Tecnología

El año en que ChatGPT lo cambió ‘casi todo’

El lanzamiento de ChatGPT hace un año llevó la inteligencia artificial a la conciencia pública y desencadenó una oleada de inversiones y contrataciones en todos los sectores

ChatGPT Las ciberempresas advierten de que los robots de IA traerán estafas de phishing más desagradables
Por Jessica Nix
01 de diciembre, 2023 | 08:33 AM

Bloomberg — El año pasado, cuando Sasha Luccioni, investigadora de IA, acudía a conferencias y charlas empresariales, le hacían preguntas básicas como: “¿Qué es la inteligencia artificial? Ahora, dijo, las personas con las que se encuentra no sólo están familiarizadas con la IA, sino que están preocupadas por si “se apoderará del mundo”.

Lo que cambió, dijo, fue el ChatGPT. El 30 de noviembre del año pasado, el público tuvo acceso al chatbot de OpenAI, que podía crear respuestas escritas expansivas (aunque no siempre fiables) a sencillas indicaciones de los usuarios. Cambió radicalmente la forma de pensar sobre la inteligencia artificial, si es que alguna vez se pensó en ella.

Durante años, las empresas tecnológicas han utilizado la IA para hacer recomendaciones, detectar contenidos nocivos en Internet e impulsar coches autoconducidos. Con ChatGPT, sin embargo, la IA no era sólo algo que operaba bajo el capó de los productos, sino que era el producto.

Casi de la noche a la mañana, la gente empezó a utilizar ChatGPT para escribir letras de canciones, redactar correos electrónicos, resumir documentos y elaborar discursos en bodas. Algunos incluso lo convirtieron en su terapeuta personal. Mientras que los chatbots anteriores eran a menudo una molestia, ChatGPT, con su sencilla interfaz de usuario y sus coloridas respuestas rápidas, era una fuente de auténtico asombro y diversión. Un año después, ChatGPT es utilizado por 100 millones de personas a la semana, según OpenAI.

PUBLICIDAD

“ChatGPT fue el momento en que la IA entró en la conciencia pública”, dijo Luccioni, que trabaja en la startup de IA HuggingFace. Pero con ello también llegó una nueva era de ansiedad por la IA.

Controversia del uso

Hubo numerosos informes de que ChatGPT, que se basa en un vasto acervo de datos en línea para generar respuestas relevantes, podía difundir información errónea, perpetuar prejuicios, amenazar puestos de trabajo y ayudar a los estudiantes a hacer trampas en los deberes. Las escuelas prohibieron y desprohibieron el servicio. Los reguladores celebraron audiencias y cumbres sobre inteligencia artificial. Escritores y actores se declararon en huelga, en parte por la preocupación de que la IA devaluara su trabajo. Y muchos líderes del sector firmaron una breve declaración sobre “el riesgo de extinción de la IA”.

La tensión entre la promesa y el peligro de la IA se hizo patente justo antes del primer aniversario de ChatGPT. OpenAI despidió a su cofundador y CEO, Sam Altman, en parte debido a desacuerdos con la junta directiva sobre la rapidez con la que desarrollar y monetizar la inteligencia artificial, según dijeron anteriormente a Bloomberg personas familiarizadas con el asunto. OpenAI y Altman llegaron a un acuerdo para que fuera restituido como consejero delegado días después, tras un motín de los empleados.

PUBLICIDAD

Con todo el “bombo y platillo en torno a la IA, se crea ansiedad”, dijo Fei-Fei Li, pionero en el campo de la inteligencia artificial y codirector del Instituto de IA Centrada en el Ser Humano de Stanford. Para algunos, las herramientas de IA como ChatGPT anunciaban de repente un futuro en el que la inteligencia artificial superaría a los humanos y posiblemente causaría estragos. Para otros, ChatGPT y sus semejantes son simplemente versiones más potentes de la función de autocompletar y se basan en avances anteriores de la IA. “Éste ha sido un punto de inflexión en la IA”, dijo Li, “pero no el único”.

Ninguna de las preocupaciones detuvo el avance de la IA ni la inversión en ella. En el año transcurrido desde el lanzamiento de ChatGPT, OpenAI ha introducido modelos de IA más potentes, la opción de crear experiencias ChatGPT personalizadas y una función que permite al chatbot responder a preguntas y órdenes habladas con su propio habla. Mientras tanto, una creciente lista de startups y grandes empresas tecnológicas se apresuran a seguirles el ritmo.

Los inversores invirtieron más de US$21.000 millones en startups de IA generativa en los nueve primeros meses de este año, frente a los poco más de 5.000 millones del año pasado, según datos de PitchBook. Gran parte de esa cantidad ha procedido de gigantes tecnológicos como Microsoft Corp., Amazon.com Inc. y Google de Alphabet Inc. que apostaron miles de millones en startups de IA para consolidar su posición en un mercado en rápida evolución. Estos acuerdos modificaron el equilibrio de poder en la tecnología, y Microsoft se adelantó a sus rivales en la carrera de la IA gracias a su asociación con OpenAI.

Médicos, bancos, medios de comunicación

El frenesí por la IA se extendió mucho más allá de la industria tecnológica. JPMorgan está probando aplicaciones de IA capaces de generar resúmenes de beneficios de todas las empresas a las que sigue el banco y un servicio de asistencia que proporciona pasos para resolver problemas. Los profesionales de la salud están utilizando la IA para convertir automáticamente las conversaciones de los pacientes en notas. Las empresas de medios de comunicación se apoyan en la IA para escribir artículos, cometiendo algunos errores flagrantes en el proceso. Y los políticos recurren a la IA para redactar discursos, hacer campaña y recaudar fondos.

Desde el estreno de ChatGPT se han multiplicado por 20 los puestos de trabajo que incluyen la IA en el título o en la descripción del puesto, según un informe de noviembre del sitio de empleo Indeed. Y estos puestos no se limitan al sector tecnológico.

“Se ha producido un crecimiento explosivo de las ofertas de empleo en IA”, afirma Nick Bunker, director de investigación económica norteamericana de Indeed. Sin embargo, el número de puestos relacionados con la IA sigue siendo pequeño en general, representando seis de cada 10.000 ofertas publicadas en el sitio web de empleo.

Aunque ChatGPT inició el frenesí en torno a la IA generativa, el mercado es mucho mayor que ChatGPT. En la actualidad, las empresas y los usuarios de a pie pueden recurrir a una creciente lista de chatbots de IA, como Bard, Claude, Pi, Grok y, más recientemente, Q, de Amazon. La IA generativa ha llegado para quedarse, y cada vez será más avanzada.

PUBLICIDAD

“Deberíamos ir por delante en el uso responsable de esta tecnología”, afirma Li. “Ha aumentado sustancialmente las conversaciones y los debates, pero tenemos que abordarla de forma más reflexiva proporcionando educación y contexto”.

Lea más en Bloomberg.com