Vacunación
Tiempo de lectura: 5 minutos

Estamos metidos de lleno en la época de los niños enfermos, un periodo en el que todos los padres se enfrentan nuevamente a un estado conocido de impotencia: ver a tu hijo afiebrado tiritar bajo las sábanas sin más ayuda que otra dosis de Tylenol; arrastrarle a una atestada sala de urgencias para tratar de averiguar si su desconocido virus ya tiene nombre y, en el mejor de los casos, tratamiento; intentar convencerle de que beba solo un poco más de Gatorade... por favor, siquiera un sorbo.

Por eso resulta inquietante que cada vez haya más padres que no controlen al menos en cierta medida la situación vacunando a sus niños contra la gripe. Mientras que los adultos se vacunaron este otoño aproximadamente al mismo porcentaje que los dos años anteriores, los niños se están quedando rezagados.

Para el 4 de noviembre (los datos más recientes), solamente el 32,6% de la población infantil había recibido la vacuna antigripal, frente al 36,5% del 2022. Es el porcentaje más bajo de los últimos 5 años, provocado por unos 12 estados en los que el cumplimiento de la vacunación antigripal pediátrica es francamente desastroso.

Gráfico de tasa de vacunación contra la gripe entre los niños estadounidensesdfd

Aún hay tiempo para subir esas cifras. Aunque los médicos suelen aconsejar vacunarse contra la gripe para finales del mes de octubre por si el virus empieza a circular antes de tiempo, aún nos quedan muchos meses de posible propagación. El efecto completo de esta vacuna empieza a notarse transcurridas sólo dos semanas desde el momento en que se pone, lo que quiere decir que las próximas dos semanas son un periodo crucial para estar bien protegido durante las fiestas de fin de año. Además, las cifras de infección están comenzando a repuntar.

PUBLICIDAD

Vacunar a los niños no se trata sólo de protegerlos de enfermedades graves. También se trata de proteger a sus abuelos. Si bien la evidencia sobre el papel de los niños en la propagación de Covid-19 ha sido contradictoria, una gran cantidad de datos muestra que los niños que estornudan y tosen son el principal factor de propagación de la gripe. Un destacado estudio realizado en Japón demostró que vacunar a los niños puede prevenir muertes entre los ancianos.

Las personas mayores son la población clave a proteger. Si bien Estados Unidos tiende a ver los niveles más altos de vacunación contra la gripe entre las personas mayores, ese grupo sigue siendo el que corre mayor riesgo. Más del 70% de las 21.401 muertes por gripe en los EE.UU. la temporada pasada ocurrieron entre personas de 65 años o más. Esto se debe a que nuestro sistema inmunológico tiende a generar una respuesta menos sólida a la vacuna contra la gripe a medida que envejecemos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que las personas de 65 años o más reciban una vacuna de dosis alta, pero los ancianos todavía dependen de una alta tasa de vacunación entre el resto de la población para frenar la propagación. Es por eso que los CDC han fijado el objetivo de una tasa de vacunación del 70%, aunque lamentablemente ahora estamos muy por debajo de esa cifra.

Mapra de la actividad gripal a 18 de noviembre de 2023, calificada de "mínima" a "muy alta"dfd

No existe una explicación única y sencilla para la caída en las tasas de vacunación, pero este año, el caos del lanzamiento comercial temprano de las vacunas Covid-19 y RSV (por sus siglas en inglés, virus respiratorio sincitial) ciertamente no ayudó. Los consultorios de los pediatras, donde se tiende a vacunar a la mayoría de los niños, fueron los últimos en tener en sus manos las inyecciones de Covid-19 (y muchos todavía no tienen la vacuna RSV para bebés). Ese retraso en el acceso podría haber frenado la aceptación de la vacuna contra la gripe, ya que los padres prefieren hacer todo en una sola visita.

PUBLICIDAD

Otro problema potencial es la falta de personal en los consultorios de atención primaria, que parecen tener menos clínicas de vacunación que en años anteriores, dice Sean O’Leary, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de la Universidad de Colorado.

Luego están las dudas sobre las vacunas. El escepticismo sobre las vacunas Covid-19 podría estar afectando las actitudes sobre otras vacunas infantiles, incluida la vacuna contra la gripe. En enero, datos alarmantes mostraron que el número de niños de jardín de infantes que están al día con sus vacunas de rutina contra enfermedades como el sarampión y la polio disminuyó por tercer año consecutivo. Pero la falta de datos completos hace que sea difícil precisar qué papel podría estar desempeñando en la temporada de gripe de este año.

Por ejemplo, los datos del Pew Research Center muestran que la confianza en las vacunas infantiles se mantiene razonablemente estable después de la pandemia. Pero los datos regionales sugieren que la historia tiene más matices. En un artículo publicado el mes pasado, O’Leary analizó los resultados de una encuesta realizada a nuevos padres en Colorado que mostró más incertidumbre sobre las vacunas. Y aunque el número de escépticos comprometidos no ha aumentado , esos escépticos se han vuelto más estridentes. Como ocurre con tantas otras cuestiones, las vacunas se han vuelto polarizadoras.

Consideremos los bajos niveles de vacunación pediátrica contra la gripe en Florida, donde el aspirante presidencial republicano Ron DeSantis y su cirujano general han disuadido activamente a los menores de 65 años de recibir la vacuna Covid-19. En ese estado, solo el 24,2% de los niños han recibido la vacuna contra la gripe, en comparación con el 28,6% a estas alturas de la temporada del año pasado, cuando el estado también se encontraba entre los peores del país en vacunas contra la gripe pediátrica. Ese patrón se repite en un puñado de estados del sur que, como Florida, mientras tanto están experimentando una alta actividad gripal.

PUBLICIDAD

Tener datos granulares a nivel estatal sobre las actitudes de los padres sobre la vacunación podría ayudar a contrarrestar parte de esa retórica. Una buena idea, presentada recientemente en la revista Pediatrics por dos investigadores que estudian las dudas sobre las vacunas, sería destinar recursos a un sistema nacional que rastree la confianza y las dudas sobre las vacunas en tiempo real y en cada estado. Eso podría permitir a los expertos identificar los focos donde está creciendo la desconfianza y diseñar estrategias para combatirla antes de que se arraigue.

Mientras tanto, no es demasiado tarde para vacunar a su hijo. Todavía hay tiempo para que los niños (y sus abuelos) aprovechen sus beneficios.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com