Las mujeres lideran la lucha contra el cambio climático

Se necesita, más que nunca, un plan global para abordar el cambio climático ahora que el objetivo de mantener el aumento de la temperatura dentro de 1,5°C está en peligro

Río Pardo durante el estiaje en Caconde, estado de Sao Paulo, Brasil.
Por John Ainger - Anthony Sguazzin - Simone Preissler Iglesias - Michael Kavanagh - Liza Tetley
16 de noviembre, 2023 | 07:16 PM

Bloomberg — En años recientes, las políticas medioambientales internacionales han sido definidas en gran parte por un estrecho grupo de responsables políticos en el crepúsculo de sus carreras. En la actualidad están emergiendo líderes más allá del tradicional centro de poder constituido por EE.UU., Europa y China, unos novatos en la escena global y otros ya experimentados. Y al frente están las mujeres.

“Actualmente, las mujeres son las encargadas de decidir, lo que puede incrementar la probabilidad de que se produzcan decisiones de impacto que de verdad se sostengan”, asegura Jennifer Morgan, enviada especial de Alemania para el clima. Al fin y al cabo, dice, hubo dos mujeres, Laurence Tubiana, representante de Francia para el clima, y Christiana Figueres, que presidió el organismo de la ONU para el clima, quienes contribuyeron a alcanzar el emblemático Acuerdo de París de 2015 destinado a ralentizar el calentamiento global.

VER +
COP28: las cifras que reflejan pobres avances en la lucha contra cambio climático

Con un planeta cada vez más peligrosamente alejado de su meta de contener el ascenso de la temperatura en 1,5ºC en relación con la era preindustrial, ahora más que nunca es necesario un plan global para hacer frente al cambio climático. A continuación presentamos a algunos de los que dirigirán estos esfuerzos en años venideros.

Mia Mottley

Mia Mottley, pimera ministra del Barbados

Pocas personas han alterado tanto las condiciones del capital climático como la primera ministra de Barbados, Mia Mottley. Con discursos contundentes y propuestas revolucionarias, ha encabezado una campaña para reconfigurar el sistema financiero internacional y permitir a los países pobres acceder a los fondos.

PUBLICIDAD

Mottley, de 58 años, quiere reformar el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial para que los países menos solventes puedan pedir prestado más dinero para invertir en protecciones contra fenómenos climáticos mortales y ser elegibles para un alivio temporal de la deuda cuando ocurra un desastre.

Más de 40 líderes mundiales se reunieron en París a principios de este año para discutir su plan, conocido como Agenda de Bridgetown. La cumbre cerró con el apoyo a un financiamiento de emergencia más ágil del FMI, sistemas de alerta temprana para desastres, seguros contra catástrofes y pausas en los pagos de la deuda.

“Es una oradora increíble”, dice Sebastien Treyer, director ejecutivo del grupo de expertos francés Institut du Développement Durable et des Relations Internationales (Instituto de Desarrollo Sostenible y de las Relaciones internacionales). “La he oído hablar muchas veces, pero cada vez me siento embelesado”.

PUBLICIDAD

Las naciones insulares desempeñan un papel enorme en las conversaciones sobre el clima porque su propia existencia está amenazada por el aumento del nivel del mar y ciclones más frecuentes y contundentes. Pero es Mottley quien ha ocupado un lugar central al presentar soluciones para los países en desarrollo, al tiempo que se alia con personas como el presidente francés Emmanuel Macron para ganar apoyo.

Su Iniciativa Bridgetown, un plan para reformar el sistema financiero global para ayudar a los países muy endeudados y vulnerables al clima, se forjó después del huracán María en 2017. Después de ver la tormenta de categoría 5 arrasar la isla vecina de Dominica, Mottley y su amigo de universidad, Avinash Persaud, economista del desarrollo, se puso a diseñar un plan para mitigar los impactos de futuras tormentas alimentadas por el calentamiento global.

Mottley quiere reformar las llamadas instituciones de Bretton Woods, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial (así como sus sucesores, los bancos multilaterales de desarrollo), para que presten más dinero a países menos solventes. Esos préstamos ayudarían a financiar las defensas marítimas y proporcionarían un alivio temporal de la deuda cuando se produzca un desastre. Mottley y Persaud también han sugerido que un impuesto climático sobre el transporte marítimo o las transacciones financieras podría ayudar.

Las propuestas son radicales, pero están empezando a ganar fuerza entre los países desarrollados que durante mucho tiempo se han resistido a pagar más. Más de 40 líderes mundiales se reunieron en París a principios de este año para determinar cómo la Agenda de Bridgetown podría convertirse en realidad. La cumbre cerró con un movimiento hacia una financiación de emergencia más ágil por parte del FMI, sistemas de alerta temprana para desastres, seguros contra catástrofes activados automáticamente por condiciones extremas y pausas en los pagos de la deuda.

VER +
Los VE son el único punto positivo en la lucha contra el cambio climático, según un estudio

Jennifer Morgan

Jennifer Morgan, de la UE

Jennifer Morgan, activista climática desde hace mucho tiempo, ha asistido a todas las cumbres de la COP y pasó casi tres décadas ayudando a liderar organizaciones sin fines de lucro como Greenpeace y el Instituto de Recursos Mundiales. Pero el año pasado, la mujer de 57 años entró ella misma en la arena política, reportando directamente al ministro de Relaciones Exteriores de Alemania como representante climática del país. Morgan, originaria de Nueva Jersey y que vive en Alemania desde 2003, fue una elección sorprendente para un país que rara vez nombra extranjeros para sus puestos más altos.

Ella dice que su pasado como activista de gran peso no la ha obstaculizado. “Cuando eres una ONG, tu trabajo es estar ahí afuera, presionando fuerte y provocando”, dice. “No me siento obligado a decir la verdad al poder, pero tengo que hacerlo de una manera diferente. Las palabras importan aún más”.

Morgan jugó un papel decisivo en la creación de un nuevo fondo para pagar los daños climáticos en la COP del año pasado en Sharm El Sheikh, Egipto. Sin embargo, al final de la reunión quedó visiblemente enojada por la falta de progreso en la reducción de las emisiones.

PUBLICIDAD

Es imperativo que se haga más este año, dice, tanto para reducir la contaminación por carbono como para lograr que países como China y Arabia Saudita paguen por los impactos causados en parte por sus emisiones. Señala que China es ahora la segunda economía más grande del mundo y Arabia Saudita uno de los mayores productores de petróleo. “Ya no vivimos en 1992″, dice.

El perfil de Morgan aumentará en la reunión COP28 de este año en Dubai ahora que Frans Timmermans ha dimitido como jefe climático de la Unión Europea. “Necesitamos una hoja de ruta transformadora”, afirma. “Necesitamos comprender el momento en el que nos encontramos para el futuro de la humanidad; eso es lo que me motiva”.

Eva Bazaiba

Sin la cuenca del Congo que actúe como un gran sumidero de carbono, la humanidad perderá la lucha contra el calentamiento global. Ève Bazaiba, de 58 años, quiere asegurarse de que los países ricos lo sepan y paguen para defenderlo.

En dos años y medio en el cargo, la ministra de Medio Ambiente de la República Democrática del Congo (DRC) se ha convertido en una voz feroz en las conversaciones sobre el clima en nombre de las economías emergentes que luchan por una compensación para proteger su medio ambiente.

PUBLICIDAD

En la parte superior de la lista de demandas de Bazaiba se encuentran pagos más altos por los créditos de carbono comprados por empresas y países que buscan compensar su contaminación. Y tiene cierto poder de negociación: el Congo alberga la segunda selva tropical más grande del mundo y las mayores turberas tropicales.

Posicionándose como pragmática, Bazaiba promueve al Congo como un “país solución” en la lucha contra el cambio climático con sus bosques. La nación tiene el mayor potencial hidroeléctrico del mundo y vastas reservas de minerales como cobre y cobalto que son necesarios para implementar tecnologías verdes. Bazaiba también apoya la apertura de partes de la selva tropical a la extracción de petróleo, diciendo que el gobierno aún puede proteger el medio ambiente, una posición que la ha vuelto controvertida entre los ambientalistas.

PUBLICIDAD

Pero ha sido coherente en su opinión de que ningún enfoque global para frenar el calentamiento de la Tierra puede tener éxito sin el Congo. “No hay una sola sala en el mundo (norte, sur, este, oeste) que pueda hablar sobre cuestiones climáticas sin la República Democrática del Congo”, dijo en una entrevista radiofónica reciente.

VER +
Mann, del BOE, dice que el cambio climático supone una amenaza para la inflación
Barbara Creey (Sudáfrica) y Eva Bazaiba (DRC)

Barbara Creecy

La homóloga sudafricana de Bazaiba, Barbara Creecy, también ha demostrado ser una hábil negociadora en lo que respecta a la financiación climática. En 2021, ayudó a negociar un acuerdo innovador con países desarrollados, incluidos Estados Unidos y el Reino Unido, para que su país abandonara el carbón.

Desde que asumió el cargo en mayo de 2019, la mujer de 65 años ha sido un firme defensora del mundo en desarrollo. Hay una “injusticia que se encuentra justo en el corazón de la crisis climática, que es el hecho de que el continente africano es responsable de menos del 2% de las emisiones históricas”, dice Creecy. “Pero este es un continente gravemente afectado por el cambio climático”.

PUBLICIDAD

La ex activista contra el apartheid, candidata inesperada para convertirse en ministra de Finanzas de su país, ha abogado enérgicamente por más apoyo financiero para ayudar a las naciones en desarrollo a adaptarse a un planeta más cálido y reducir las emisiones. Al mismo tiempo, ha instado a otras economías emergentes a centrarse en soluciones en lugar de quejas por promesas incumplidas.

“Dejemos de insistir en los US$100.000 millones” al año que los países ricos prometieron entregar para 2020, dice. “Hablemos realmente del entorno posterior a 2024. ¿Cuáles son los nuevos objetivos? ¿Dónde vamos a encontrar nueva financiación pública?”

Marina Silva

Ahora en su segundo mandato como ministra de Medio Ambiente y Cambio Climático de Brasil, Marina Silva, de 65 años, ha dedicado toda su vida a la naturaleza. Hija de recolectores de caucho, originaria de uno de los estados más remotos y empobrecidos del país, enclavado en lo profundo del Amazonas, aporta su experiencia vivida sobre los impactos de la deforestación en las comunidades que dependen de la selva tropical.

Como parte del gobierno de izquierda de Luiz Inácio Lula da Silva, está ocupada reparando las credenciales verdes del país tras el derrocamiento de Jair Bolsonaro, uno de los antiambientalistas más acérrimos del mundo. Silva describe la restauración de la protección de la selva tropical como una “recuperación de posguerra”. Desde que Lula asumió el poder en enero, ha habido una reducción del 49,7% en la deforestación en la Amazonia.

PUBLICIDAD

“Hay cosas que tenemos que dejar de lado, como la idea de que Brasil es una potencia agrícola porque cubre una gran superficie”, dice Silva. “Hay que abandonar esta idea”.Con Brasil listo para liderar el Grupo de los 20 el próximo año y albergar la cumbre COP30 en 2025 , Silva tiene la oportunidad en Dubai de definir las posiciones de la nación sobre el cambio climático antes de que acabe siendo el centro de atención en el escenario internacional.

Los antecedentes de Silva le dan una voz única, dice Rachel Cleetus, economista senior y directora de políticas de la Union of Concerned Scientists (Unión de Científicos Preocupados). “Ella viene desde una perspectiva que no sólo busca comprender los problemas en juego, sino también comprender el papel de las personas, especialmente los pueblos indígenas”.

Otros a seguir

Tina Stege

Enviada climática de 47 años para las Islas Marshall, una de las naciones más vulnerables al calentamiento global, es una voz fundamental en la campaña para eliminar gradualmente los combustibles fósiles.

Maisa Rojas Rojas,

Profesora de geofísica de 51 años y colaboradora de importantes informes climáticos de la ONU, aporta una gran experiencia científica a su trabajo como ministra de Medio Ambiente de Chile.

VER +
Cambio climático: ¿qué generación le presta más atención y cómo actúan?
Wopke Hoekstra, jefe climático de la UE

Wopke Hoekstra

El nuevo jefe climático de la UE, de 48 años, es un personaje relativamente desconocido en los círculos medioambientales, pero tiene una reputación de prudencia fiscal gracias a su mandato como ministro de Finanzas holandés.

Teresa Ribera, ministra de Medioambiente de España.

Teresa Ribera

La carismática ministra de Medio Ambiente de España, de 54 años, está a la vanguardia de la formulación de políticas verdes de la UE, y su país ocupa la presidencia rotatoria este año.

Kristin Tilley

Embajadora climática de Australia, de 48 años, está tratando de darle a su país una imagen más verde y presionando para que sea anfitrión de la COP31.

Steven Guilbeault, ministro del Clima de Canadá

Steven Guilbeault

Ministro de Clima de Canadá, de 53 años y otro exalumno de Greenpeace, será el centro de atención en la COP28 después de que los incendios forestales devastaran gran parte de su país este año.

Lea más en Bloomberg.com