BlackRock revela camino para desencadenar un auge de inversión de US$4 billones

El mayor gestor de activos del mundo expone el impacto de las grandes reformas de los bancos multilaterales de desarrollo antes de la COP28

La luz del sol a través de los árboles
Por Alastair Marsh y Natasha White
28 de noviembre, 2023 | 03:57 PM

Bloomberg — Investigadores que operan dentro de una unidad de BlackRock Inc. (BLK) estiman que una reforma de las instituciones financieras públicas podría liberar hasta US$4 billones en inversiones adicionales para ayudar a los mercados emergentes a hacer frente a las consecuencias del cambio climático.

En un documento publicado el martes, el Instituto de Inversión BlackRock expone cómo cree que una reforma de los bancos multilaterales de desarrollo (BMD), como el Banco Mundial, podría permitirles hacer un mejor uso del capital de que disponen. Hacerlo desempeñaría un papel clave para colmar el llamado déficit de financiación climática al que se enfrentan actualmente los mercados emergentes, afirmó BlackRock.

La propuesta llega pocos días antes de que comience la cumbre climática COP28 en los Emiratos Árabes Unidos. El CEO de BlackRock, Larry Fink, que faltó a la cumbre de 2022 en Egipto, forma parte del comité asesor de la COP de este año y se unirá en persona a las conversaciones en Dubai. La mayor gestora de activos del mundo ha identificado la transición mundial hacia una economía con bajas emisiones de carbono como una de las cinco “megafuerzas que barren los mercados y las economías”.

VER +
BlackRock invertirá US$550 millones en Occidental Carbon Capture

Pero las naciones que experimentan el aumento más rápido de las emisiones son también las que se enfrentan a los mayores obstáculos a la hora de acceder al capital privado. Teniendo esto en cuenta, un objetivo clave de las conversaciones de la COP28 será idear los llamados modelos de financiación mixta, por los que los inversores privados obtienen incentivos para unirse a las instituciones públicas en el compromiso de capital para proyectos climáticos, sin que las condiciones resulten demasiado onerosas para las naciones deudoras.

PUBLICIDAD

Por ahora, los inversores privados se enfrentan a varios desincentivos financieros, según BlackRock. “Los elevados niveles de deuda pública de muchos países emergentes dificultan, en nuestra opinión, la atracción de inversión extranjera directa hacia los sectores de la energía o la resiliencia climática”.

Los BMD, que se crearon por primera vez para ayudar a reconstruir una Europa devastada por la guerra en la década de 1940, se están reimaginando para la era del cambio climático. Entre las voces más destacadas que piden una reforma se encuentran la Secretaría del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, el Presidente francés, Emmanuel Macron, y la Primera Ministra de Barbados, Mia Mottley, y se prevé que las demandas de una revisión significativa desempeñen un papel importante durante las conversaciones de la COP28.

Los autores del informe de BlackRock sostienen que los BMD tienen que ser capaces de “respaldar las pérdidas iniciales” que probablemente se asocien a las inversiones en infraestructuras de los mercados emergentes, sobre todo en proyectos relacionados con el clima. Fink ha sugerido anteriormente que instituciones como el Banco Mundial serían más útiles en la transición a la energía limpia si actuaran como aseguradoras que reducen el riesgo para los inversores privados.

PUBLICIDAD
Sede da BlackRock, em Nova Yorkdfd

“Las necesidades de inversión para la transición en todos los países emergentes son enormes, y no están cerca de cubrirse”, declaró BlackRock. “La financiación pública ha sido ineficaz a la hora de movilizar capital privado a escala, y ahí es donde los BMD y las instituciones financieras públicas pueden desempeñar un papel”.

Las economías de mercado emergentes representarán más de la mitad de la demanda de energía y de las emisiones de carbono en 2050, y están llamadas a “definir la velocidad y la forma de la transición mundial”, afirmó BlackRock. “A medida que las reformas propuestas vayan tomando forma, vemos el potencial para que el capital privado encuentre nuevas oportunidades de inversión como parte de llenar el vacío de financiación climática de los ME”.

Hasta la fecha, la mayor parte de las inversiones mundiales en clima se han concentrado en EE.UU., Europa y China. La inversión anual en energía limpia en los mercados emergentes se ha estancado desde 2015, rondando los US$250.000 millones anuales, según la Agencia Internacional de la Energía. En conjunto, las necesidades de inversión relacionadas con el clima en los mercados emergentes son entre 17 y 24 veces mayores que los compromisos públicos estimados recientemente, según estimaciones de BlackRock.

Como parte de sus recomendaciones para la diversificación del riesgo, BlackRock sugiere que una mayor participación de los BMD en la emisión de bonos con calificación AAA también podría atraer capital privado. Las subvenciones o préstamos existentes están “demasiado orientados a financiar proyectos individuales” y ese dinero se utilizaría mejor para “mitigar los riesgos de forma más amplia”, afirma.

Otro modelo propuesto son los “bonos verdes con opción de venta”, por los que los BMD se comprometerían a comprar los bonos si su precio cae hasta un nivel preestablecido, reduciendo el riesgo de los inversores y ayudando a reducir los costes de endeudamiento de los emisores, según BlackRock.

VER +
Las tasas altas siguen amenazando el rally bursátil, según este estratega de BlackRock

Sin duda, no se espera que la reforma de los BMD por sí sola cierre la brecha de la inversión climática en los ME, y BlackRock destaca la innovación del sector privado como otra prioridad clave. Entre los ejemplos de éxito se encuentran los canjes de deuda por naturaleza, según BlackRock, mediante los cuales los gobiernos refinancian su deuda y destinan una parte del ahorro a proyectos medioambientales.

BlackRock describe su proyección de US$4 billones como un “escenario alcista” del capital que podría liberarse además de su escenario base, que prevé una inversión climática anual de US$1,1 billones en los mercados emergentes para 2050. Sin embargo, si las reformas “resultan menos duraderas o eficaces” de lo esperado, BlackRock calcula que los niveles de inversión podrían acabar disminuyendo en unos 50.000 millones de dólares al año.

PUBLICIDAD

“Si no se materializan reformas sustanciales, las oportunidades de inversión en infraestructuras energéticas con bajas emisiones de carbono serán más limitadas”, afirmó BlackRock. Un escenario en el que los mercados emergentes queden rezagados “podría significar más riesgos y daños climáticos físicos para todas las economías, pero especialmente para los países emergentes, lo que posiblemente ralentizaría aún más el crecimiento”, afirmó.

Lea más en Bloomberg.com