Javier Milei
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — El nuevo presidente electo de Argentina, Javier Milei, se reunió esta semana en Washington con funcionarios de la Administración del presidente Joe Biden. Después de haber hecho campaña como un flagelo de la élite al estilo Trump, que considera que el cambio climático es una “mentira del socialismo”, dijo que un alineamiento más estrecho con Estados Unidos dará forma a su política exterior y que se sentía “muy cómodo” con la forma en que se habían desarrollado las conversaciones. Esto no contribuye a disipar la incertidumbre sobre lo que le espera a su país.

Sin duda, Milei necesitará el apoyo de EE.UU. para reestructurar la deuda del país con el Fondo Monetario Internacional, por no hablar de su promesa electoral de cerrar el banco central y dolarizar la economía. Pero las ambiciones de Milei no se terminan ahí. Para reparar la economía argentina, este insurgente demoledor también ha prometido recortar drásticamente el gasto público y desmantelar el sector público del país. “No hay lugar para gradualismo”, dijo a los votantes tras el anuncio de su victoria.

La situación económica de Argentina es extrema, y serán necesarias medidas audaces para enderezar el rumbo. Al menos al principio, los inversores del país celebraron su éxito. Pero, como demuestra su visita a EE.UU., Milei sigue transmitiendo la sensación de no entender lo que hace falta.

En principio, su plan de dolarizar la economía no es descabellado. Durante años, el Banco Central de Argentina ha validado la incontinencia fiscal del Gobierno imprimiendo dinero y alimentando la inflación, un caso clásico de “dominancia fiscal”. Abandonar el peso y adoptar el dólar pondría fin a esto de un plumazo. Pero la dolarización requiere, en primer lugar, un nivel adecuado de dólares. Las reservas internacionales de Argentina se han reducido a nada, y los organismos de crédito extranjeros no se apresurarán a ayudar.

PUBLICIDAD

Incluso si el Gobierno de Milei pudiera lograr los equilibrios necesarios, descartar la expansión monetaria no haría por sí solo más sostenible la deuda existente del país. Estas cuestiones deben abordarse directamente, recortando el gasto público y subiendo los impuestos. De lo contrario, en lugar de conducir a la hiperinflación, la continuación de los excesos fiscales solo llevará al país más rápidamente a un default de la deuda y a una brutal recesión económica.

Sin duda, Milei ha insistido en la necesidad de frenar el gasto. Dice que reducirá el tamaño del Estado en un 15% del producto interno bruto. Pero ha hecho creer a los votantes que este recorte se logrará sobre todo siendo mezquino con los burócratas (una promesa popular, y no solo en Argentina), más que recortando los subsidios a los servicios públicos y las ayudas directas. Como anarcocapitalista declarado, no ve que el aumento de los impuestos juegue algún papel en el restablecimiento de la disciplina fiscal. En otras palabras, su campaña ha hecho poco por preparar al país para los cambios que tendrá que soportar.

Tal vez, tras haber ganado la presidencia contra todo pronóstico, Milei pueda ahora centrarse en un plan para arreglar realmente la economía. Tras triunfar en las elecciones primarias de agosto, ha moderado un poco su retórica en cuestiones sociales, alejándose de sus propuestas anteriores de privatizar los servicios de salud, permitir la venta de órganos humanos y abolir los controles sobre las armas de fuego. Y, de repente, se muestra un poco más cauto respecto a “hacer estallar” el Banco Central. Pero el presidente electo sigue careciendo de un plan viable de reforma económica. Y sin el apoyo de la mayoría en ninguna de las dos cámaras del Congreso, deberá construir alianzas con los partidos que ridiculizó para llegar tan lejos.

PUBLICIDAD

Los argentinos no votaron en busca de soluciones viables, sino para expresar su descontento con el Gobierno de siempre, una protesta que podría resultar familiar en otros lugares. Los votantes del país tienen razón en estar enojados. Pero, a menos que Milei se convierta en un político diferente del que eligieron, es probable que vuelvan a sentirse decepcionados.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.