Ola de crímenes de odio desatada por guerra está poniendo a prueba al mundo

El ataque de Hamás y la respuesta militar israelí en Gaza están alimentando el antisemitismo y la islamofobia más rápidamente de lo que los gobiernos pueden reaccionar

La Universidad de Cornell cancela las clases del viernes después de que un estudiante fuera acusado federalmente de realizar amenazas antisemitas
Por Bloomberg News
01 de diciembre, 2023 | 07:20 PM

Bloomberg — Tres estudiantes universitarios de ascendencia palestina que paseaban durante las vacaciones de Acción de Gracias fueron tiroteados en Vermont. Una sinagoga de Berlín fue atacada con cócteles molotov. Y una mezquita de Ottawa fue manchada de excrementos.

Las denuncias de crímenes contra judíos, musulmanes y árabes han aumentado en Estados Unidos, Alemania, Canadá y otros países desde el atentado del 7 de octubre de Hamás contra Israel y la operación de represalia del ejército israelí en Gaza.

Aunque anteriores conflictos en Oriente Medio también provocaron una reacción violenta fuera de la región, esta vez es más intensa y la ola de odio puede estar lejos de alcanzar su cresta, según grupos de defensa, ex funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y analistas.

Lo nuevo es “la naturaleza virulenta” de los ataques, dijo Michael Levitt, director ejecutivo del Centro de Estudios sobre el Holocausto Amigos de Simon Wiesenthal, con sede en Canadá. El Consejo de Relaciones Americano-Islámicas, una organización musulmana de derechos civiles, describió un “tsunami” sin parangón de odio antimusulmán.

PUBLICIDAD

Se han producido actos de vandalismo en hogares y comercios, además de en lugares de culto. Ha habido agresiones, amenazas y actos de intimidación en universidades y transportes públicos. Las tensiones se han extendido a los lugares de trabajo. Un niño musulmán de seis años, de ascendencia palestina, fue apuñalado hasta la muerte en Illinois.

Se celebra una vigilia por el niño musulmán asesinado en Illinois, el sospechoso está acusado de delito de odiodfd

Parte de la violencia está relacionada con las tensiones que se propagan a través de las diásporas. Pero el conflicto también se ha magnificado a través de plataformas de medios sociales como TikTok y X de Elon Musk, y ha sido cooptado por individuos odiosos de la extrema derecha.

“Es un momento peligroso si estás relacionado con un grupo implicado en este conflicto”, afirmó Elizabeth Price, madre de Hisham Awartani, uno de los jóvenes atacados en Vermont. “En ese contexto tóxico, la gente actúa por su cuenta y con consecuencias muy devastadoras”. Dijo que su hijo, estudiante de 20 años de la Universidad de Brown, tal vez no vuelva a caminar.

PUBLICIDAD

Los tres amigos hablaban una mezcla de árabe e inglés en el momento del ataque, y dos de ellos llevaban pañuelos keffiyeh a cuadros blancos y negros. La policía ha declarado que está investigando el tiroteo como posible delito de odio, y que se ha detenido a un varón blanco de 48 años en relación con el incidente.

Medir la magnitud exacta de la oleada de delitos motivados por el odio es imposible, como también lo es hacer comparaciones entre países. Lo que constituye un acto de este tipo por ley difiere enormemente de un lugar a otro. Y los grupos vulnerables no suelen denunciar los abusos, por lo que es difícil documentar cada incidente. Pero lo que está claro es que muchos judíos, musulmanes y árabes describen sentimientos de vulnerabilidad e inseguridad sin precedentes.

Las democracias liberales se enfrentan ahora a una serie de retos, como equilibrar la necesidad de proteger la libertad de expresión y el derecho a la protesta, evitando al mismo tiempo la propagación de la incitación al odio. También deben asegurarse de que las tensiones no abran brechas permanentes entre las comunidades. Todos los gobiernos se enfrentan al riesgo de una violencia más desenfrenada y brutal.

Aunque los enfrentamientos han disminuido en la última semana después de que un acuerdo de liberación de rehenes condujera a un alto el fuego temporal, las perspectivas de una solución a largo plazo son poco halagüeñas.

“Esta vez se han roto muchos puentes”, afirmó Iman Atta, director de Tell MAMA, con sede en Londres, que apoya a las víctimas del odio antimusulmán y la islamofobia. “Parece que la gente no ve la humanidad en los demás”.

Aquí cómo se manifiestan algunas de las divisiones en siete países clave

En Alemania, RIAS, grupo independiente financiado por el gobierno federal, documentó 994 incidentes de antisemitismo entre el 7 de octubre y el 9 de noviembre, lo que supone un aumento del 320% respecto al mismo periodo del año anterior. Aunque las autoridades no han publicado datos oficiales sobre delitos de odio antimusulmanes desde que comenzó la guerra, también son generalizados, según los grupos comunitarios.

El debate sobre la libertad de expresión es especialmente tenso en Alemania, donde dos realidades históricas han determinado su respuesta al ataque de Hamás, designada organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, y a la guerra de Gaza. La primera es el papel de Alemania en el Holocausto, y su “responsabilidad especial”, consagrada en la ley, de proteger a los judíos de que vuelva a ocurrir algo comparable. El segundo es equilibrar las demandas de una gran comunidad inmigrante con un electorado cada vez más inquieto y resentido. En Alemania viven más de 5,5 millones de musulmanes, y se calcula que en Berlín hay unos 30.000 palestinos, lo que convierte a la ciudad en el hogar de una de las mayores diásporas fuera de Oriente Próximo.

PUBLICIDAD
Scholz asiste a la inauguración de una sinagoga en Dessaudfd

A veces, la frontera entre lo aceptable y lo inaceptable está clara: en Alemania es ilegal negar o trivializar el Holocausto, quemar la bandera israelí o celebrar públicamente atentados terroristas. La mayoría de las veces, sin embargo, las situaciones son más matizadas, y muchos musulmanes en Alemania se preguntan hoy si se está limitando el derecho a la libertad de expresión bajo los auspicios de la lucha contra el antisemitismo, y si las expresiones de apoyo a los palestinos se están confundiendo con el apoyo a Hamás.

El gobierno ha cancelado docenas de protestas previstas a favor de Palestina, incluida una organizada por el grupo judío liberal Judische Stimme. El Senado de Berlín ha dado a las escuelas la opción de prohibir la bandera palestina basándose en que constituye “una amenaza para la paz escolar”. Los no ciudadanos pueden perder su condición de residentes si participan en actividades consideradas antisemitas, y la ministra del Interior, Nancy Faeser, ha propuesto una ley que otorgaría a los agentes federales el poder de informar a propietarios, empleadores, amigos y conocidos de cualquier persona sospechosa de ser un “islamista radical.”

Berlín conmemora los pogromos de la Noche de los Cristales de 1938dfd

También se ha desinvitado a los palestinos de participar en exposiciones de arte y actos culturales, incluida la Feria del Libro de Fráncfort.

“Todos los que viven aquí deben medirse con el mismo rasero”, dijo el canciller Olaf Scholz al conmemorar el 85 aniversario del pogromo nazi de 1938 contra los judíos de Alemania, “y ése es nuestro orden básico libre y democrático, que exige y garantiza la diversidad y el respeto a los demás.”

PUBLICIDAD

En Sudáfrica, la Junta de Diputados Judíos del país registró más de 80 incidentes antisemitas durante el mes pasado, frente a una media de seis al mes antes de la guerra, incluido un intento de sacar de la carretera el coche de un rabino. Señaló que se habían hecho llamamientos explícitos en plataformas públicas para que se atacara a los judíos en sus hogares, lugares de trabajo e incluso en las escuelas.

Se ha abierto un cisma sin precedentes entre el gobierno sudafricano, fuertemente propalestino, y el millón de musulmanes de la nación, por un lado, y los miembros de su comunidad judía, de 52.300 miembros, por otro, mientras el país sigue lidiando con la mejor manera de superar las divisiones causadas por el régimen del apartheid.

PUBLICIDAD

El gobierno condenó el ataque de Hamás, pero desde entonces ha acusado al primer ministro Benjamin Netanyahu y a su gobierno de acciones “equivalentes al genocidio” en Gaza, y el 22 de noviembre el parlamento votó a favor de un plan para cerrar la embajada de Israel en el país.

El 8 de noviembre, la ministra de Relaciones Internacionales, Naledi Pandor, declaró: “Lamentablemente, el delito de genocidio se cierne sobre Gaza”, criticando lo que calificó de “castigo colectivo” de Israel a los palestinos y estableciendo paralelismos con los abusos de la época del apartheid contra los sudafricanos negros.

A su vez, el Consejo de Diputados Judíos acusó al gobierno de parcialidad hacia Hamás y de poner en peligro a los judíos. “Nunca había visto a la comunidad sudafricana tan intranquila”, declaró Karen Milner, presidenta nacional del Consejo. “Esperábamos alguna voz de condolencia, alguna voz de empatía con respecto a los horribles atentados de Hamás. Eso nunca ocurrió”.

PUBLICIDAD

El 11 de noviembre, decenas de miles de personas se manifestaron en Ciudad del Cabo, donde reside la mayor comunidad musulmana del país, pidiendo un alto el fuego. Al día siguiente, partidarios palestinos interrumpieron violentamente una reunión de oración proisraelí en la ciudad. Cuatro personas fueron detenidas y acusadas de violencia pública. Las escuelas y sinagogas judías han reforzado visiblemente su seguridad.

El presidente Cyril Ramaphosa intentó calmar las tensiones, afirmando que los prejuicios, el racismo, la violencia o las amenazas de violencia no tienen cabida en la Sudáfrica moderna. “Que nuestra dolorosa historia nos recuerde el alto costo de una nación dividida que se ha vuelto contra sí misma”.

En Melbourne (que tiene el mayor número de supervivientes del Holocausto per cápita fuera de Israel, así como una gran comunidad musulmana) la policía no codifica oficialmente los delitos de odio, pero un examen de los incidentes ocurridos entre el 9 de octubre y el 13 de noviembre reveló 78 incidentes relacionados con el antisemitismo y 16 con la islamofobia.

Más del 60% de la gente quiere que Australia se mantenga totalmente al margen del conflicto. Pero los políticos siguen hablando de ello. El líder del Partido Liberal de centro-derecha de la oposición acusó al gobierno de no hacer lo suficiente para frenar las protestas antisemitas, lo que llevó al primer ministro Anthony Albanese a acusarles de politizar el tema.

PUBLICIDAD

El gobierno está intentando caminar por una línea recta en el medio, descrita por un columnista como “alto riesgo, baja recompensa”. El partido de Albanese tiene varios legisladores con ascendencia judía, entre ellos el fiscal general Mark Dreyfus, así como dos ministros musulmanes.

En este contexto, más de 600 líderes empresariales, políticos, deportivos y comunitarios de Australia, judíos y no judíos, firmaron esta semana una declaración en la que rechazan el odio y la discriminación. “Somos inequívocos en nuestra determinación de que el racismo en todas sus formas es deplorable y aborrecible”, afirmaron. “No toleraremos esa conducta en nuestros lugares de trabajo y la rechazamos firmemente en nuestras comunidades”.

En la ciudad de Nueva York, los delitos contra judíos se triplicaron en octubre con respecto al año anterior, hasta llegar a 69, y constituyeron la mayor parte de los delitos motivados por el odio investigados por el Departamento de Policía de Nueva York. También aumentaron los ataques antimusulmanes y antiétnicos, que sumaron 15, frente a los tres del año anterior.

La zona de Nueva York alberga la mayor población judía fuera de Israel y la mayor comunidad musulmana de Estados Unidos, y las tensiones son especialmente intensas en sus campus universitarios. Diversas protestas han avivado el malestar entre el profesorado y los estudiantes de ambas confesiones, que dicen sentirse inseguros y sin apoyo.

Algunos estudiantes propalestinos que firmaron mociones o cartas culpando a Israel de provocar el atentado de Hamás vieron cómo se hacían públicos sus nombres y datos, lo que provocó acoso y la anulación de algunas ofertas de trabajo. Los incidentes antisemitas, desde discursos de odio hasta agresiones directas, se han disparado en los campus.

Las denuncias de delitos de odio han aumentado en Nueva York y Londres | Los delitos de odio cambian en comparación con la media mensual 2019-2022dfd

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, ordenó una investigación en la Universidad de la Ciudad de Nueva York, donde, según ella, el aumento del antisemitismo en los campus es más agudo. Tres estudiantes demandaron a la Universidad de Nueva York por permitir supuestamente a estudiantes y profesores “abusar repetidamente, difamar y amenazar impunemente a estudiantes judíos.”

En medio de la presión para que actúe, el Departamento de Educación declaró recientemente que está investigando a ocho universidades por violar la Ley de Derechos Civiles, que exige a los centros educativos estadounidenses que protejan a los estudiantes de ciertos tipos de discriminación. La mayoría de las denuncias alegan antisemitismo.

Hay un “alto nivel de emoción ahora mismo en ambas comunidades”, dijo el imán Shamsi Ali, director del Centro Musulmán de Jamaica, en Queens. Ali se ha estado reuniendo con estudiantes musulmanes y judíos para hablar de las preocupaciones por la seguridad en el campus, junto con su viejo aliado, el rabino Marc Schneier. No pretenden tener soluciones. “Nuestra intención no es convencer, sino tender un puente”, dijo Ali.

Más líderes comunitarios deberían implicarse en la condena de la violencia y la intimidación, dijo Schneier, y añadió: “No entiendo por qué no ha entrado más gente en este espacio”.

Lea más en Bloomberg.com