PIB de Brasil anota leve avance: fue un resultado trimestral “inesperado”

El desempeño mucho mejor de lo esperado resultó en un mayor apoyo al presidente Lula, quien inició su tercer mandato este año

PIB de Brasil anota leve avance: fue un crecimiento trimestral “inesperado”
Por Andrés Rosati
05 de diciembre, 2023 | 10:33 AM

Bloomberg — La economía de Brasil se expandió inesperadamente en el tercer trimestre, dando un impulso temporal al presidente Luiz Inácio Lula da Silva y sus esfuerzos por mejorar los niveles de vida antes de un período de crecimiento más débil.

Los datos oficiales publicados el martes muestran que el Producto Interno Bruto se expandió un 0,1% en el período julio-septiembre con respecto al trimestre anterior, en comparación con la estimación mediana de una caída del 0,3% de los analistas encuestados por Bloomberg. Desde hace un año, la economía creció un 2%.

Brazil's Economy Barely Grows in Third Quarter | GDP expands 0.1% on quarter, 2% on yeardfd

Las tasas swap de los contratos con vencimiento en enero de 2025, que indican el sentimiento del mercado sobre la política monetaria a finales del próximo año, subieron cinco puntos básicos en las operaciones matutinas tras una lectura de actividad mejor de lo esperado.

La expansión de Brasil ha perdido fuerza a medida que el impulso de la agroindustria se desvanece y las tasas de interés de dos dígitos lastran la actividad. La lectura marca un cambio con respecto a la primera mitad de 2023, cuando la economía más grande de América Latina disfrutó de un crecimiento sobresaliente gracias a cosechas excelentes y un mercado laboral sólido. El desempeño mucho mejor de lo esperado resultó en un mayor apoyo a Lula, quien inició su tercer mandato este año.

PUBLICIDAD

Lo que dice Bloomberg Economics

“Otra ronda de crecimiento del PIB en el tercer trimestre subraya la resistencia de la economía brasileña a pesar de las estrictas condiciones crediticias. La expansión continua y la desaceleración de la inflación subyacente podrían significar que el producto potencial sea mayor de lo que estiman las autoridades. También puede sugerir que la política monetaria no es tan estricta como creemos. Aún así, no creemos que los datos justifiquen un cambio en la política monetaria por el momento. Las últimas cifras del PIB refuerzan las probabilidades de que el crecimiento en 2023 supere el 3% del año pasado”.

— Adriana Dupita, economista de Brasil y Argentina

Para William Jackson, economista jefe de mercados emergentes de Capital Economics, los datos eran evidencia del “regreso a la normalidad de ese crecimiento débil que vimos más en los años anteriores a la pandemia”.

PUBLICIDAD
VER +
La producción industrial de Brasil apenas crece; alertan desaceleración económica

Las ganancias del 0,6% tanto en la industria como en los servicios impulsaron el avance del tercer trimestre, dijo la agencia nacional de estadísticas. Pero la nación rica en recursos vio su sector agrícola caer un 3,3% a medida que los efectos de la llamada súper cosecha desaparecieron, mientras que las inversiones cayeron un 2,5%.

La desaceleración era ampliamente esperada. La pregunta más importante para los inversores y analistas es cómo Lula, un izquierdista de 78 años que ha prometido luchar contra la pobreza y recuperar los días de bonanza de su administración anterior impulsados por las materias primas, navega por una realidad económica mucho más difícil.

Mientras la flexibilización monetaria está en marcha, el índice de referencia Selic se sitúa en el 12,25%. El banco central planea aplicar recortes de tasas de medio punto en sus próximas dos reuniones, ya que los responsables de la formulación de políticas ven un crecimiento más débil en el corto plazo y una desaceleración de la inflación anual más cerca de la meta.

Los halcones fiscales temen que Lula pueda intentar impulsar la economía mediante un mayor gasto estatal. Ya ha hecho permanentes muchos beneficios de la era Covid y ha aumentado significativamente los desembolsos gubernamentales en el presupuesto del próximo año mientras las finanzas públicas se deterioran.

El Ministro de Finanzas, Fernando Haddad, ha tratado de calmar los temores de los inversores sobre el aumento de las deudas prometiendo eliminar el déficit primario en 2024. Pero muchos dudan que pueda cumplir esa promesa porque Lula ha indicado que no quiere hacer recortes en los gastos sociales o gastos de infraestructura.

Lee más en Bloomberg.com