EE.UU.

Henry Kissinger, Secretario de Estado en las crisis de los 70, fallece a los 100 años

El influyente Secretario de Estado de EE.UU. ganó notoriedad por abrir relaciones con China, promover la “détente” con la Unión Soviética y por sus controvertidas políticas en la guerra de Vietnam y Chile

Henry Kissinger
Por David Henry
30 de noviembre, 2023 | 04:11 AM

Lea esta historia en

Portugués

Bloomberg — Henry Kissinger, el niño refugiado que se convirtió en Secretario de Estado de EE.UU. y definió la política exterior estadounidense durante la década de 1970 con sus estrategias para poner fin a la guerra de Vietnam y contener a los países comunistas, ha muerto a los 100 años. Falleció el miércoles en su casa de Connecticut, según informó Kissinger Associates en un comunicado.

El profesor de la Universidad de Harvard y diplomático fue elogiado por su papel en la apertura de China a Occidente, por promover la relajación (situación conocida en política internacional con el término francés “détente”) de las tensiones con la Unión Soviética y por iniciar acuerdos de control de armamento bajo los presidentes republicanos Richard Nixon y Gerald Ford.

Se ganó la ira de muchos por apoyar campañas de bombardeos masivos en Vietnam y Camboya, corroborar el régimen autoritario del chileno Augusto Pinochet y hacer la vista gorda ante el genocidio en Timor Oriental y Bangladesh.

Kissingerdfd

Judío que huyó de la persecución nazi en su Alemania natal en 1938, a la edad de 15 años, Kissinger desarrolló una visión conservadora que dominaría sus decisiones en el gobierno.

PUBLICIDAD

Según su doctrina de la “realpolitik”, la diplomacia y la fuerza debían utilizarse para lograr un equilibrio de poder. Le servía de poco el idealismo en la formulación de la política exterior, lo que le enfrentó a los defensores de los derechos humanos en sus ocho años como asesor de seguridad nacional y, más tarde, como secretario de Estado, el máximo diplomático de Estados Unidos.

A través de una lente “moldeada por el pesimismo y una visión sombría de la humanidad”, Kissinger veía el papel de los responsables políticos como “no conducir al mundo por algún camino preordenado hacia la justicia universal, sino enfrentar poder contra poder para controlar las diversas agresiones de los seres humanos e intentar, lo mejor que podamos, evitar el desastre”, escribió Barry Gewen en Kissinger y la inevitabilidad de lo trágico (2020).

Kissinger utilizó este enfoque para justificar decisiones políticas de la Guerra Fría en escenarios remotos de conflicto como Vietnam, Chile y Oriente Próximo. “Si tuviera que elegir entre la justicia y el desorden por un lado, y la injusticia y el orden por otro, siempre elegiría lo segundo”, dijo Kissinger más de una vez, tomando prestado del escritor Johann Wolfgang von Goethe.

PUBLICIDAD

Los críticos vieron su tenaz dedicación a frenar la hegemonía soviética, pasara lo que pasara, como un fracaso moral en pos de lo que él consideraba una causa mayor.

“El rasgo más llamativo de Kissinger, el que sustentaba su personalidad y sus políticas, era una brillantez intelectual que incluso sus críticos más acérrimos admiten”, escribió Walter Isaacson en Kissinger: A Biography (1992). “En conversaciones casuales o reuniones formales, era capaz de combinar matices y percepciones de una manera que elevaba las discusiones a un plano superior”.

El lugar de Kissinger en la sociedad estadounidense trascendía a veces la diplomacia. El erudito estadista, que nunca perdió su acento alemán y llevaba sus características gafas negras de pasta, adquirió un estatus casi de culto a principios de los setenta, eclipsando a menudo al solitario Nixon al relacionarse con la alta sociedad de Georgetown, en Washington, y salir con las artistas Jill St. “El poder es el afrodisíaco definitivo”, decía.

Como asesor de seguridad nacional de Nixon, Kissinger creó un proceso de elaboración de políticas basado en el secretismo y la exclusión, atendiendo al desdén de su jefe por la burocracia, pasando por alto al Departamento de Estado y a las autoridades de defensa. Según Isaacson, Nixon y Kissinger dirigían eficazmente la política exterior desde la Casa Blanca, enviando mensajes a los líderes internacionales sin informar a las oficinas responsables.

También jugó con la paranoia de Nixon al ordenar la escucha de subordinados y periodistas para identificar el origen de las filtraciones de información. El uso generalizado de la vigilancia por parte de la Casa Blanca llevó a la dimisión del presidente en 1974 por el escándalo Watergate, derivado de un intento de intervenir la sede del Comité Nacional Demócrata.

El deshielo de China

Al descongelar las relaciones de EE.UU. con China y lograr la distensión con la Unión Soviética, Kissinger llevó a cabo lo que se ha dado en llamar “diplomacia triangular”. Aprovechando las desavenencias entre los dos países comunistas, la administración Nixon sacó a China de su aislamiento diplomático y obligó a los soviéticos a reformular su política exterior.

Kissinger realizó viajes secretos a China en 1971 para preparar la visita de Nixon al año siguiente. El golpe diplomático sorprendió a la opinión pública estadounidense, que por primera vez se entusiasmó con el secretismo de Kissinger.

PUBLICIDAD

El enfoque triangular se completó cuando Kissinger negoció el acuerdo que cristalizaría el acercamiento a la Unión Soviética: el Tratado sobre Misiles Antibalísticos de 1972, firmado por Nixon y el Secretario General soviético Leonid Brézhnev. Ambos gobiernos se comprometieron, con la esperanza de enfriar la carrera armamentística, a no desplegar defensas a gran escala contra misiles balísticos estratégicos.

El Tratado ABM estuvo en vigor 30 años, hasta 2002, cuando Estados Unidos se retiró del acuerdo. El Presidente George W. Bush, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, afirmó que el tratado socavaba la capacidad de Estados Unidos para protegerse de futuros ataques de terroristas o Estados delincuentes.

Bush dijo en un comunicado el miércoles por la noche que Kissinger trabajó en las administraciones de dos presidentes y asesoró a muchos otros. “Estoy agradecido por esos servicios y consejos, pero estoy más agradecido por su amistad”.

En los últimos años, la atención de Kissinger, como la de sus sucesores en Washington, se ha centrado en Asia.

PUBLICIDAD
Henry Kissinger e  Xi Jinping em 2015.dfd

Sobre China, su libro de 600 páginas sobre la historia y la diplomacia del país, se publicó en 2011, cuando cumplió 88 años. En una entrevista en el Bloomberg New Economy Forum en 2020, advirtió de que EE.UU. y China estaban “avanzando cada vez más hacia la confrontación” y corrían el riesgo de empujar al mundo “hacia una catástrofe comparable a la Primera Guerra Mundial”.

En julio de 2023, a la edad de 100 años, Kissinger se reunió con el presidente chino Xi Jinping en Pekín para hablar de las relaciones entre Estados Unidos y China en su calidad de ciudadano privado.

PUBLICIDAD

Primeros años

Henry Alfred Kissinger nació el 27 de mayo de 1923 en Fuerth, una ciudad del estado alemán de Baviera. Conocido como Heinz hasta que se trasladó a Estados Unidos, era el hijo mayor de Louis Kissinger, profesor, y su esposa Paula, 13 años más joven.

Aislado y torpe de niño, Kissinger se refugió en sus estudios en una institución judía local después de que le denegaran la entrada en el instituto estatal por su origen étnico. Al intensificarse la persecución de los judíos, la madre de Kissinger consiguió que la familia emigrara a Estados Unidos en 1938.

Mientras estudiaba en el City College de Nueva York, donde destacó como estudiante, Kissinger fue reclutado por el ejército estadounidense a los 19 años. Se convirtió en soldado raso de la 84 División de Infantería y fue destinado como intérprete en su país natal.

PUBLICIDAD

Cuando terminó la guerra en Europa en mayo de 1945, sirvió en el 970º Cuerpo de Contrainteligencia como administrador de ocupación, identificando y deteniendo a oficiales de la Gestapo para el ejército estadounidense y restableciendo el orden en un distrito cercano a Frankfurt.

Doctorado en Harvard

Su regreso a EE.UU. inició una relación de 20 años con la Universidad de Harvard. En 1950, Kissinger se licenció con la máxima distinción, summa cum laude, antes de completar el máster y el doctorado. Su tesis examinó los equilibrios de poder en la Europa del siglo XIX.

Como miembro titular del Departamento de Gobierno de Harvard y director asociado del Centro de Asuntos Internacionales, Kissinger cultivó las relaciones con los responsables políticos a medida que se acercaba a los cargos públicos. También se convirtió en consultor de asuntos exteriores y asesor cercano de Nelson Rockefeller, que era vicepresidente de Ford.

Cuando Nixon asumió el cargo en enero de 1969, alrededor de medio millón de soldados estadounidenses servían en Vietnam. En unos cuatro años, el nuevo gobierno retiraría casi todas las tropas, mientras buscaba una forma de salvar las apariencias en una guerra cada vez más impopular entre la opinión pública estadounidense.

PUBLICIDAD

Las reuniones secretas en París entre Kissinger y el negociador norvietnamita Le Duc Tho desembocaron finalmente en un alto el fuego en 1973 y un Premio Nobel de la Paz para ambos, honor que Tho rechazaría.

Gestos de línea dura

Sin embargo, el camino hacia la salida de Estados Unidos estaba pavimentado con gestos militares de línea dura. Nixon y Kissinger subieron la apuesta en un intento de asegurar un acuerdo de paz más favorable para el gobierno survietnamita, que la opinión pública estadounidense no considerara humillante. La caída de Saigón en 1975 dejó casi sin sentido el acuerdo de alto el fuego, y los críticos afirmaron que la administración Nixon había prolongado la guerra innecesariamente.

Uno de los actos más impopulares de Kissinger en el cargo fue planificar la guerra secreta de Nixon en Camboya. En 1969 y 1970, aviones estadounidenses B-52 lanzaron más de 100.000 toneladas de bombas sobre santuarios comunistas con base en Camboya, utilizados por el Ejército de Vietnam del Norte y el Viet Cong, también conocido como Frente Nacional para la Liberación de Vietnam del Sur.

Camboya, nación neutral gobernada entonces por el príncipe Norodom Sihanouk, se vio arrastrada al conflicto de Vietnam por ambos bandos, y las incursiones estadounidenses extendieron la influencia de los Jemeres Rojos, que tomarían el poder en 1975. Comenzó entonces un genocidio que acabó con la vida de casi 2 millones de personas.

Diplomacia lanzadera

En 1973, Kissinger logró una paz duradera entre Israel y Egipto tras la Guerra del Yom Kippur, actuando como intermediario en el marco de la “diplomacia lanzadera” para resolver el conflicto. El ataque de Egipto y Siria contra Israel terminó con concesiones de tierras a los países árabes, a pesar de que habían sido derrotados en el Sinaí y en los Altos del Golán.

En Latinoamérica, Kissinger se vio envuelto en un escándalo por su presunta participación en planes de asesinato. Denominada Operación Cóndor, la campaña de los años setenta fue llevada a cabo por seis servicios de seguridad de la región y condujo al asesinato, desaparición o encarcelamiento de unas 480.000 personas. Con el objetivo de controlar la influencia comunista en países como Chile y Argentina, Kissinger fue acusado de tolerar estos métodos para evitar la dominación marxista.

“No veo por qué tenemos que quedarnos de brazos cruzados y ver cómo un país se vuelve comunista por la irresponsabilidad de su propio pueblo”, dijo sobre la elección de Salvador Allende en Chile, cuya presidencia y vida acabaron en un golpe de Estado dirigido por Pinochet en 1973.

Kissinger ha sido objeto de demandas presentadas por abogados chilenos en EE.UU. y se le ha pedido que responda a preguntas relacionadas con la operación por parte de tribunales de Francia, Chile, Argentina y España. Kissinger ha rechazado estas peticiones.

Más información en Bloomberg.com

© 2023 Bloomberg L.P.