incierto el calendario para el armamento, incluso después de la aprobación del Congreso.

Estas duras exigencias están tan lejos de lo que los demócratas pueden aceptar, que ha suscitado la preocupación en ese partido de que no pueda alcanzarse un acuerdo en el Senado que la Cámara acepte. Las consecuencias en el frente de batalla serían profundas.

PUBLICIDAD

“Si no proporcionamos ayuda adicional a Ucrania antes de finales de año, sería un error de proporciones históricas”, declaró el Presidente de Inteligencia del Senado, Mark Warner.

Lea más en Bloomberg.com