Mercados

La euforia de los mercados de renta fija se traslada al debate sobre cuánto tendrá que bajar la Fed

Los datos contradictorios pueden suscitar dudas, y es probable que los responsables de la Reserva Federal sigan recordando al mercado que no tienen prisa por relajar la política monetaria

Fed
Por Bloomberg News
03 de diciembre, 2023 | 10:00 PM

Bloomberg — El tórrido repunte del mercado de bonos muestra que los operadores están convencidos de que el ciclo de subidas de tasas de la Reserva Federal ha terminado. El debate gira ahora en torno a cuándo empezarán los banqueros centrales a recortarlos, y en qué medida.

Lo que está en juego es si la economía se prepara para un aterrizaje suave o se precipita hacia algo peor. Ambos escenarios sugieren que se avecinan recortes de tasas, posiblemente ya en marzo. Las expectativas actuales del mercado apuntan a una relajación de al menos 1,25 puntos porcentuales el año que viene, una tendencia que parecería despejar el camino hacia unos rendimientos más bajos y un repunte prolongado.

Esto no descarta nuevos episodios de volatilidad. Los datos contradictorios pueden suscitar dudas, y es probable que los responsables de la Reserva Federal sigan recordando al mercado que no tienen prisa por relajar la política monetaria. Completando una gran semana de discursos de la Fed antes de que comience el habitual periodo de bloqueo de las comunicaciones previas a las reuniones, el presidente Jerome Powell dijo el viernes que, si bien la política monetaria estaba bien adentrada en territorio restrictivo, era “prematuro” en este momento especular sobre cuándo podría relajarse. Su reacción no impidió que los operadores de bonos hicieran subir aún más el mercado.

Es posible que los bonos del Tesoro estadounidense se hayan movido demasiado rápido, y los operadores ya se han quemado antes apostando por un giro prematuramente. Pero existe la sensación de que los rendimientos han tocado techo en el ciclo, y que la suavización de los datos obligará en algún momento a una parte de los casi US$6 billones de efectivo récord que se encuentran en fondos del mercado monetario a invertir en rendimientos del Tesoro a más largo plazo por encima del 4%. Incluso después de una caída de 60 puntos básicos el mes pasado, los rendimientos de referencia del Tesoro se mantienen notablemente por encima de los mínimos establecidos a principios de este año, cuando los temores de recesión fueron avivados por las quiebras bancarias de EE.UU..

PUBLICIDAD

“La Fed ha ratificado los movimientos del mercado diciendo que los datos se han suavizado y eso ha dado más comodidad al mercado, que tiende a correr con las narrativas y a llevar las cosas un poco demasiado lejos”, dijo Michael Cudzil, gestor de carteras de Pimco. “También existe la posibilidad de que la ralentización de los datos sea algo más nefasto”.

La semana que viene, un aluvión de datos pondrá a prueba el temple de los alcistas de la renta fija, culminando con el último informe de empleo estadounidense. Los economistas encuestados por Bloomberg esperan un repunte de la contratación en noviembre, hasta 200.000 desde los 150.000 del mes anterior, a medida que los trabajadores en huelga vuelvan a sus puestos de trabajo. Se prevé que la tasa de desempleo se mantenga estable en el 3,9%, mientras que los salarios se moderarán ligeramente hasta un ritmo anual del 4%.

El descenso de la inflación más rápido de lo que esperaban los responsables del banco central refuerza la idea de que “la última subida de tasas de la Reserva Federal fue en julio”, declaró a Bloomberg Television Kelsey Berro, gestor de carteras de renta fija de JPMorgan Asset Management. Aunque los rendimientos pueden subir un día cualquiera, “podemos bajar mucho más si el año que viene estamos ante recortes de tasas”.

PUBLICIDAD

De cara al futuro, los próximos datos sobre la inflación al consumo en EE.UU. y el inicio de la última reunión de dos días de la Reserva Federal del año son los próximos obstáculos, más allá del informe sobre el empleo. La forma en que la Reserva Federal enmarque sus perspectivas para la política de tasas a finales del próximo año y 2025 a través de su “dot-plot” podría inyectar cierta incertidumbre en un mercado que se ha adelantado a la previsión actual del banco central de sólo medio punto de flexibilización en los próximos 12 meses.

“Se puede estar en desacuerdo con la magnitud, pero no con la dirección de la caída de los rendimientos del Tesoro”, dijo Cudzil de Pimco. “Un rendimiento del 4,25% o del 4,5% a 10 años es atractivo a largo plazo sobre una base histórica”.

Durante gran parte del año, el mercado de renta fija y los rendimientos de las inversiones se han visto frenados por las expectativas de que la Reserva Federal mantuviera la política de tasas de interés “más altos durante más tiempo” o tuviera que volver y hacer subir los costes de los préstamos. Ahora, el mercado del Tesoro percibe un camino más claro. ¿Se ha adelantado a los acontecimientos?

Mark Dowding, director de inversiones de RBC BlueBay Asset Management, con sede en Londres, afirma que espera que los rendimientos suban en las próximas semanas, después de que en noviembre los inversores se “volcaran en los rendimientos”.

“Después de haber sido constructivos con la duración a principios de noviembre, hemos recogido beneficios a medida que los rendimientos han ido cayendo, y nos hemos movido en el transcurso de la última semana a una posición corta”, dijo Dowding.

Los datos de esta semana mostraron que el índice de precios subyacente de los gastos de consumo personal, que elimina los componentes volátiles de los alimentos y la energía, subió en octubre un 3,5% anual. Aunque este indicador preferido de la Reserva Federal para medir la inflación subyacente se mueve en la dirección correcta, Dowding afirma que es probable que la Reserva Federal no recorte las tasas hasta que se sitúe por debajo del 3%, algo que RBC BlueBay no cree que ocurra hasta la segunda mitad del año.

“Consideramos que el mercado se ha adelantado a la Fed”, afirma.

Lea más en www.bloomberg.com