Tecnología

Amazon lanzará Q, un chatbot de IA para clientes corporativos

El chatbot creado por AWS puede ayudar a crear aplicaciones en la nube y analizar datos

La FTC demanda a Amazon en un caso antimonopolio histórico sobre el mercado
Por Matt Day
29 de noviembre, 2023 | 02:44 AM

Bloomberg — Amazon.com (AMZN) está poniendo en marcha un chatbot para el lugar de trabajo llamado Amazon Q, diseñado para ayudar a los clientes corporativos a buscar información, escribir código y revisar las métricas empresariales.

Amazon Web Services (AWS), la división de computación en la nube del gigante minorista, está infundiendo inteligencia artificial generativa en más productos, ampliando sus esfuerzos para recuperar terreno en un campo liderado por sus principales rivales. Microsoft (MSFT) y Google de Alphabet (GOOGL) han anunciado movimientos similares.

VER +
La recuperación de la nube de Microsoft está superando a sus rivales Amazon y Google

Los chatbots existentes impulsados por IA generativa son “realmente superútiles para los consumidores”, dijo el martes el CEO de AWS, Adam Selipsky, en re:Invent, la conferencia de la empresa en Las Vegas. “Pero en muchos sentidos, estas aplicaciones no funcionan realmente en el trabajo”.

AWS (el mayor vendedor mundial de potencia informática alquilada y almacenamiento de datos) ha tenido poco que demostrar en los últimos años en su feria comercial, donde anuncia nuevos productos a decenas de miles de desarrolladores de software y líderes empresariales. Pero el evento del año pasado se vio eclipsado por el lanzamiento de ChatGPT de OpenAI. Esta tecnología cautivó rápidamente a los usuarios por su capacidad de generar texto e imágenes de forma similar a la humana a partir de los llamados modelos de gran lenguaje, que se entrenan con grandes cantidades de datos.

PUBLICIDAD

Microsoft, el rival más cercano de Amazon en la nube, ha invertido miles de millones en OpenAI, asegurándose una asociación exclusiva para los productos de la startup en la nube. Google también se apresuró a comercializar sus propios productos de IA generativa, tanto en aplicaciones de consumo como la búsqueda, como para empresas que dependen de sus centros de datos.

Amazon, a pesar de décadas de experiencia en la creación de software diseñado para aprender de patrones, se encontró luchando para demostrar que podía competir en este campo emergente. A principios de este año, la empresa lanzó Bedrock, una herramienta de software diseñada para facilitar el acceso a los grandes modelos lingüísticos de otras empresas, así como a algunos modelos nuevos de Amazon, con críticas inicialmente dispares.

Esta semana, la empresa intensificó su respuesta, con una avalancha de nuevos productos y testimonios de empresas que utilizan el software de Amazon para aplicaciones de IA. Amazon dijo que Bedrock tiene más de 10.000 clientes, entre ellos Pfizer, que pretende utilizar el producto para identificar posibles objetivos de adquisición y detectar anomalías de fabricación.

PUBLICIDAD
VER +
Microsoft discute los cambios de gobernanza que quiere de OpenAI

Amazon también lanzó nuevas versiones de sus chips de fabricación propia, incluido uno diseñado para aplicaciones de IA, e intensificó su relación con Nvidia, uno de los principales proveedores de chips de IA. Dario Amodei, director general de la startup de IA Anthropic, que Amazon respalda con hasta 4.000 millones de dólares, y Jensen Huang, de Nvidia, se unieron a Selipsky en el escenario.

Amazon Q, que se ha entrenado en parte con código y documentación internos de AWS, estará disponible para los desarrolladores que utilicen la nube de la empresa. También se añadirá al software de inteligencia empresarial de Amazon, así como a programas para trabajadores de centros de llamadas y directores de logística. La empresa dijo que el asistente puede personalizarse para tener en cuenta datos corporativos o el perfil de un individuo. Al principio, Q costará US$20 al mes por usuario.

Aunque AWS tiene millones de clientes corporativos, que podrán jugar con Amazon Q para crear productos para sus empleados o clientes, sus productos carecen del reconocimiento del nombre y la base de clientes masiva de Office de Microsoft o Gmail de Google, que están obteniendo sus propios asistentes.

AWS espera que el último conjunto de productos convenza a clientes escépticos como Manny Medina, que dirige Outreach Inc, una empresa de Seattle que fabrica software para vendedores. Alumno de Amazon, Medina construyó su startup sobre la infraestructura de AWS. Pero cuando decidió incorporar herramientas de IA generativa a los productos de Outreach a principios de este año, decidió utilizar las herramientas de OpenAI, a las que se accede a través de Microsoft.

“Amazon no ha dicho nada sobre su estrategia de IA generativa”, dijo Medina en una entrevista el mes pasado. “Microsoft externalizó su estrategia de IA, pero al menos tenía una estrategia”.

En Las Vegas, Selipsky criticó la confianza de Microsoft en OpenAI, afirmando que las empresas necesitan poder elegir modelos y proveedores de modelos, y que los riesgos de un enfoque de proveedor único han quedado claros por “los acontecimientos de los últimos 10 días”, una aparente referencia a la destitución temporal del CEO de OpenAI, Sam Altman, de la empresa.

Jason Griesenauer, director de marketing de Pear Health Labs, un creador de herramientas de entrenamiento físico y de salud, dijo que su empresa confía en Google para la IA generativa y sopesa alejarse de AWS, que la empresa utiliza para otras tareas.

PUBLICIDAD

“Da la sensación de que están al menos un paso o dos por detrás”.

Selipsky, que ha comparado la carrera de la IA generativa con los primeros pasos de un maratón, dijo el martes que aún es pronto. “Todo el mundo avanza deprisa, experimentando, aprendiendo”.

Lee más en Bloomberg.com